Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de noviembre de 2019

Escritorio

Déficit hospitalario: las razones detrás de una cifra que aumenta

El déficit de los hospitales marcó un nuevo récord, alcanzando una deuda histórica de $801.962 millones de pesos en 2018. Prestaciones más bajas que los costos de atención, lineamientos ministeriales que apuntan a una mayor producción y un plan de austeridad fiscal son algunos de los elementos que han agudizado un sobregasto que año a año va en aumento.

Tomás González F.

  Miércoles 27 de febrero 2019 18:03 hrs. 
hospital_0

El déficit financiero de los servicios de salud en Chile aumentó en un 27 por ciento respecto del sobregasto que tuvo el sector hospitalario en 2017, llegando, este año, a un monto de $801.962 millones. Una nueva cifra récord para un endeudamiento que cada año aumenta más.

Del desglose de éstas cifras, llama la atención el alza que se presentó en la deuda con los proveedores de la industria de la salud, la que tuvo un aumento de un 49 por ciento respecto del 2017, representando la mayor alza desde 2013. De la deuda, un monto de $358 mil millones corresponde a este ítem. La información fue dada a conocer por la subsecretaría de Redes Asistenciales y rápidamente generó reacciones en el parlamento.

En conversación con nuestro medio, el senador PPD y presidente de la Comisión de Salud del Senado, Guido Girardi, hizo un llamado al gobierno a sincerar los temas de fondo que producen el aumento sostenido del déficit.

“La deuda, en cierta manera, sincera algo que existe: que todavía falta una cantidad inmensa de recursos para garantizar la salud de la población”, sostuvo Girardi.

“Entonces, yo creo que de una vez por todas, así como se ha hecho en educación y como se quiere hacer en pensiones, hay que definir si la salud es algo importante o no para los chilenos y si va a ser una prioridad -hoy día no lo es- y, por lo tanto, entregar los recursos necesarios para que las personas tengan garantizado un derecho humano básico y mínimo a la salud”, criticó el senador.

La subsecretaría de Redes Asistenciales, a través del cuestionado subsecretario Luis Castillo, manifestó que la meta para el año 2019 es reducir el déficit a un monto de $755 mil millones, es decir, reducir la deuda en un 6 por ciento. Sin embargo, para el diputado socialista y presidente de la comisión de Salud de la Cámara, Juan Luis Castro, esta meta no es suficiente si se quiere lograr un cambio estructural en el sistema de salud.

“Si uno se da cuenta, estamos hablando de más de mil millones de dólares actualmente. Nunca se había dado una cifra tan escandalosa en Chile. Mientras no haya un cambio estructural, que es lo que echamos de menos, difícilmente gradualidades tan pequeñas como decir seis por ciento o cifras de ese orden van a poder ser más que una pequeña aspirina en el sistema”, criticó el parlamentario.

Sin embargo, para el experto en economía de la salud y director de la Fundación Creando Salud, Matías Goyenechea, este es un tema que viene con mucho arrastre, por lo que responde a factores estructurales y a otros coyunturales. Respecto de los elementos estructurales, Goyenechea fue categórico en que el problema viene de la forma en la cual se financian los hospitales, o sea, en base al pago de un arancel por cada prestación. Es decir, por cada actividad que realiza un hospital se le paga un precio por parte del Estado.

gewweewwegweg

El problema, para el experto, es que estos precios son fijados no por criterios relacionados a los costos reales de la atención de salud, sino más bien a raíz de la disponibilidad presupuestaria de Hacienda. Esto produce que, desde hace más de una década, el costo de una atención pueda ser hasta un 300 por ciento más alto de lo que le paga el Fondo Nacional de Salud (Fonasa) al hospital.

“Nuestro sistema de salud tiene un grave problema. No hay una transparencia del gasto real. En el fondo, estos presupuestos van aumentando, pero el precio de los insumos también, y así el resto. Como tenemos una regla fiscal que busca contener gastos, se define por decreto cuánto va a aumentar ese arancel. El problema es que esa brecha cada vez se va haciendo más grande y lo que se ha venido haciendo es parchar esto en el camino, por lo que Hacienda tiene que pasarle plata por el lado al Minsal para hacerse cargo del pago de los proveedores”, dijo el director de la Fundación Creando Salud.

Entre los elementos coyunturales que destaca Goyenechea están los lineamientos ministeriales que guían el proceder de los servicios de salud.

“Dado que hay un lineamiento de terminar con la lista de espera, eso va a repercutir en mayor producción y, por lo tanto, mayor gasto. Eso me genera mayor deuda”, comentó el experto.

Entre las medidas con las que la subsecretaría de Redes Asistenciales busca paliar la deuda de los servicios de salud y cumplir su meta, destacaron el hacer compras conjuntas de medicamentos y disminuir las ausencias por concepto de licencias médicas.

“Todas esas cosas siempre se han dicho y hasta ahora ninguna ha resultado. O sea, el gobierno pasado también dijo lo mismo: ‘vamos a terminar con las compras a sociedades o vamos a hacer compras inteligentes’ y un montón de cosas. Pero después de todas esas declaraciones, cuando uno ve al final del año qué es lo que pasó, la verdad es que ninguna de esas cosas funcionaron”, dijo Goyenechea.

Desde el Ministerio de Salud argumentan que gran parte del déficit es estructural y que éste deja poco margen para la gestión, ya que correspondería a elementos ineludibles. No obstante, deslizaron dos factores que justificarían el incremento: la rebaja presupuestaria de más de 100 mil millones por austeridad fiscal, y una mayor actividad asistencial que derivó en un alza de la producción.

Aún así, según las estimaciones de la cartera, con las medidas que buscan implementar se podría llegar a un ahorro de $43 mil millones, es decir, un poco más del 5 por ciento de la deuda.