Diario y Radio U Chile

Año XI, 14 de diciembre de 2019

Escritorio

Municipalidad de Quintero: Declaraciones de Santelices son “irresponsables”

El municipio respondió a los dichos del titular de Salud, quien relativizó los efectos de la nube contaminante que ha afectado a la zona. "Pretenden bajarle el perfil a una situación grave, que está afectando a la comuna desde hace décadas", dijo la autoridad comunal.

Diario Uchile

  Sábado 1 de septiembre 2018 14:42 hrs. 
emiliosantelices

La municipalidad de Quintero calificó este sábado como “irresponsables” y “lamentables” las declaraciones del ministro de Salud, Emilio Santelices, sobre la emergencia producida esta semana en esa zona de la región de Valparaíso.

“Nos parecen muy irresponsables las declaraciones, toda vez que aún no se tiene claridad de cuáles podrían ser los efectos de la nube contaminante que intoxicó a los vecinos de la comuna de Quintero, siendo principalmente niños y adultos mayores los más afectados”, señaló la autoridad a través de una declaración pública.

Según ésta, las “lamentables palabras” del secretario de Estado “van en desmedro de todo el trabajo mancomunado que se ha venido realizando con todas las autoridades regionales, con el Intendente Regional, la Gobernadora Provincial y Seremi de Medioambiente, para poder establecer y clarificar estos episodios de contaminación”.

“Creemos que son muy desafortunadas las palabras del ministro Santelices, que pretenden bajarle el perfil a una situación grave, que está afectando a la comuna desde hace décadas y que esperamos no se vuelva a repetir”, agrega el documento.

Asimismo, la municipalidad de Quintero subrayó que el Equipo de Medición de Gases proporcionado por el ministerio de Medio Ambiente ha sido “manipulado por personal municipal capacitado por el mismo ministerio, cuya información es monitoreada en tiempo real por las autoridades de esta cartera, quienes pueden descargar los archivos inmediatamente, lo que permite analizar los datos y conocer los agentes químicos que se están identificando”.

En entrevista con Radio ADN, Emilio Santelices puso en duda que los habitantes de Quintero y Puchuncaví hayan sufrido una intoxicación: “Los niveles que encontraron de gases estaban bajo los niveles de riesgo, (bajo) la norma internacional”, aseguró.

“Existe lo que se llama olores ofensivos y que podría ser el caso, en que se emana un gas, los niveles tóxicos que pueden producir daños a la salud no se alcanzan, por lo tanto, no se produce ese daño, pero sí al tener lo que se llama un olor ofensivo, este produce efectos organolépticos”, argumentó.

“El solo hecho de que tú tengas un mal olor, fuerte, puede producir náuseas y vómitos, molestias que son objetivas y son, si se quiere, un indicador de alarma, pero no implica una intoxicación. Y posiblemente, uno podría pensar que aquí fue ello lo que ocurrió”, afirmó tambien.

En ese sentido, Santelices consideró que los síntomas que presentaron cerca de 350 personas podrían corresponder a “pacientes que, efectivamente, estuvieron expuestos a gases tóxicos, pero los niveles que se obtuvieron al momento de hacer la medición no arrojaban niveles tóxicos. Ahora, uno se pregunta ¿por qué tenían sintomatología? Porque tuvieron efectos organolépticos, que producen estos gases”.

Por otra parte, apuntó al informe de la seremi de Salud de Valparaíso, según el cual los promedios anuales de concentración de arsénico en Puchuncaví y Quintero superaron hasta 23 veces la norma europea, entre 2010 y 2015.

“Cuando se determinan niveles altos en el aire habitualmente tiene que ver con niveles muy fugaces de alguna fuente emisora. Afortunadamente, también cuando ello ocurre, las partículas por las cuales esto se puede inhalar, finalmente terminan en las vías aéreas respiratorias superiores. El arsénico produce daños a las personas cuando está asociado a alimentos o al agua. Y es allí donde uno debe mantener los monitores”, dijo.

“No lo estoy minimizando ni mucho menos. Pero el daño del arsénico definitivo, que produce (daño) cardiovascular de forma aguda o en exposición crónica, va a estar asociado particularmente al consumo de agua cargada con arsénico. Y lo que muestra ese estudio es el aire”, señaló.