Diario y Radio U Chile

Año XI, 23 de mayo de 2019

Escritorio

Estudiantes de la U. de Chile y organizaciones sociales se unen en rechazo al TPP-11

El acuerdo será votado este martes en la Cámara de Diputados. "Les exigimos a los diputados que voten en contra, porque sino lo hacen, vamos a ser los responsables de que hagan este nuevo colonialismo", indicó la guardadora de semillas Patricia Núñez.

Diario Uchile

  Lunes 1 de abril 2019 19:49 hrs. 
WhatsApp Image 2019-04-01 at 6.11.16 PM (2)

Este lunes, un grupo de estudiantes de la Universidad de Chile se reunió en el frontis de la Casa Central del plantel para rechazar el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TPP-11).

En la ocasión, participaron organizaciones medioambientales junto a la Secretaría de Solidaridad con los Pueblos Oprimidos (SESOPO) y la Secretaría de Medio Ambiente (SECMA) de la FECh.

La guardadora de semillas Patricia Nuñez, más conocida como “Dedos Verdes”, indicó que este acuerdo es “un tratado que se hizo bajo cuatro paredes y que no ha salido a la luz pública”.

“Les exigimos a los diputados que voten en contra, porque sino lo hacen, vamos a ser los responsables de que hagan este nuevo colonialismo y que usurpen nuestros recursos naturales, nuestros derechos laborales y nuestros derechos humanos. La semilla sagrada no va a ser privatizada y aquí hay mucha gente que dice lo mismo”, dijo.

Por su parte, Fresia Ramírez, miembro de la secretaría de Medio Ambiente de la FECh, indicó que si se aprueba este tratado “no habrá vuelta atrás”. “

“Como estudiantes rechazamos completamente este tratado y hacemos un llamado a pobladores y agricultores para que se unan a este rechazo y emplacen a los diputados”, manifestó.

El TPP 11 –acuerdo económico transnacional que involucraría a 11 países de la cuenca del pacífico, entre ellos, Chile-  será votado el martes 2 de abril en la Cámara de Diputados.

Este tratado involucraría la elaboración de leyes a partir de las políticas de grandes conglomerados, entre estos, la Ley Monsanto que conlleva a la privatización de semillas y la consolidación del mercado de transgénicos en el país.

Otro de los puntos es que este tratado sólo reconoce cinco derechos laborales universales, dejando fuera el derecho de vacaciones y el de pre y post natal, entre otros.