Diario y Radio U Chile

Año XI, 22 de marzo de 2019

Escritorio
Roberto Ávila

Condenan a los autores de la desaparición de directiva del PS (1975)

Roberto Ávila | Domingo 30 de diciembre 2018 12:17 hrs.

Acaba de salir sentencia en la causa por la desaparición de la dirección clandestina del PS en Junio del año 1975.

Después de casi 43 años de la detención y desaparición de la directiva del Partido Socialista en 1975 el que se haya dictado un fallo condenatorio en contra de 6 agentes de la DINA es sin duda un avance. Pero no podemos olvidar que hay genocidas como los militares Manuel Contreras y Marcelo Moren Brito, que dada la lentitud de los procesos judiciales, murieron sin recibir condena por estos brutales crímenes. Murieron también esperando familiares de las víctimas.

Hay un gran ausente en el listado de los condenados que es Augusto Pinochet Ugarte. Hay antecedentes en el proceso que cuando menos en el asesinato del dr Carlos Lorca Tobar el dictador Pinochet y Manuel Contreras actuaron de conjunto. El general Omar Torrijos, a la sazón presidente de Panamá, llamó directamente a Pinochet y mando a su canciller a interceder por el médico Carlos Lorca, a este lo recibió el dictador y le respondió, luego de consultar a Contreras ”es un pez muy gordo”, en cambio le remitió al aeropuerto a un torturado Robinson Pérez, también PS,  que sin duda tenía la ejecución como destino. Todos los antecedentes signan a Lorca con un comportamiento heroico ante las salvajes torturas.

La bazofia dictatorial hizo con su familia, lo que con tantas otras, pedirle dinero a cambio de una liberación que nunca llegaría.

Se debe agregar al debe del Estado chileno el que nunca se aclaró el destino de estas personas, por su importancia y numero resulta imposible creer que el Ejército no disponga de antecedentes.

Esta causa judicial de casi 40 tomos refleja y expresa  muchas cosas. La indolencia cómplice del Poder Judicial que no adoptó medida alguna para evitar la masacre a pesar de las múltiples y fundadas acciones legales que se emprendieron. El mismo año 1975 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos acogió amparo en favor de los detenidos, pero la dictadura militar se mostró inconmovible.

Hay también registro de actos de gran coraje, como el de los abogados Roberto Morales y Jorge Sellán que estando aun el general Manuel Contreras como director de la DINA dedujeron una querella por secuestro en su contra. La vitalidad histórica del socialismo de aquellos años se hace patente cuando luego del genocidio de dos de sus direcciones en pocos meses hay gente dispuesta a rearticularse y asumir la reconstrucción partidaria que implicaba, sin lugar a dudas, la posibilidad de la muerte.

La represión actuó sistemáticamente, se masacró a granel el año 1973, luego se dedicaron metódicamente al MIR el año 1974, el año siguiente sería el turno del Partido Socialista y en 1976 el Partido Comunista.

Sobre los socialistas había una inquina especial se les imputaba el haber sido el centro medular de la resistencia armada al golpe militar el 11 de septiembre, por lo menos el par de centenares que dispusieron de los medios.

La dirección clandestina del PS estaba encabezada por el dirigente sindical Exequiel Ponce, el dr Carlos Lorca y el joven y notable economista Ricardo Lagos Salinas junto a ellos cayeron muchos otros jóvenes compañeros.

Hay severos indicios que el destino final de todas estas personas pudo estar en Colonia Dignidad, ese antro de perversión y tortura tolerado por tantos gobiernos y que aún, en los hechos, no se termina de desmantelar.

Este fallo judicial que muy probablemente el Consejo de Defensa del Estado apelará, dando cuenta de los comportamientos reales de nuestro Estado, cierra un episodio muy importante de la historia de Chile.

 

– El autor es abogado querellante en esta causa judicial.