Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 17 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

La digitalización del Estado: un nuevo desafío para la tercera edad

A finales de enero, el Gobierno presentó el Instructivo de Transformación Digital que busca que tanto el papel y las colas desaparezcan para siempre de la rutina de un trámite. No obstante, una parte de nuestra población pareciera que aún no esta lista para dar el paso. Los adultos mayores del país, de acuerdo a un análisis de Fundación País Digital, permanecen como el grupo etario que menos participa del Internet.

Ricardo Verdugo S.

  Sábado 16 de febrero 2019 15:41 hrs. 
03 julio 2012
Gente centro de Santiago

Domingo pareciera que tiene la mirada perdida, mientras, sentado en una banca del Paseo Estado, sujeta con ambas manos su mochila de color negro. No obstante, esto es solo una impresión. La verdad es que Domingo se mantiene pendiente de todo. Apenas vio que alguien se acercaba con intención de hacer preguntas, fijó su mirada y se dispuso a responder.

Con sus piernas aplasta una carpeta de color rojo, en la que se encuentran los papeles del trámite notarial que acaba de realizar.

“Momentáneamente lo estoy haciendo por papel. A mí me basta solo con el asunto del teléfono para hacer las comunicaciones con Whatsapp”, señala.

A sus 78 años, Domingo maneja un celular que aprendió a usar por su cuenta, y si bien reconoce que no es un experto, está dispuesto a seguir mejorando.

“Un día ‘x’ compré un celular y lo empecé a estudiar. Hay cosas que aún no las manejo bien pero me siento capacitado, inclusive, para enseñar. En ese sentido, a mi edad no tengo un tope de lo que podría hacer más adelante”.

La forma en que Domingo lleva a cabo sus diligencias sigue siendo bastante común. Sin embargo, dentro de unos años tal vez no lo sea, o al menos eso es lo que anunció el actual Gobierno a través del Instructivo de Transformación Digital, que busca que, para 2023, tanto el papel y colas desaparezcan para siempre de la rutina de quien necesita realizar un trámite.

De acuerdo al análisis realizado por la Fundación País Digital a las últimas tres encuestas Casen, titulado “Brecha en el uso de Internet – una expresión de la exclusión social”, los adultos mayores de nuestro país son el grupo que menos ha progresado en su inserción al Internet y, en 2017, las personas por sobre los 80 años demostraron no llegar siquiera al 10 por ciento de participación en la red.

A pesar de que dicha transformación aparece como un desafío demasiado cercano, Domingo acepta que así están las cosas.

“Está bien para que uno se supere. Es una superación de por vida”, concluyó.

bty

Mediante su teléfono celular, Domingo se hizo parte del internet y la digitalización. No obstante, los números demuestran que su caso está muy lejos de ser el que represente a la mayoría de la tercera edad

La brecha etaria de internet

El correcto manejo del internet aparece como un primer paso para que, tanto adultos mayores u otros grupos rezagados, puedan empoderarse ante la digitalización de la vida. En este sentido, nuestros adultos mayores parece que, de acuerdo a las estadísticas, van por buen camino. Lento, pero seguro.

Según consignó País Digital en su análisis de las últimas tres encuestas Casen, después de cuatro años, el porcentaje de chilenos entre 65 y 69 años que navega por la web pasó de un 17,5 por ciento a un 37,1 por ciento. No obstante, esta cifra, que a todas luces se ve alentadora, desciende drásticamente si se observan los números arrojados por el grupo etario más longevo de la medición, el cual, desde los 80 años hacia arriba, pasó de un 4,9 por ciento a un 9,8 por ciento. Es decir, a pesar de que sí se ve un avance, ni siquiera el 10 por ciento de las personas sobre 80 años en nuestro país accede al internet.

El estudio titulado “Brecha en el uso de Internet – una expresión de la exclusión social” da cuenta de múltiples factores que juegan a favor o en contra del acceso de las personas a la red. Y es precisamente el término “brecha digital”, el cual, el director a cargo de la medición, Ricardo León, quiere acotar.

“Cuando uno entiende brecha digital, uno tiene que saber que es una diferencia entre los grupos que usan Internet y los que no, pero también una diferencia entre las personas que usan Internet pero no saben como utilizarlo bien”.

En resumen, la Casen refleja que desde los 65 años sí existe un aumento de personas mayores “online”, pero no puede determinar si el aumento va acompañado de un buen manejo.

Para Ricardo León, director de estudios de País Digital, “obviamente la edad es un factor súper fuerte, ya que hace reticencia a la tradicionalidad y los hábitos que han formado durante su vida”, pero, al mismo tiempo, señala que en esta materia no sería el único.

“Hay una multiplicidad de factores que entran en juego y que podemos agregarlo a la edad, como por ejemplo el nivel socioeconómico, si pertenecen al campo o la ciudad”.

Circulo-Sewell-Nuevos-Computadores-2

En la actualidad, las mediciones señalan que el porcentaje de adultos mayores entre 65 y 69 años llegó a los 37,1%. Si hablamos de personas por sobre los 80, esta cifra desciende drásticamente al 9,8%

Otro de los factores que destaca es la conexión que pueden tener las personas de la tercera edad con sus familias o la sociedad en general.

