Diario y Radio U Chile

Año X, 17 de agosto de 2018

Escritorio

¿Cómo ven los actores de la educación a la nueva ministra Marcela Cubillos?

Para parlamentarios, el Colegio de Profesores y el mundo de las ONG, Cubillos aparece como una figura más dialogante y con mayor trayectoria en política educacional. Sus años como diputada y miembro de la comisión de Educación le juegan a favor, pero nadie confía en que vaya a cambiar el rumbo de la política educacional del gobierno de Sebastián Piñera. Acá sus perspectivas.

Martín Espinoza C.

  Viernes 10 de agosto 2018 18:34 hrs. 
Marcela Cubillos

El crédito de Gerardo Varela no alcanzó a durar cinco meses. Sus yerros comunicacionales y su falta de conocimiento técnico en materia de educación parecen haberle pasado la cuenta al ex titular de la cartera que ayer fue reemplazado por la UDI, Marcela Cubillos.

Cubillos tiene una experiencia de ocho años en el Congreso, donde fue diputada entre 2002 y 2010 por Providencia y Ñuñoa. En ese cargo fue la encargada de interpelar al ex ministro de Educación, Martín Zilic, en junio de 2006, un mes antes de que este dejara la cartera. Pero ¿existe un real cambio de orientación con el nombramiento de la ex ministra del Medio Ambiente?”

Mario Venegas, diputado DC y miembro de la comisión de Educación es ex colega de Cubillos. Compartieron sala en el Congreso y también fueron parte de la Comisión al mismo tiempo. Según señala, eso le juega a favor. Venegas cree que, a pesar de que en Chile Vamos exista una visión concertada sobre la concepción de la educación, Cubillos es una mejor carta que Varela.

“La gente que está en la alianza de derecha tiene un modo de ver y concebir la sociedad y la educación. La cosa es que Varela era la expresión más pura de esta visión en que se minimiza al Estado. En ese sentido yo creo que Marcela Cubillos, a quien conozco porque fuimos colegas en algún momento, tiene la ventaja de que conoce el tema, es una persona seria y, lo más importante, tiene experiencia en el ámbito parlamentario. Conoce los códigos sobre cómo relacionarse con los distintos actores políticos. Yo espero que cambie tanto el fondo como la forma. Gerardo Varela aparecía como la posición más extrema de una determinada forma de mirar al Estado”, afirmó..

Las críticas han llegado de diversos sectores apuntando a la falta de conocimiento técnico de los titulares que se han sucedido en la cartera de Educación. Desde el primer gobierno de Sebastián Piñera, por el Mineduc pasaron Joaquín Lavín, Felipe Bulnes, Harald Beyer, Carolina Schmidt y Gerardo Varela. De ellos, el único que cuenta con un perfil más técnico es Beyer, y fue el que terminó su periodo de la manera más abrupta, gracias a la destitución impulsada por una acusación constitucional presentada por la Cámara de Diputados.

El diputado de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, hace referencia a esta arista. Jackson insiste en que a la cartera le hace falta la presencia de una persona que maneje los aspectos técnicos de un área tan delicada.

“La señal que recibimos en Educación es que el Presidente prefirió nombrar a una persona que, en este caso, tiene una experiencia política, pero no necesariamente técnica. Eso es preocupante en una cartera vital. Creo, y espero, de que esta visión de que el Estado tiene que tener un rol subsidiario -y que los bingos sean los que soporten los servicios públicos- haya quedado en el pasado. Vamos a ver en los días siguientes y en la ley de presupuesto si esto tiene una traducción, porque hasta ahora, no hemos visto tiempos mejores”.

Cristina Girardi, presidenta de la comisión de Educación, maneja una opinión similar a la de Mario Venegas. Ve el cambio con buenos ojos, a pesar de considerar que la orientación del Ejecutivo en materia de educación no debería cambiar por el cambio de su titular.

