Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 18 de agosto de 2022

Escritorio

Marcial Sánchez, historiador: “Con la salida de Pellegrín queda claro que ninguno es intocable”

El experto en iglesia católica cree que con la salida del obispo de Chillán cae uno de los más grandes referentes de la iglesia conservadora y vertical. El historiador señala, además, que debieran seguir cayendo obispos de otras diócesis. "Todos estos elementos dan pie a que se provoque la posibilidad real de que haya obispos que sean imputados", afirma.

Martín Espinoza C.

  Viernes 21 de septiembre 2018 16:39 hrs. 
obispo-pellegrin

Compartir en

Otro temblor remueve los terrenos de la iglesia católica. El Papa aceptó la renuncia de dos nuevos obispos, esta vez de las diócesis de Chillán, Carlos Pellegrín y San Felipe, Cristián Contreras.

Pellegrín está siendo investigado penal y canónicamente por presunto abuso sexual, mientras que la medida en contra de Cristián Contreras sería por el eventual delito de encubrimiento. Ambas diócesis se encuentran con investigaciones vigentes y en curso.

A pesar del remezón que significó esta determinación, el terremoto vino con la noticia que hace unos días publicó el Arzobispado de Santiago, en la que comunicaban la dimisión del estado clerical y dispensa de todas las obligaciones religiosas del sacerdote Cristián Precht. Sobre la convulsionada semana vivida por la iglesia católica conversamos con el historiador experto en la institución, Marcial Sánchez

Comentaba que esta era un día feliz porque se despide uno de los fuertes de la Conferencia Episcopal…

Hoy supimos de la aceptación de la renuncia de dos nuevos ex obispos. Uno es Carlos Pellegrín. Él es un verbo divino, un hombre de los duros de la Conferencia Episcopal. Siempre colocó sus ideas sobre la mesa, siempre tenía posiciones tradicionales, por no decir conservadoras, un hombre no muy cercano a la línea de Goic y otros. Yo creo que él, en lo personal, pensaba que no lo iban a tocar. Cuando llegaron los obispos desde Roma él salió saludando, dio declaraciones… Él sentía que tenía bastante potestad. El obispado de Chillán estaba un poco detenido, no se estaban haciendo los trabajos pastorales que tenían que hacerse y el obispo era de esos obispos que lamentablemente se habían ensimismados, como lo dijo el Papa en su momento. Por eso la salida de Pellegrín era importante. Con esta salida queda bastante claro que ninguno es intocable.

En términos históricos, ¿cuál es el significado de una decisión como esta?

En el momento en que los obispos van a Roma y presentan sus cartas para que el Papa decida sobre ellos, eso significó un golpe histórico. De ahí en adelante los desenlaces que se han provocado son importantes. El Papa continúa dando cuenta de su mandato, cumpliendo con lo que dijo en su momento de sacar a las personas que no considera que han sido capaces de administrar una diócesis, que se han visto involucrados en temas de abusos y que no han sido capaces de llegar a la feligresía como corresponde. Tanto en Chillán como en San Felipe la gente no estaba contenta. Históricamente nunca una Conferencia Episcopal había presentado su renuncia en su plenitud. Ahora que el Papa esté tomando esas cartas y haciéndolas efectivas, es mejor. Se ha demorado un poco, pero ha continuado con dos nuevas diócesis. Ya son varias las diócesis en las que ha sacado obispos.

¿Espera que sean aún más diócesis? 

Claro que sí. No solo lo esperaría, tienen que ser más diócesis, porque las investigaciones continúan. Hoy el ente persecutor tiene a su haber una cantidad de allanamientos en diferentes lugares. Todos estos elementos dan pie a que se provoque la posibilidad real de que haya obispos que sean imputados, por lo tanto pueden seguir saliendo otros obispos.

¿Quiénes?

Hay varios que podrían salir, para eso hay que dejar que la justicia trabaje. Tienes a Monseñor (Fernando) Chomalí en Roma. Él directamente no está cuestionado, pero en Concepción donde él es el Obispo, se han presentado muchos problemas. En la actualidad hay graves problemas en casi todas las diócesis del país y sus sacerdotes  están siendo investigados. Cada una de las diócesis tiene un jefe, y ese jefe es un obispo, y todos responden a él. Espero que se puedan seguir dando nuevas aceptaciones a estas cartas de renuncias.

El sacerdote jesuita Jorge Costadoat postuló en algunas de sus opiniones que, a raíz del caso de Cristián Precht, se debieran hacer públicas las denuncias por las cuales se le sancionó. ¿Qué opina respecto de eso?

Todo lo que tenga que ver con los casos canónicos, tiene que cruzarse con los casos civiles. En la medida en que se van cruzando estos dos elementos, ayuda a la transparencia de la iglesia. Por lo tanto, no es poner en duda una investigación, ni colocarla por sobre la otra, sino al revés: acá hay que presentar todos los papeles sobre la mesa. Los dos elementos de investigación son muy positivos. La investigación canónica es muy positiva. Hay que recordar que en el caso Karadima fue la investigación canónica la que lo condenó, porque en términos civiles y penales los hechos ya estaban prescritos y no fue posible indagarlos,  por eso no cayó detenido. Lo que dice Costadoat es lo que pensamos varios.

Síguenos en