Diario y Radio U Chile

Año XI, 25 de abril de 2019

Escritorio

Gobierno intentará eliminar indicaciones que buscan penar el negacionismo

En conversación con nuestro medio, la diputada integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara, Carmen Hertz, criticó la intención del Ejecutivo y aseguró que el argumento de la "libertad de expresión" no es más que un "pretexto banal" que no se condice con el derecho internacional

Diario Uchile

  Viernes 1 de febrero 2019 16:27 hrs. 
derechos-humanos-violadores-1_816x428

El Gobierno presentará indicaciones para eliminar el nuevo tipo penal de negacionismo y el de incitación al odio que incluyeron parlamentarios de la oposición al proyecto sobre incitación a la violencia.

La enmienda, que fue presentada en la Comisión de Derechos Humanos por la diputada Carmen Hertz, busca sancionar a quien apruebe u objete las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la dictadura cívico- militar.

Con esto, el Ejecutivo buscaría volver a la propuesta legal inicial enviada por la ex Presidenta Michelle Bachelet. Una acción que se concretaría durante marzo, cuando el proyecto sea discutido en la Sala de la Cámara.

Desde el Gobierno, la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, señaló a La Tercera que existe “la convicción de que el derecho a la libertad de expresión no puede ser limitado sino en casos muy excepcionales y debidamente regulados, y mucho menos restringido con penas privativas de libertad, salvo en casos de particular gravedad”.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, la diputada comunista Carmen Hertz cuestionó la decisión del Ejecutivo y aseguró que “esta colisión entre la libertad de expresión y el negacionismo es algo que el derecho internacional lo resolvió hace mucho tiempo”.

En esa linea, la parlamentaria indicó que “la libertad de expresión no es un derecho absoluto, el límite que tiene precisamente la honra y la dignidad humana y los crímenes de lesa humanidad como los que ocurrieron en Chile, el genocidio y los crímenes de guerra, son atentados directos a la condición del hombre y es por eso que la comunidad internacional civilizada los fiscaliza y los penaliza. Por lo tanto, pretender que se está limitando la libertad de expresión es un pretexto absolutamente discutible, banal y el derecho internacional lo resolvió hace mucho tiempo.

La también abogada de derechos humanos manifestó que espera que “esta pretensión del Gobierno sea rechazada por la oposición y sectores de derecha en forma absoluta en aras de la coherencia democrática y valórica”.