“La política del Gobierno es dictada por el Gobierno, no por el ministro. No veo que vaya a haber una lógica distinta. Es una lógica de educación mercantil donde las escuelas tienen que competir y la competencia es parte del A B C de la calidad. El ministro venía hace rato con la idea de que lo iban a sacar, más que por los dichos, por no entender cuál es la función que cumplía, y además no entender de educación. Eso no es error del ministro, es error del Presidente, que elige a alguien que no sabe de educación. Varela es un empresario, era difícil que tuviera un buen desempeño. Marcela, por haber sido diputada y miembro de la Comisión, tiene mayor manejo, pero además es una mujer muy inteligente y aplicada. A nosotros nos interesa tener una contraparte con la que se pueda conversar. Los ministros que han sido técnicos no necesariamente han sido buenos. Hay que combinar lo técnico y lo político en un cargo que es político”.

Probablemente las movilizaciones estudiantiles feministas fueron una valla en la gestión de Varela. Tomas a lo largo de todo el país hicieron recordar a Sebastián Piñera los peores momentos de su gobierno anterior, cuando cientos de liceos y universidades permanecieron en toma durante meses. Este año fue la Universidad Austral la primera en levantar una movilización que luego se expandió por todo el territorio nacional. Valentina Gatica, presidenta de la Federación de dicha institución, no cree que el cambio Varela-Cubillos se traduzca en un golpe de timón.

“Al igual que el ex ministro Varela, Marcela Cubillos es una defensora y seguidora doctrinaria del neoliberalismo, Ella va a mantener la misma ideología del bingo, pero con rostro de mujer”, señaló.

En la línea de lo declarado por Girardi, en Educación 2020 también creen que la presencia de Marcela Cubillos significará un mayor nivel de diálogo entre el Ejecutivo y los demás actores de la educación. Según Alejandra Arratia, directora ejecutiva de la ONG, la actual titular le saca ventaja a la inexperiencia de Varela en ese sentido.

“Las autoridades tienen claridad de que les toca implementar una serie de normativas que ya están definidas. La nueva ministra fue parte de esas discusiones, entonces no creo que implique un cambio de fondo en términos de esa agenda. Y, por otro lado, tampoco conocemos tanto la agenda de este Gobierno sobre el contenido de lo que se ha llamado ‘plan de calidad’. Quisiéramos conocer más cómo se está abordando, pero no creo que vaya a cambiar. Marcela Cubillos es una persona que conoce del tema, estuvo en discusiones legislativas, tiene su trayectoria que la avala para abordar un desafío como este. Yo no calificaría como error o un acierto en términos de la persona, pero la magnitud de la tarea es tremenda, por lo tanto, no me parece que sea errado tener un perfil político. Es importante tener la comprensión de lo que significa una política de Estado”.

Mario Aguilar, desde el Colegio de Profesores, desconfía de que haya alguna diferencia sustancial entre el ex ministro y Cubillos.

“Primero preguntarnos qué pretendió el Presidente Piñera al nombrar a Varela como ministro de educación. Una persona sin trayectoria en educación, que provenía del mundo del negocio y las empresas. Podemos evaluar que estos fueron 5 meses perdidos. No hay nada que haya quedado de la gestión de Varela. Respecto a la ministra, podemos decir que se trata de una abogada que tampoco tiene trayectoria en educación. No queremos ser prejuiciosos, pero la verdad es que nos deja con aprensiones de que nuevamente se pierda la oportunidad de nombra alguien con trayectoria en educación. Esperamos que enmiende el rumbo, y que entienda que la gestión de educación no puede ser la misma que en una empresa”.

Así, queda claro que la figura de Marcela Cubillos es mejor recibida que la de Varela, quien, según los actores de la educación, nunca manejó ni en términos comunicacionales ni en términos técnicos uno de los ministerios más complejos. Comienza un periodo de evaluación para la ex ministra del Medio Ambiente, que verá una primera prueba de fuego en la aprobación del presupuesto de Educación para el próximo año.