Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de noviembre de 2019

Escritorio

María Emilia Tijoux: “Proceder del Gobierno por incendio en Calama es absolutamente racista”

La socióloga, investigadora y académica de la Universidad de Chile manifestó su indignación por las palabras del Ministro de Vivienda, quien expresó la frase:” hagan la fila”, con tal de dar solución a solo aquellos migrantes documentados legalmente. Mientras, afectados por el voraz siniestro protestaron por desalojos y exigieron solución habitacional.

Rodrigo Fuentes

  Miércoles 12 de septiembre 2018 19:03 hrs. 
calama

Desesperación, inquietud y preocupación es lo que viven los habitantes del campamento Frei Bonn de Calama que este martes sufrió un incendio de grandes proporciones que arrasó con más del 65 por ciento de las viviendas del sector.

Surgido de una toma realizada en 2013 por 12 familias, actualmente el campamento suma mil cuatrocientos habitantes. De ellos, el 60 por ciento es extranjero, correspondiendo, mayormente a personas de origen colombiano, peruano y boliviano.

Para la socióloga, investigadora y académica de la Universidad de Chile, María Emilia Tijoux, a las dificultades propias de encontrar un trabajo o educar a los hijos en un nuevo país, los inmigrantes tienen un problema adicional: hallar un lugar donde vivir a un precio accesible. Sin embargo, esto es algo casi imposible en una región considerada la más cara de Chile.

“Uno de los elementos que se repite en estos casos es la vivienda, las condiciones de habitabilidad, condiciones infrahumanas, inhumanas de vida de las personas, que son trabajadores, quienes han llegado de otros países en condiciones precarias. ¿Cuáles son las políticas que han implementado de vivienda digna?, entonces que pretenden con esto, ¿dejar un montón de gente en la calle, en el desierto? Calama es una de las ciudades más caras de Chile junto con Antofagasta, para arrendar o comprar una casa, porque son lugares de mucho usufructo y donde la gente piensa que va a encontrar mucho dinero”, afirmó.

Este miércoles, vecinos del campamento Frei Bonn protestaron por el cierre del terreno, además del definitivo corte de luz y agua que afecta a las familias que no se vieron afectadas por el siniestro.

A esto se suma las palabras del Ministro de Vivienda, Cristián Monckeberg, quien, para dar una eventual solución a los afectados por el incendio en Calama, emitió la frase: “Hagan la fila”. Refiriéndose con esto, que solo recibirán algún tipo de beneficios los extranjeros documentados.

Para la académica de la Universidad de Chile, María Emilia Tijoux, este es una clara expresión racista, donde a los migrantes indocumentados se les castigará y humillará con todo el rigor de la ley.

“Las políticas del Estado denominadas migratorias, en realidad no lo son, porque simplemente lo que están haciendo es un registro y Ley de Extranjería de la más brutal. Lo que hace el gobierno para eventualmente ayudar, no es más que una política racista, que clasifica a las personas, entonces que hagan la fila, es toda una lógica de ordenar la casa, como si este país fuera la casa del Presidente, es una cosa de mucha vigilancia, de mucho castigo, y que está bajo la égida de la seguridad nacional”, argumentó.

En tanto, los migrantes afectados han manifestado su preocupación por la documentación perdida en el incendio. Específicamente, las cédulas de identidad y otras identificaciones.

Durante la protesta, los residentes del campamento Frei Bonn también se quejaron por la situación que están viviendo; la falta de agua potable, electricidad e insistieron en ayuda para instalarse en viviendas definitivas.