Diario y Radio U Chile

Año XII, 4 de abril de 2020

Escritorio MENÚ

Cuando la información vulnera

El tratamiento mediático de la violencia contra las mujeres: el caso de Rossana Sánchez

Durante el primer semestre de este año se registraron más de 27 mil casos policiales por violencia intrafamiliar, y no son pocos los casos de este tipo que son cubiertos por los medios de comunicación. Sin embargo, en muchas ocasiones no se habla del problema de fondo, sino que más bien se cuestiona a las víctimas y se justifica la violencia.

Andrea Bustos C.

  Miércoles 19 de septiembre 2018 14:30 hrs. 





El pasado 31 de agosto, La Cuarta publicó una nota titulada  “El ‘Trovador del gol’ está contra la red por denuncias de agresión”. El artículo trataba la denuncia por Violencia Intrafamiliar (VIF) que enfrenta el relator de fútbol Alberto Jesús López por agresiones físicas y psicológicas contra su ex mujer Rossana Sánchez.

Rossana es alumna de cuarto año de periodismo en la Universidad de Chile y no fue consultada para dicha nota, aun cuando en ella se puso constantemente en duda la veracidad de su denuncia, su rol como madre y su salud mental.

A través del Programa Libertad de Expresión, el Instituto de la Comunicación e Imagen (ICEI) expresó su preocupación frente al artículo, pues éste presentó un tratamiento periodístico parcial.

La Cuarta se conformó con exponer el relato de los hechos y argumentos desde el punto de vista de quien es acusado como agresor. La búsqueda de veracidad y los principios éticos que deben regir toda práctica periodística fueron totalmente soslayados en la elaboración de ese artículo. Esto resulta especialmente grave, considerando las recientes demandas por una sociedad no sexista y por el respeto a los derechos de las mujeres en toda circunstancia y sean quienes sean los involucrados”, se indicó en la declaración.

La profesora Javiera Olivares, coordinadora del Programa y ex presidenta del Colegio de Periodistas, señaló que es lamentable que este tipo de hechos se repitan frecuentemente.

“Hoy los medios de comunicación distan de la responsabilidad ética y necesaria que obliga, no solo el ejercicio del periodismo, sino también los derechos que busca preservar el ejercicio periodístico propiamente tal, como el derecho a la comunicación, el derecho a la información veraz, el derecho de las personas de ser respetadas en sus garantías más fundamentales”, explicó.

Además, la académica del ICEI indicó que es inverosímil que un medio realice notas sobre casos de este tipo sin tener la versión de la víctima, sobre todo cuando en el artículo se da cuenta de un historial de violencia que la ha afectado.

“Nos parece de una gravedad ética total, y a eso le pueden sumar otras cosas, la revictimización a la que se ve obligada Rossana, la exposición de un menor de edad y toda una disposición facilista, casi farandulera, de un caso que es serio y que, hemos conocido en otros ámbitos, ha terminado con consecuencias tremendas”, dijo la periodista.

Rossana

Hasta la publicación del artículo, Rossana Sánchez había querido mantener la información sobre la denuncia solo en su círculo más cercano, precisamente para evitar cuestionamientos o prejuicios porque su ex marido es un personaje público.

Su matrimonio con Alberto Jesús López duró 13 años y durante ese período se registraron varios hechos de violencia, sin embargo, la presión familiar, el cuidado de su hijo y el miedo hicieron dudar a Rossana sobre denunciar.

La primera vez lo hizo en 2012, entonces el Juzgado de Familia sugirió que el matrimonio hiciera terapia de pareja. Ambos acudieron a sesiones psicológicas, cada uno por separado. Sin embargo, los episodios continuaron y en 2013 Rossana dejó una constancia en Carabineros por la situación, pero nunca denunció y la causa no avanzó.

Según cifras de la Tercera encuesta nacional de violencia intrafamiliar contra la mujer y delitos sexuales, realizada por la Subsecretaria de Prevención del Delito, la falta de círculos de apoyo es clave para que las mujeres decidan denunciar o no. En el caso de Rossana, ella comentó con nuestro medio que en Chile tiene un circulo amistoso muy reducido, pues su familia se encuentra en Paraguay, por lo que el miedo, sumado a esta falta de contención, la insegurizaba.

info1

Luego de los primeros episodios de violencia, sus cercanos  “le bajaron el perfil, porque decían que hay hombres peores”. Sin embargo, con el agravamiento de la situación esa actitud cambió y ahora cuenta con el apoyo de su familia, sus amigos y también del Instituto de la Comunicación e Imagen.

María Eugenia Domínguez, profesora de Rossana en la Universidad de Chile, comentó que como docente pudo notar los cambios en la personalidad de su estudiante. “Yo no me había enterado, pero si la notaba cada vez mas retraída, hubo un cambio en ella de primero a tercero y eso debía ser un indicador, pero ella prefería no contar nada”.

La profesora, que ha estrechado su relación de apoyo a Rossana, señaló que ha podido ser testigo del proceso que ella ha vivido y de las pruebas que en el caso han ido avalando su versión.  Además, señaló que la situación es muy compleja de enfrentar, pues la estudiante de cuarto año de Periodismo no cuenta con una red  que la contenga al enfrentar los hechos.

