Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de septiembre de 2019

Escritorio

Caso Corpesca: la amistad del Ministro y el “raspado de olla” en la cuarta jornada de juicio

Las declaraciones del titular de Justicia en apoyo a Jaime Orpis y su decisión de prestar testimonio en el mismo Ministerio ha generado escozor en la opinión pública. Es un acto simbólico con "una lógica de ética un poco complicada", asegura la académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Mireya Dávila.

Ricardo Verdugo S.

  Jueves 28 de marzo 2019 18:50 hrs. 
A_UNO_647606-818x460

El Ministro de Justicia, Hernán Larraín, vuelve a causar polémica a raíz del caso Corpesca, y en particular, por el testimonio que entregará a favor de Jaime Orpis, quien arriesga 21 años de cárcel por supuesto cohecho, delitos tributarios y fraude al fisco.

Dicho testimonio, según se dio a conocer esta jornada, se llevará a cabo en las inmediaciones del Ministerio de Justicia, lo que, a pesar de ajustarse a los margenes legales, ha generado división en la opinión pública, e incluso desde el mismo Gobierno, debido a las confusiones que podría generar en medio del proceso.

“Yo lo señalé en forma clara que esta era una situación de carácter personal, que el ministro Larraín había sido citado como testigo y que tenía la obligación de comparecer como testigo, pero que era un asunto personal y no institucional”, afirmó el Ministro del Interior, Andrés Chadwick.

No obstante, en conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, el diputado Evópoli y miembro de la Comisión de Pesca del Congreso, Francisco Undurraga, señaló que Larraín se encuentra en todo su derecho de declarar desde el ministerio.

“Son atribuciones que tienen las autoridades, y si el juez no puso ninguna dificultad, no veo ningún problema. Aquí lo importante es que se haga justicia, que se castigue a los que son culpables y se libere a quienes no lo son”.

En contraparte, la académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Mireya Dávila, calificó esta petición como un acto “simbólico” inadecuado.

“Tiene una lógica de ética un poco complicada. En el fondo, cuando una persona recibe otra en el ministerio, hay toda una lógica simbólica, que es distinta a que el ciudadano Larraín vaya a la justicia y declare. En estos casos las formas importan, e importan harto”.

larraín-hernán-1024x640-e1528127192474

A principios de semana, el ministro Hernán Larraín hizo público su apoyo a Jaime Orpis. Esta vez, solicitó que su declaración sea tomada directamente en el Ministerio de Justicia.

El verdadero “raspado de olla”

Este jueves, el caso Corpesca atravesó por su cuarto día de alegatos, pero, más allá de cualquier avance en el juicio, fue una frase emitida por la fiscal Ximena Chong la que llamó la atención de quienes se encontraban presentes.

En sus argumentos de apertura, Chong aseguró que demostrará cada una de las boletas con las que Jaime Orpis presuntamente defraudó al Fisco. Y por otro lado, reveló que el ex senador incluso llegó a pedir a sus asesores que le devolvieran los aguinaldos que por ley les correspondían y eran entregados por el Estado. Dicha petición la llevó a concluir que nos encontramos ante “el verdadero raspado de olla”.

“Acreditaremos que corresponde a pagos de aguinaldos que eran pagados por reflejo a los asesores de aquellos que eran obligatorios para quienes eran empleados del Senado (…) hasta aquellos mínimos dineros de aguinaldos eran entregados al senador. Ese es, a nuestro juicio, el verdadero raspado de olla, pero el verdadero raspado de la olla del Estado”.

Para el abogado querellante, Nicolás Acevedo, dicha frase representa fielmente la gravedad del caso.

“Lo que hace la fiscal Ximena Chong es expresar en pocas palabras cual es la cuantía y el grado de perjuicio que ha significado la conducta de los acusados a la administración del Estado y al fisco de Chile. Esa frase lo que hace es resumir este tipo de acciones y la connotación de este tipo de conductas en relación a la función desempeñada por los parlamentarios, y que es bastante similar a lo que hemos conocido en otros casos de connotación pública”.

Cabe recordar que la frase hace referencia a los correos enviados por Iván Moreira a Hugo Bravo, en el cual solicitaba “un raspado de olla para los últimos 100 m de campaña”.

El ex parlamentario de la UDI, Jaime Orpis, arriesga 21 años de cárcel debido a los supuestos pagos, por más de 233 millones de pesos, que habría recibido de Corpesca para favorecer sus intereses en la tramitación de la Ley de Pesca.

Nota de la edición: Luego del cierre de este artículo, el Ministro de Justicia hizo público un comunicado en el que señala que ha “pedido a la defensa de Jaime Orpis no participar como testigo en este caso, solicitud que ha sido concedida”. En el texto, el titular de  Justicia manifiesta que espera que su decisión despeje las inquietudes públicas que no deseó provocar. 

 

Foto: @AgenciaUno