Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Senador Insulza por ayuda humanitaria en Cúcuta: “Con militares, no es humanitaria”

El próximo 23 de febrero asoma como una fecha clave en el desarrollo de la crisis que sufre el país caribeño. Por un lado, ese día se pretende que, a través de un corredor humanitario protegido por militares de Estados Unidos y Colombia, ingrese la ayuda humanitaria a Venezuela. Por otro, se cumplen los 30 días de plazo que el artículo 233 de la Constitución venezolana le entrega al presidente encargado para llamar a elecciones.

Tomás González F.

  Martes 19 de febrero 2019 18:47 hrs. 
Tres aviones con más de 100 soldados cada uno, llegaron desde Estados Unidos a Cúcuta, Colombia.


Este martes, senadores socialistas y ex cancilleres, entre otras personalidades ligadas a la política exterior del país, se reunieron para presentar una declaración sobre la situación en Venezuela y la política exterior que ha llevado a cabo el Gobierno de Sebastián Piñera.

A la cita asistieron el senador socialista José Miguel Insulza, el ex director de la dirección de Relaciones Internacionales de la Cancillería, Osvaldo Rosales, el ex embajador de Chile en Venezuela, Pedro Ramírez, y el ex ministro Carlos Ominami, en representación de los 16 firmantes de la declaración.

En la declaración, los políticos expresaron que “el Gobierno de Chile, así como el resto de los países que constituyen el llamado Grupo de Lima, ha sido extremadamente débil en la defensa de una salida pacífica a la crisis venezolana”, y que la posición del gobierno que lidera Sebastián Piñera “rompe con la tradición de autonomía de nuestra política exterior”.

El ex ministro y ex senador Carlos Ominami manifestó que la posición del Gobierno de Chile frente a la situación de Venezuela no es un caso aislado.

“Sentimos que el gobierno de Sebastián Piñera está abandonando la política de Estado y optando por un sistema inconsulto que traerá graves consecuencias. Se estima, además, que la posición de Chile sobre Venezuela no es un caso aislado, aquí se están rompiendo las bases de la política de Estado en materia internacional: el multilateralismo y la integración regional”, señaló Ominami.

Además, en la declaración, los firmantes rechazan la amenaza de una intervención armada por parte de Estados Unidos, expresando que “una democracia sana no se construye ni sobre la base de la amenaza militar externa o interna”.

file_20190219142008

La “ayuda humanitaria”

Esto, en medio de la polémica que ha generado el reciente anuncio del Presidente de la República, en el que ratificó que viajará este viernes hasta Cúcuta, ciudad colombiana fronteriza con Venezuela, para hacer presencia en la entrega de la ayuda humanitaria que el autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha solicitado. Cabe recordar que esta acción ha quedado fijada para el próximo sábado 23 de febrero, día para el que el diputado Juan Guaidó ha convocado movilizaciones y caravanas de personas para acompañar la entrada de la ayuda humanitaria a territorio venezolano.

Una acción que ha despertado críticas en quienes observan con desconfianza la creación de un corredor humanitario protegido por fuerzas extranjeras, argumentando que la conformación de este corredor y la presencia de militares de Estados Unidos y Colombia para resguardar el mismo son parte del plan de intervención militar del país norteamericano.

Consultado sobre la posibilidad de que la conformación de un corredor humanitario implique la intervención de militares extranjeros, el senador socialista y también firmante de la misiva, José Miguel Insulza, en conversación con nuestro medio, expresó que cualquier intervención tiene consecuencias no deseadas en los países.

“Las intervenciones, con cualquier nombre, humanitarias o todo lo demás, son y siguen siendo intervenciones, y tienen consecuencias que son graves y no deseadas en los países”, dijo el ex Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA). Además, respecto de las sospechas sobre una posible intervención a través del corredor humanitario, Insulza aclaró su posición: “yo soy partidario de la ayuda humanitaria a Venezuela y que se busquen sinceramente los medios adecuados para evitar una politización de eso. Pero no con militares, porque con militares no es humanitaria”, sentenció.

Así también, el ex embajador de Chile en Venezuela, Pedro Ramírez, explicó que la ayuda humanitaria no puede utilizarse como una excusa para generar una intervención militar en el país caribeño. 

“No se puede utilizar la ayuda humanitaria para llevar adelante agresiones militares externas. No se puede, porque eso es desvirtuar la ayuda humanitaria en todas partes del mundo, no sólo en Venezuela. Entonces, utilizar esa ayuda que ellos están dando para justificar una intervención militar me parecería grave. Pero si el presidente Maduro, en este momento permitiera el ingreso de toda la ayuda humanitaria, ya el pretexto para la intervención militar quedaría obsoleto”, señaló el ex embajador.

Fin del plazo

Otro hito que marcará este 23 de febrero, es el fin del plazo que establece el artículo 233 de la Constitución Política de Venezuela para que el presidente encargado proceda a una nueva elección universal, directa y secreta.

Guaidó ha citado constantemente éste artículo, justificando en él su autoproclamación como presidente encargado, facultad que el texto citado le entrega al Presidente de la Asamblea Nacional, solo en caso de que se produzca una falta absoluta del Presidente electo antes de tomar posesión. El texto define como faltas absolutas del Presidente: su muerte, su renuncia o destitución decretada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), su incapacidad física o mental permanente; o el abandono del cargo decretado como tal por la Asamblea Nacional.

Es esta última causal la que le atribuye la Asamblea Nacional a Nicolás Maduro y por la cual el diputado Guaidó se autoproclamó presidente encargado el pasado 23 de enero. Sin embargo, el mismo texto especifica que si la falta absoluta es “antes de tomar posesión: se procede a nueva elección dentro de los 30 días consecutivos siguientes”.

Los 30 días de plazo para que el diputado llamase a elecciones terminan este sábado 23 de febrero, mismo día en que se llevará a cabo la entrega de la ayuda humanitaria y de la apertura del corredor humanitario que abrirán militares de Colombia y Estados Unidos.