Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 2 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Agrupación Parir-Nos: Cuando la cesárea se realiza de forma rutinaria, es un acto de violencia

De acuerdo a datos del Minsal, el 48 por ciento de los partos se realizan mediante cesárea, superando los estándares internacionales. Según distintas organizaciones, la alta tasa se debe al miedo que se ha instaurado sobre el parto normal. "Lo que debe garantizar el Estado es la educación".

Pilar León

  Martes 19 de marzo 2019 8:19 hrs. 
Generated by  IJG JPEG Library


Según datos del Ministerio de Salud (Minsal), Chile es el el tercer país dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) donde más se realizan este tipo de intervenciones, luego de Turquía y México.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los últimos 20 años han aumentado en el mundo el número de intervenciones que antes se efectuaban solo para tratar ciertas complicaciones durante el parto, como son las cesáreas.

La entidad considera que este mecanismo debería utilizarse sólo de forma excepcional y recomienda que el número de partos por cesárea sea entre un 10% y 15%.

En Chile, conforme a la Guía Perinatal del Minsal, esta cirugía mayor procede solo bajo indicación médica por causa fetal, ovular y materna. No obstante, cifras de la misma cartera señalan que un 62% de los partos en clínicas son por cesárea y casi la mitad de estas intervenciones no tienen justificación médica.

Para María José Fuentes, sicóloga clínica e integrante de Parir-Nos, la alta tasa de cesáreas se debe a que se han convertido en intervenciones médicas de rutina, basadas en el temor sobre el parto normal: “Cuando se realiza de forma rutinaria, ya es un acto que para nosotras constituye una violencia que es innecesaria, porque la cesárea es mucho más que el parto vaginal. Sin embargo, muchas veces se hace a través del miedo que se le impone a la mujer respecto de un proceso que es totalmente normal y acompañable”.

15073490_1187221538065919_5443090042216272912_n

Fuentes recalcó que “es violencia, porque muchas veces surge desde la desinformación de las mujeres y con un consentimiento que es a través del miedo: frases como ‘tu bebé es muy grande’, ‘tus caderas son muy estrechas’, ‘viene en tal posición y no lo podemos sacar’, entre otras, comienzan incluso antes del parto. También es violencia porque es una operación que hacen sin tener necesidad, siendo un procedimiento que te pone en riesgo”.

María José Oyarzún, matrona de la Asociación Chilena de Protección de la Familia (Aprofa), coincidió con que las altas cifras se deben”al miedo instaurado que tenemos en general como cultura al parto normal”.

“Siempre se nos ha inculcado el susto, el miedo a lo que puede ser un parto y el proceso. Por eso las mujeres lo que hacen es sentarse con sus médicos de cabecera y pedir la cesárea”, añadió.

A juicio de Oyarzún no se trata de una violencia propiamente tal, sino que se debe a la falta de educación sexual y reproductiva por parte del Estado: “Estamos muy al debe en relación a los derechos sexuales, pero todavía más respecto de los derechos reproductivos de las mujeres: que ellas puedan elegir entendiendo qué va a significar un parto normal y qué va a significar una cesárea”, recalcó.

“Justamente lo que debe garantizar el Estado es que la educación en los centros de salud primaria y en las consultas sea orientada hacia un parto normal”, señaló.

Con el objetivo de cumplir con las recomendaciones de la OMS, en Chile los recintos privados de salud comenzarán a fiscalizar que las cesáreas se realicen bajo indicación médica y a fomentar el parto normal, medidas que en el sector público de salud ya se están llevando a cabo.