Además, reprochó la cobertura que se hace con la violencia de género en los medios de comunicación, pues dijo que su uso como “argumento de venta” naturaliza los hechos y le quita la posibilidad de respaldo a quienes son víctimas.

Rossana explicó que el caso de VIF está siendo investigado por Fiscalía, mientras que para la relación directa y regular de López con el hijo de ambos se estableció que el padre puede estar con él semana por medio los días lunes y martes desde las 16 horas a la salida del colegio, hasta las 20 horas. Además, puede estar con el niño cada último domingo del mes.

Respecto de la pensión de alimentos, Sánchez dijo que ésta ya fue determinada, pero que durante los últimos dos meses Alberto Jesús López no ha hecho los depósitos, ya que quiere rebajar la pensión de alimentos argumentando que el monto no debe cubrir los gastos de su exesposa, pues ella trabaja los fines de semana.

Además, la estudiante de Periodismo aclaró que luego de la nota publicada en La Cuarta el relator depositó un monto en su cuenta, sin embargo, éste fue solo un abono a la deuda que hoy mantiene.

“Yo quería que esto siguiera un curso normal, me han dicho que no importa que sea el Presidente quien cometa el delito, todos tienen que cumplir con la ley, pero me siento preocupada de que piensen que es por dinero, despecho o porque le quiero quitar al niño”, cuenta Rossana.

Por otra parte, explicó que en este proceso de abandonar el círculo de la violencia, ha podido entender las dificultades que enfrentan las mujeres para visibilizar las situaciones de las que son víctimas, pues ha notado que en el país existe mucho prejuicio frente a este tipo de temas.

“Cuesta mucho todo, la justicia es lenta, hay mucho temor, mucho prejuicio, que te pongan en duda que no te crean. Ya es duro decir que mi pareja me golpeó. Todos queremos una vida, una relación bonita, uno lucha para mantener una vida matrimonial lo mejor posible, más si hay un hijo, me imagino tantas mujeres que aguantan por sus hijos, por el tema económico, por temor, pero todo eso es una capsula gigante de situaciones que afectan mucho al momento de denunciar. Sin embargo, la mejor alternativa es dar ese paso que tanto cuesta, porque créeme que cuesta demasiado, es un lazo que tienes que cortar porque ya no da para más”.

info3

 

 

No son hechos aislados

Si bien a partir de este caso que involucra a un personaje público como denunciado se puso nuevamente en la palestra la cobertura mediática que se da estos casos. No son pocos los artículos que han cuestionado a las víctimas y las violencias que se ejerce hacia las mujeres.

Uno de estos casos fue el de Nabila Rifo, por el que el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) recibió cientos de denuncias. El 10 de septiembre de 2017 Televisión Nacional de Chile emitió un reportaje en Informe Especial a través del cual se buscaba denunciar los procedimientos policiales y sus errores, sin embargo, el único ejemplo con el que esto se hacía era con el caso de Rifo, e incluso el reportaje se titulaba “Las dudas en el caso de Nabila Rifo”

Por dicha emisión el CNTV recibió 108 denuncias y decidió sancionar al canal público.  En el acta se consignó que la nota “contiene elementos sensacionalistas, truculentos y, por tanto, vulneratorios de la dignidad y los derechos fundamentales de la víctima del delito reseñado en la nota”

Además, se señaló que “a todas luces, tal despliegue mediático lesiona la dignidad de la víctima, y, por ende, su integridad psíquica, pues la revictimiza”.

Durante ese año el matinal Bienvenidos recibió 1.134 reclamos por la difusión del historial ginecológico de Nabila Rifo, lo que además de disculpas públicas por parte del programa, significó el despido del director y una multa de 500 UTM para el canal.

Silvana del Valle, abogada de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, comentó que son varios los medios que mantienen líneas editoriales a través de las cuales no solo se reproduce la violencia, sino que también ellos mismos la producen en la manera de informar, al naturalizar la violencia justificándola como historias de amor.

Además, explicó que es común que las mujeres sientan miedo a denunciar y que reciban asistencia psicológica cuando se exponen a VIF. A esto se suma también que por distintos motivos las víctimas suelen retirar las denuncias: “Así ocurre en todo el mundo y eso demuestra no solo la presión que sufren, sino que demuestra que el sistema jurídico chileno pone en los hombros de la víctima toda la carga de probar la agresión y tener que castigar al agresor”.

En ese sentido, indicó que los medios tienen un rol clave en la tarea de visibilizar los casos y promover acciones en contra de la violencia, a través de la entrega de información de manera adecuada.

“Los medios de comunicación son un factor educativo importante y mientras nuestra educación siga siendo sexista y violenta no vamos a tener un cambio cultural suficiente para erradicar la violencia de nuestras vidas”, dijo la abogada.

La tarea sería entonces no remitirse a contar casos o a confrontar versiones, sino entenderlas como manifestaciones de la violencia estructural que viven las mujeres en nuestra sociedad, en especial en las relaciones de pareja.