Diario y Radio U Chile

Año X, 9 de diciembre de 2018

Escritorio

Dirigente de ANEF y reajuste: “Año a año solo negociamos migajas”

La nueva jornada de movilizaciones convocada por la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales dejó en evidencia los problemas internos a los que se enfrenta la mayor confederación de trabajadores del país. La firma del protocolo que la semana pasada cerró las negociaciones entre los empleados fiscales y el gobierno, ha producido una división dentro de la agrupación que podría dificultar la reintegración de los más de 2.000 trabajadores que según la agrupación han sido desvinculados de manera arbitraria.

Tomás González F.

  Jueves 6 de diciembre 2018 19:43 hrs. 
ANEF

Este jueves, la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales llevó a cabo una nueva jornada de movilizaciones y paralización de actividades, denunciando que los acuerdos logrados el pasado 28 de noviembre con el ministerio de Hacienda –cerrando así el proceso de negociación colectiva-, no estarían siendo respetados por las autoridades de los diferentes servicios públicos.

En medio de las manifestaciones que llevaron a cabo en la Plaza de la Constitución, el presidente de la agrupación, Carlos Insunza, explicó las razones que motivaron esta nueva movilización y los objetivos que buscaban alcanzar con la misma. “Lo que le estamos pidiendo al gobierno es que instale lo que comprometió.  Que demuestre ante los propios trabajadores afectados, que entregue los antecedentes a las asociaciones, de manera de poder reintegrar todos aquellos casos en los cuales se constate que no concurren en las causales que han sido dichas por el ministro de Hacienda y en ese cuadro debiéramos llegar no sólo a cifras, si no que a una situación en la que podamos dar cuenta -desde de las organizaciones sindicales- de que estamos dentro de un proceso de renovación de contrata y de contratos de honorarios con absoluta normalidad”, explicó el dirigente.

Recordemos que en la última reunión llevada a cabo el pasado 28 de noviembre entre la Mesa del Sector Público y el gobierno, se llegó a un acuerdo en el que los empleados fiscales aceptaban el 3,5 por ciento de reajuste que ofrecía el Ejecutivo, pese a que la solicitud inicial implicaba un aumento del 8 por ciento. Así mismo, por medio de un oficio firmado por el ministro de Hacienda, el gobierno se comprometía a cumplir con lo prometido que, además del reajuste, implicaba una serie de medidas para evitar despidos arbitrarios e injustificados.

En esa ocasión, el protocolo fue firmado por 13 de los 15 gremios que componen la Mesa, sin embargo, la decisión no dejó conforme a un sector importante de la ANEF, que veía cómo en esa firma se iban todos los esfuerzos realizados.  Así lo constató la dirigente Jimena Aguirre, líder del movimiento Cabreadas dentro de la ANEF, quien fue enfática en que la firma de este protocolo fue error. “Cuando la ANEF decide firmar ese miserable protocolo, que implicaba un reajuste máximo de un 0,6 por ciento real, la gente se decepcionó completamente, y nuevamente, de la conducción de la confederación de trabajadores más grande de Chile. La que, supuestamente, está luchando por los derechos de la gente pero en realidad, año a año, solo negociamos migajas”, sentenció Aguirre.

Pese a las diferencias al interior de la agrupación, ambos dirigentes coinciden en la cifra de 4.700 despidos que la agrupación ha catastrado desde llegó la administración de Sebastián Piñera. También coinciden en que éstos se han realizado en gran parte de manera arbitraria, injustificada y de manera masiva, en un número importante de reparticiones públicas, y superando los registros que mantiene la misma agrupación respecto de las desvinculaciones realizadas por gobiernos anteriores. Si bien en el Oficio Circular N°21 firmado por el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, se establecen las causales para la no renovación del personal a contrata, desde la agrupación acusan que esto no se ha cumplido. “Cerca de 2.000 despidos que hemos catastrado en la administración no se rigen por estas causales. Aquí hay falsificación de instrumento público, porque son actos administrativos los que resuelven el término o no renovación de la contrata, en donde se han inventado motivos y se instauran sistemas de evaluación desconocidos por los trabajadores y trabajadoras. Además falsifican respecto de su desempeño o de las funciones que cumplen”, denunció Insunza el día de ayer.

Este diagnóstico es compartido por Aguirre, quien argumentó que la única manera con que han logrado obtener una respuesta por parte del Ejecutivo han sido las movilizaciones. Sin embargo, se manifestó preocupada por los trabajadores, quienes a su parecer han sido utilizados en lo que califica como una maniobra política por parte de Insunza, con miras a las próximas elecciones de la ANEF. “Hoy día con este paro se ha usado la situación del sector público. Se ha usado para un paro que no tiene ninguna incidencia para poder revertir la situación definitivamente. Si quisiéramos revertir, tendríamos que generar un hecho político para que el gobierno tome conciencia de lo que está sucediendo con los trabajadores del Estado. Y claramente este paro no lo fue”, dijo la líder de Cabreadas ANEF.

De esta manera las movilizaciones a lo largo de todo el país se desarrollaron durante toda la jornada, pero sin mayores avances en la materia. Por su parte el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, al ser consultado por las acusaciones de incumplimiento, sólo se limitó a decir que en el ministerio “siempre tuvieron la mejor disposición” y que “en todos los primeros años de una administración hay desvinculaciones”, tema que, para el ministro, ya está conversado con la ANEF.

 

Foto: Agencia Uno