Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 26 de mayo de 2022

Escritorio

Ana Buquet: “En las universidades no debe existir la desigualdad de género”

En el contexto de su visita a la Universidad de Chile para exponer sobre la educación no sexista en Latinoamérica, la directora del Centro de Estudios de Género (CIEG) de la Universidad Nacional Autónoma de México conversó con nuestra emisora sobre su experiencia en este tema y los principales desafíos de las universidades públicas en esta área.

Andrea Bustos C.

  Miércoles 22 de agosto 2018 17:30 hrs. 
IMG-20180822-WA0002

A partir de una acción conjunta de las vicerrectorías de Asuntos Académicos, de Extensión y Comunicaciones y de Investigación y Desarrollo, y de la Dirección de Relaciones Internacionales, la Universidad de Chile invitó a la doctora en Estudios Políticos y Sociales, Ana Buquet a nuestra casa de estudios para desarrollar una conferencia sobre su experiencia en la educación no sexista en la Universidad Nacional Autónoma de México y los principales desafíos en Latinoamérica para acabar con la desigualdad de género en las universidades.

En conversación con nuestra emisora, la psicóloga explicó que la vinculación y articulación entre diversos planteles a nivel internacional es muy importante, pues la desigualdad dentro de los establecimientos educativos no es un hecho aislado, y por ello se deben buscar soluciones y tratamientos en conjunto.

En la misma línea, comentó que es precisamente en estos espacios donde no deberían ocurrir desigualdades, sino lo contrario, ya que son un lugar clave para el desarrollo posterior en otros ámbitos como el profesional.

Además, la psicóloga valoró que se estén abordando este tipo de temáticas, pues los espacios educativos por años no han sido considerados dentro de los lugares en los que se comete el abuso sexual, aun cuando siempre han existido hechos de este tipo.

Ana Buquet se manifestó muy contenta con las manifestaciones que las estudiantes han llevado a cabo durante este año, ya que eso ha permitido que se trate el tema como corresponde.

“Me parece que los movimientos ponen en la agenda un tema muy importante y permiten avanzar para tomar medidas dentro de las universidades y que no siga ocurriendo, esto hay que erradicarlo de los recintos universitarios”, dijo.

La académica señaló que para tratar el acoso es necesario trabajar primero en un diagnóstico para determinar cómo se vive la situación dentro un determinado plantel y a partir de eso decidir cómo se debe configurar el protocolo correspondiente.

Según explicó, así fue como trabajaron en la UNAM: primero revisando cuál era la situación del plantel en torno al acoso, para en función de su realidad crear medidas para enfrentar los casos que pudieran conocerse.

“Tengo la convicción profunda de que es importantisímo hacer un diagnóstico para empezar a diseñar medidas y modelos, porque las mujeres sabemos que existen las desigualdades, pero necesitamos ponerle un blanco y negro para que las autoridades tomaran en serio lo que parecía una intuición pero no lo era, porque cuando lo vives es un hecho”.

Además, comentó que la existencia de acciones concretas permite dar confianza a las estudiantes y que su entorno comprenda y acompañe en las denuncias. Agregó que esto es lo que ha podido observar en la UNAM, donde las mujeres se muestran más amenazadas y vulnerables si no existen protocolos, mientras que una vez que se sabe cómo funcionan los mecanismos contra el acoso, ellas toman la confianza necesaria para hacer públicos y denunciar los hechos.

En otros aspectos, Ana Buquet abordó la segregación que existe hacia las mujeres a la hora de desarrollarse profesionalmente, siendo esto una importante expresión de desigualdad de género, pues las mujeres suelen llegar menos a ocupar grandes cargos de poder, y además se vincula su desarrollo profesional solo a ciertas áreas como la salud, excluyéndolas de otras como las matemáticas o la ciencia.

La directora del Centro de Estudios de Género (CIEG) de la UNAM explicó que para acabar con esa realidad los planteles de educación superior son de gran importancia, pues permiten a través de su formación a las y los estudiantes, emplear mecanismos no segregados que luego puedan ser replicados en el ámbito laboral y familiar.