Diario y Radio U Chile

Escritorio

Nicolás Maduro: “Somos una democracia de verdad, no una democracia de las élites que reparten privilegios”

Junto con defender la Revolución Bolivariana y explicar su apreciación sobre el asedio a su gobierno, el mandatario anunció una guerra interna contra las malas prácticas. “Los peores enemigos son el corrupto y la corrupta son peores que todo el imperialismo junto”, afirmó.

Patricio López, desde Caracas

  Jueves 10 de enero 2019 21:07 hrs. 
sgdgsdgddgsgds

Ante la presencia de las delegaciones de 94 de los 112 países que reconocieron el nuevo mandato de Nicolás Maduro, además de los poderes del Estado, con excepción de la Asamblea Nacional, el mandatario de Venezuela hizo una exposición sobre el momento de la Revolución Bolivariana y el lugar que juega Venezuela en la geopolítica mundial, lo que, a su juicio, explica el asedio internacional que existe hacia su gobierno.

En primer lugar, se refirió a la no participación de un sector de la oposición en la elección de mayo pasado y atribuyó a un plan previo a los comicios la decisión de no reconocer su triunfo, debido a que la disidencia no iba a poder impedirlo por la vía democrática. “Estados Unidos decidió impugnar las elecciones mucho antes que empezara el proceso e, incluso, su encargado de Negocios en Caracas amenazó a dirigentes que habían hecho un trabajo sistemático para ser candidatos, como Henry Ramos Allup, para que se bajaran y cambiaran su discurso”.

Al respecto, Maduro enfatizó en que el Chavismo ha ganado 23 de las 25 elecciones que se han realizado en los últimos 19 años, varias de ellas por holgado margen, y que nunca ha habido acusaciones de fraude. Desafió a que se buscara otro país que hubiera consultado tantas veces al pueblo en tan poco tiempo e, incluso, recordó que “el único referéndum revocatorio presidencial de la historia de la Humanidad se hizo por solicitud de la oposición bajo el mandato del comandante Hugo Chávez”, donde el entonces presidente ganó con claridad.

En los últimos tres años, recordó que el Chavismo ganó por voto popular y sin impugnaciones 19 de 23 gobernaciones, 307 de 335 alcaldías y la elección presidencial por un 67,8 por ciento. “Somos mayoría, por eso estamos aquí”, afirmó.

Con esos antecedentes y con las políticas sociales de los gobiernos chavistas en favor de los sectores populares, el mandatario desafió a que se precise quiénes están en contra de las mayorías. “Me dicen que hoy empieza la dictadura de Maduro y lo mismo decían de Hugo Chávez, quien ganó democráticamente las elecciones en que participó y quien fue el más grande democratizador de la historia republicana de Venezuela”, sostuvo.

rwrwqwqrrwq

Pueblo participativo: cultura participativa

Al hablar de la naturaleza de su liderazgo, Maduro afirmó que “vengo de una forja popular que solo se puede entender si se vive. Nuestra escuela es la de las luchas populares, de los barrios de Caracas y de los sindicatos, no estudié en la Escuela de las Américas”.

Defendió su modelo como el de una democracia radical: “somos una democracia para el pueblo de verdad-verdad, no una democracia de las élites con presidentes que llegan al gobierno para repartir privilegios en vez de riqueza”.

Para que su punto de vista fuera ratificado o desmentido, hizo un llamado a los extranjeros presentes en el salón del Tribunal Supremo de Justicia. “Siempre le digo a los invitados internacionales: váyanse a la calle, donde quieran, hablen libremente con el pueblo y vean con sus propios ojos el nivel de conciencia y compromiso de los venezolanos con este proyecto”.

Precisamente, es eso lo que temen sus adversarios geopolíticos, sostuvo. “Han querido destruir el hermoso proceso de la revolución bolivariana para impedir que más temprano que tarde lleguen nuestras ideas a los pueblos para que se levanten y luchen por su dignidad”, afirmó.

 

Bolívar y la división en torno a Venezuela

En relación a América Latina y el Caribe, Maduro recordó por qué las banderas de Venezuela, Colombia y Ecuador llevan los mismos colores y franjas. Porque junto con Bolivia y lo que hoy es Panamá, “fuimos liberados por el mismo ejército. No lo olvidemos: el ejército que liberó a Colombia hace 200 años fue el del libertador Simón Bolívar, no el del Capitán América”.

Sobre el rechazo del Grupo de Lima a su nuevo mandato, afirmó que “en América Latina y el Caribe se ha impuesto en un grupo de gobiernos satélites de la voluntad de Washington una intolerancia ideológica extremista”, que Venezuela no se permitiría en sentido contrario. Al respecto, anunció la solicitud formal de una cumbre latinoamericana para discutir a agenda abierta todos los temas, incluyendo la situación de Venezuela, en la que los presidentes puedan conversar cara a cara sobre sus diferencias.

 

Lucha interna contra la corrupción

 Al final de su discurso, Maduro hizo una enérgica arremetida contra su propio sector. “Estoy hostigado con la indolencia, el burocratismo y la corrupción ¡Basta ya! Quiero que hagamos rectificaciones profundas a la Revolución Bolivariana. Esto corre para ti Maduro, para ti gobernador, para ti alcalde, para ti general y para ti venezolano y venezolana que me estás escuchando”, dijo, apuntando con el dedo a cada uno los estamentos presentes en la sala.

Maduro afirmó que “el peor enemigo es el corrupto o la corrupta que atenta contra el erario público y le hace daño al pueblo. Ese enemigo es peor que todo el imperialismo junto”.

Al finalizar, hizo un llamado a no olvidar a quiénes se deben las autoridades: “se lo debemos a ese pueblo noble que a pesar de todo nos ha apoyado año tras año, elección tras elección y que ha demostrado que está dispuesto a dar la vida en las calles por esta revolución. No podemos fallar y no fallaremos. Lo juro por mi vida y lo juro por mi patria”, sostuvo.