Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Ministerio Público de Brasil presenta nuevas acusaciones por corrupción contra ex presidente Lula da Silva

Esta vez se debe a las presuntas presiones que habría ejercido hacia el presidente de Guinea Ecuatorial para la ampliación de una empresa brasileña en esta nación africana. Además, la ex presidenta Dilma Rousseff, será formalizada por un caso que involucra a ex ministros de Lula y a la cúpula del Partido de los Trabajadores.

Raúl Martínez

  Martes 27 de noviembre 2018 8:33 hrs. 
Lula





El Ministerio Público Federal de Brasil inició un nuevo proceso penal contra los ex presidentes Luis Inacio Lula da Silva y su sucesora en la sede de Gobierno de Planalto, Dilma Rousseff.

La acusación apunta al presunto desvío de dinero desde la empresa petrolera Petrobras que llegaría a los 390 millones de dólares (mil 480 millones de reales), según la denuncia presentada en 2017 por el fiscal general Rodrigo Janot.

Junto a Lula y Rousseff el ente público también acusó a los ex ministros Antonio Palocci y Guido Mantega, además del ex tesorero del Partido de los Trabajadores, Joao Vaccari Neto.

La denuncia de Janot señala que los ex mandatarios más el dirigente del PT y los ex ministros de Estado conspiraron para formar una organización criminal que recibió dichos recursos, acusación que fue aceptada el viernes recién pasado por el Tribunal Federal y por el cual los imputados tienen un plazo de 15 días para presentar sus alegatos.

Estos son los primeros cargos que se presentaron contra la ex presidenta Dilma Rousseff, quien fue electa en 2010 y reelecta en el cargo en 2014. Sin embargo y a raíz de un proceso de destitución del Parlamento, Rousseff no alcanzó a cumplir su segundo mandato el cual debió dejar en 2016. Y aunque estaba acusada en el marco del caso Lava Jato, hasta ahora no se había formalizado una denuncia en su contra.

En tanto, el ex presidente Lula fue acusado del lavado de un millón de reales, es decir unos 253 mil dólares, provenientes de Guinea Ecuatorial.

Según el ente persecutor, Lula habría intervenido junto al presidente de esa nación africana, Teodoro Obiang, para que el grupo brasileño ARG ampliara sus negocios a ese país, recibiendo a cambio el dinero que luego habría sido desviado al Instituto Lula.

El controlador del grupo ARG, Rodolfo Giannetti Geo, también fue acusado de lavado de dinero, además del crimen de tráfico de influencia en transacción comercial. El Ministerio Público también sostiene que Lula habría cometido el delito de tráfico de influencias, pero por tener más de 70 años de edad esta acusación habría prescrito.

Un correo electrónico requisado en la sede del Instituto Lula comprobaría las denuncias. Ahí Geo pediría ayuda a Lula para que la empresa ARG mantuviera y ampliara los acuerdos de construcción en Guinea Ecuatorial. Un recibo por el valor de un millón de reales de una donación de la compañía para el instituto, sería la evidencia de la Fiscalía del ejercicio irregular de la influencia de Lula junto a Obiang.