Diario y Radio U Chile

Escritorio

Alexis Cortés por salida de Brasil del Pacto Migratorio: “Es fuego de artificio”

El analista Alexis Cortes cuestionó la decisión de Jair Bolsonaro de retirarse de un acuerdo internacional que tiene 23 objetivos, destacándose entre ellos el minimizar los factores adversos y estructurales que obligan a las personas a abandonar su país de origen, reforzar la respuesta transnacional a la trata de personas, utilizar la detención de migrantes sólo como último recurso y proporcionar a los migrantes acceso a servicios básicos.

Pilar León

  Miércoles 9 de enero 2019 19:11 hrs. 
bolsonaro

El Gobierno de Brasil se retiró del el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de las Naciones Unidas (ONU) , el que fue aprobado en diciembre por 152 países en Nueva York, y del que Chile se abstuvo por no estar de acuerdo con su contenido.

Mientras el Ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, oficializaba la decisión, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, publicó en Twitter: “La defensa de la soberanía nacional fue una de las banderas de nuestra campaña y será una prioridad de nuestro gobierno. Los brasileños y los inmigrantes que viven aquí estarán más seguros con las reglas que definimos por sí solas, sin presión desde el exterior”.

Jair Bolsonaro 2

Los argumentos de la decisión son la protección de la soberanía y la necesidad que cada país regule la migración de acuerdo a su propia realidad. Para el analista político y académico de la Universidad Alberto Hurtado, Alexis Cortes, “el rechazo y la salida de Brasil, tanto por parte de su nuevo canciller como por lo que publicó en Twitter el presidente Bolsonaro, están en una frecuencia totalmente distinta que no responde con las características del acuerdo en cuestión. Las declaraciones de Bolsonaro decían que Brasil no estaba dispuesto a ceder soberanía, siendo que eso no era uno de los puntos del acuerdo. Entonces, hablan de un alineamiento con una agenda que es relevante en Europa y no tanto en un país como Brasil, donde la cuestión migratoria es más bien marginal”.

Asimismo, de acuerdo al analista político experto en temas internacionales, la decisión del gobierno de Brasil “es una señal interna, de afirmación de una política que, supuestamente, es más soberana y que termina fomentando cierto grado de xenofobia, a pesar de que no sea una cuestión importante en Brasil. En este momento, Brasil no es un país atractivo para migrar, porque se encuentra en una recesión económica que ya se viene arrastrando hace varios años. Incluso, los venezolanos que entraron masivamente en la frontera, en Roraima -norte de Brasil-, cerca de un tercio ya volvió a Venezuela o migró hacia otro lugar porque no hay condiciones económicas. Esto parece más bien un fuego de artificio que están en la lógica de campaña de Jair Bolsonaro”.

Por su parte, el canciller de Brasil también manifestó por Twitter su opinión sobre el acuerdo migratorio previo a su votación en Nueva York. “El gobierno de Bolsonaro se desasociará del Pacto Mundial de migración que se está lanzando en Marrakech, un instrumento inadecuado para hacer frente al problema. La inmigración no debe tratarse como una cuestión global, sino más bien según la realidad y la soberanía de cada país”.

Ernesto Araujo

El pacto busca desalentar la migración irregular y establecer un marco de acción para los países parte. Es por ello que plantea 23 objetivos, destacando los esfuerzos contra la trata de personas, la eliminación de la discriminación y las facilidades para un retorno digno y seguro.

Finalmente, la salida y el rechazo por parte del Gobierno de Jair Bolsonaro responde a la ideología de ultraderecha que el mandatario planteó durante su campaña presidencial, la que se caracterizó por los discursos racistas, misóginos y nacionalistas.