“Nosotros hemos visto a través del estudio que, muchas veces, lo que el adulto mayor aprende lo logra porque en la familia se está ingresando el uso de internet de forma paulatina. Por ejemplo, si un nieto está usando internet, se junta con el adulto mayor y empiecen a usar internet de forma conjunta”, afirmó.

Ahora bien, más allá de los esfuerzos propios de la persona o los que puedan llevar a cabo sus cercanos, el Gobierno de Chile también ha tomado cartas en el asunto.

Según datos de la novena Encuesta de Acceso y Usos de Internet, presentada en mayo del 2018, un 60 por ciento de personas entre 61 a 75 años, “nunca ha utilizado un computador”. Es por eso que la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) inició la campaña “Adulto Mayor 2.0”, que busca impulsar el uso de la tecnología en la tercera edad.

Entre las capacitaciones que se pretenden impartir mediante las distintas plataformas de la Subtel se encuentra una que puede resultar clave de cara a los próximos años. Esta es la realización de trámites por internet.

Tramites online y digitalización focalizada

Un caso distinto al de Domingo, quien con 78 años de a poco se ha insertado en el mundo de la tecnología, es el de Norma, que a sus 85 años dice ser “a la antigua”. Ella también figura sentada en una banca de Paseo Estado y, al ser consultada, pide que le hablen fuerte y claro ya que “el aparato” no le anda muy bien.

“Trato de ir a la par de la gente, pero la tecnología no la domino. Creo que eso es psicológico. Yo fui cantante, cantante lírica, o sea, lo mío era el arte”, señaló.

Norma comentó que en algunas oportunidades le han ofrecido obtener una clave de internet para sus cuentas o trámites, pero ella los ha rechazado.

“Todo personal, lo pago todo personal. Soy muy a la antigua. Cuando veo que me ofrecen eso yo cambio, simplemente digo que no”.

De acuerdo al anuncio hecho por el Presidente Sebastián Piñera, el Instructivo de Transformación Digital pretende que los servicios públicos eliminen los trámites que no sean necesarios y digitalicen, al menos, el 80 por ciento de los trámites que aún no estén en este formato a más tardar el 31 de diciembre del 2021, y un 100 por ciento antes de la misma fecha del 2023.

A pesar de parecer un cambio algo drástico, para el experto de País Digital, Ricardo León, es un paso que países desarrollados dieron por adelantado.

“En la mayoría de los gobiernos desarrollados digitalizaron muy rápido sus trámites aun sabiendo que parte de su población no estaba conectada o no era usurario digital por defecto. Claramente las condiciones de ellos son distintas a las de Chile, pero lo que se ha visto es que el beneficio para la población es mucho mayor cuando el trámite es digital por defecto. Aquí se trata de un beneficio completo a la ciudadanía. Sería raro ir en la forma contraria, primero enseñarles a los adultos mayores la forma digital y después digitalizar los trámites”.

WhatsApp-Image-2018-06-25-at-17.01.37-660x477

La Transformación Digital anunciada por Sebastián Piñera pretende que, de aquí al 2023, el 100% de los trámites se realice vía online.

En Francia, por ejemplo, una encuesta a nivel nacional del año 2014 arrojó que la tercera edad representaba el 24,1 por ciento de los usuarios totales de Internet. Al mismo tiempo, se posicionaron como el segmento etario que más horas pasaba conectado.

Clave para la participación de los adultos mayores fue su hábito de consumo de los dispositivos tecnológicos. Las cifras de 2014 demostraron que el 52 por ciento de la tercera edad francesa poseía una tablet, y el 17 por ciento un ordenador fijo o portatil.

Estos niveles adquisitivos llevaron a la población mayor a constituirse como un público objetivo de interés para la industria, que llegó a denominarlos como los “silver surfeurs” de la web.

En nuestro contexto, las cifras de consumo y adquisición tecnológica ya presentadas se ven como algo difícil de replicar en el corto plazo. De todos modos, Ricardo León insiste en mirar hacia países desarrollados.

“Lo que hemos visto en los casos internacionales es que los servicios específicos ofrecidos a los adultos mayores deben ser enseñados en digital, y de ahí partir. Por ejemplo, en el caso de las pensiones, mucho de lo que vemos en la forma de cobrarlas es que el adulto mayor lo hace de forma física, o no está disponible el procedimiento en forma digital, o no se le ha enseñado al adulto mayor. Ese es un caso típico de falta de uso de la digitalización y que puede mejorar los índices de conectividad de los adultos mayores”.

Los datos de la Subsecretaría de Telecomunicaciones muestran que, aunque el 95 por ciento de los chilenos accede a Internet con su celular, solo 30 por ciento declara hacer trámites online con el Estado. Ahora bien, del 100 por ciento de estos trámites, solo el 30 por ciento se encuentra disponible en el formato web. Es decir, no solo se trata de los adultos mayores, sino que de un sistema completo.

Si bien para la Transformación Digital de 2023 aún faltan cuatro años, el desafío de insertar a los adultos mayores chilenos en la digitalización aparece como un objetivo inmediato, sobre todo si es el mismo Estado el que pretende, en el corto tiempo, dar el siguiente paso.