Diario y Radio U Chile

Año XI, 26 de marzo de 2019

Escritorio

Lucia Dammert por control de identidad: “No es una política para enfrentar el problema”

Durante esta semana, el Gobierno anunció que presentará una iniciativa que busca ampliar el control preventivo de identidad para disminuir el número de menores infractores de ley. Sin embargo, para la cientista política, Lucia Dammert, este proyecto se trata de una estrategia del Ejecutivo para retomar la agenda política.

Pilar León

  Jueves 14 de marzo 2019 19:24 hrs. 
Carabineros control de identidad

Con el objetivo de aumentar las atribuciones de la policía para combatir la delincuencia, el Gobierno anunció que presentará un proyecto de ley que busca ampliar el control preventivo de identidad a los menores entre 14 y 17 años.

Respecto de esta iniciativa, Radio Universidad de Chile conversó con la cientista política y académica de la Universidad de Santiago (Usach), Lucía Dammert.

Para la académica, este proyecto de ley responde a una estrategia comunicacional por parte del Ejecutivo para retomar la agenda con un tema que es la seguridad.

“El Gobierno sabe que tiene parte importante del apoyo de la ciudadanía, del sentido común de la gente con este tema, entonces, propone iniciativas de control que son parte del último recurso para manejar la agenda que ha tenido la centro-derecho durante los últimos años en Chile”.

Lucia Dammert

Lucía Dammert

“De esta forma, (el gobierno) buscó retomar la agenda de la discusión política, agenda que se le había ido después de la marcha del 8 de marzo, agenda que se le había ido de las manos a algunos de sus voceros.  Entonces, buscaron en el lugar donde saben que tiene más capacidad de encontrar y esos son los temas de delincuencia. Y, probablemente, esto refleja una sensación ciudadana de que ‘hay muchos más jóvenes participando en hechos delictuales’ lo cual no se refrenda con la realidad”, agregó.

Respecto de la efectividad de esta iniciativa, la cientista política afirmó que no hay ninguna investigación que demuestre que mientras más se controle a los jóvenes estos desarrollen un respeto por la institucionalidad, “por el contrario, en los países donde las policías tienen alto nivel de discrecionalidad, los jóvenes le pierden temor a enfrentarse a la policía, más bien buscan enfrentarse a ella por situaciones diversas. Además de pasar a llevar los derechos del niño y la infancia, también es una política que vincula a los jóvenes y a los niños con la policía de una forma no deseada”.

De acuerdo a Lucia Dammert, lo que se necesita para solucionar el problema de los menores y la violencia “son programas preventivos en serio, que disminuyan los niveles de deserción que hay hoy en las escuelas -hace una semana salió que hay alrededor de 358 mil jóvenes fuera del colegio-, se requieren programas de estímulos para que los estudiantes se queden en el colegio y terminen, se requieren programas para enfrentar los problemas de salud mental -muchos jóvenes con problemas conductuales terminan vinculados a hechos de violencia-, entre otras varias iniciativas”.

“Entonces, poner el acento en la última parte del eslabón de la cadena es un error, esta no es una política para enfrentar el problema de los jóvenes y la violencia, se requieren mucho menos Ministerios de interior y muchos más ministerios sociales, como el Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud “, añadió.