Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

#EleNao: El movimiento de mujeres en Brasil contra Bolsonaro

Con multitudinarias manifestaciones las mujeres de Brasil rechazan la candidatura de Jair Bolsonaro. El ex oficial de Ejército tiene en ellas un objetivo de sus ataques en un país en el que aún se esperan respuestas por el crimen de la concejala de Rio de Janeiro Marielle Franco.

Raúl Martínez

  Miércoles 3 de octubre 2018 7:24 hrs. 
marchamulheres


Fueron 13 tiros los que disparó el sujeto que atentó contra la concejala de Rio de Janeiro Marielle Franco causándole la muerte a ella y a su chofer el 14 de marzo de este año.

El hecho provocó conmoción en una ciudad ya sitiada por militares luego de una orden del Ejecutivo que encabeza Michel Temer argumentando un aumento de la criminalidad en una de las principales urbes de Latinoamérica.

El crimen de Marielle Franco se convirtió en parte de una batalla ideológica en Brasil donde incluso se le cuestionó por sus críticas a la intervención de la policía y militares en las favelas cariocas, lo que a juicio de algunos la colocaba en la defensa “de los bandidos”.

Pero el crimen de la militante quedó grabado en el movimiento feminista de la región porque se trataba de una mujer, negra y pobre, algo que a seis meses del asesinato se toma la discusión electoral cuando uno de los candidatos a la presidencia del país, Jair Bolsonaro, ha criticado largamente a este sector.

En su estilo nada convencional, Bolsonaro califica a las mujeres como “una debilidad”. Esto incluso lo retrató con el caso de su única hija: “”Tuve cinco hijos, cuatro hombres y en la última tuve una debilidad y llegó una mujer”.

La misoginia del candidato de ultraderecha y ex oficial del Ejército llevó a que se formaran alrededor de 14 grupos y páginas de Facebook en su contra y uno de ellos tiene poco más de un millón de seguidoras bajo el eslogan “Mujeres unidas contra Bolsonaro”.

Según datos de la encuestadora Datafolha de mediados de septiembre último, Bolsonaro alcanza un rechazo del 49 por ciento de las electoras, lo que se reflejó en la gran cantidad de mujeres que solicitaron su ingreso a uno de estos grupos y que alcanzó según datos de las administradoras a las 10 mil peticiones por hora en esa fecha.

La plataforma electrónica es la principal utilizada por Bolsonaro para difundir su campaña al no contar con un amplio espacio en la televisión, medio privilegiado de los políticos en Brasil. Esto porque el partido que lo respalda, el Partido Social Liberal, no obtuvo una buena votación en las últimas elecciones.

Pero el contrapunto al impulso en las redes sociales del ex coronel –que no esconde su añoranza por la dictadura en Brasil- se encuentra de frente con el movimiento de mujeres que de la actividad virtual saltó a las calles en más de 80 ciudades brasileñas bajo la consigna de #EleNao, #ÉlNo.

El eslogan se convirtió en un grito de lucha no sólo para las féminas sino también para las minorías insultadas invariablemente por Bolsonaro que ataca a homosexuales y anuncia el fusilamiento de los militantes del Partido de los Trabajadores en los actos de campaña.

El rechazo a Bolsonaro desde las mujeres y las minorías se hizo sentir el fin de semana. Sólo en Sao Paulo según el Movimiento de los Sin Tierra se reunieron 200 mil personas, con manifestaciones que comenzaron al medio día y se extendieron entrada ya la noche. Similar fue la situación en Rio de Janeiro.

Los adherentes del ex uniformado hicieron su propia manifestación llamada “Mujeres con Bolsonaro”. Sin embargo sobre el camión que encabezaba el acto no se vio durante el trayecto a una sola mujer. En tanto, en el mitin en Sao Paulo, uno de los hijos del candidato de extrema derecha, Eduardo Bolsonaro, sostuvo que “las mujeres de derecha son mucho más bonitas que las de la izquierda y no enseñan los pechos por ahí para protestar, tampoco defecan en la calle para protestar. Las mujeres de derecha son higiénicas y las de izquierda no”.

Este domingo 7 de octubre será la elección presidencial en Brasil y todo apunta a que Bolsonaro alcanzará el primer lugar en la votación seguido del candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, con quien deberá medirse en una segunda vuelta el 28 de octubre.

“Solo el voto del pueblo puede salvar a Brasil”, sostuvo desde su prisión en Curitiba el ex presidente Luis Inacio Lula da Silva para convocar a más electores a las urnas y evitar el triunfo de Bolsonaro quien es criticado por sus posiciones extremas y las destempladas críticas contra mujeres y minorías, tal como en vida lo fue Marielle Franco, asesinada en marzo con balas robadas a la policía.