Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de octubre de 2019

Escritorio
Patricio López

Mensaje de los poderes del mundo: que nadie haga nunca más lo que hizo Julian Assange

Patricio López | Jueves 11 de abril 2019 12:20 hrs.

A la rastra fue sacado Julian Assange desde la embajada de Ecuador en Londres. Las imágenes que dan la vuelta al mundo muestran cómo agentes de seguridad maniatan y fuerzan al fundador de Wikileaks, arrastrándolo hacia un vehículo para luego trasladarlo a un lugar de detención por de pronto desconocido.

El presidente de Ecuador Lenín Moreno, quien para algunos merece aplausos por abandonar la llamada Revolución Ciudadana y para otros, como el expresidente Rafael Correa es “el más grande traidor de la historia de Ecuador”, justificó su decisión refiriéndose a la conducta “irrespetuosa y agresiva” en la Embajada. “La paciencia de Ecuador ha llegado a su límite. Ha agredido y maltratado a guardias. Ha accedido sin permiso a archivos de seguridad” y otros argumentos que, aparte de domésticos e insignificantes para un país de la envergadura de Ecuador, nunca estaremos en condiciones de confirmar o desmentir.

Aquel al que algunos medios británicos llaman “polémico hacker” o Estados Unidos “una amenaza para la seguridad nacional”, es en realidad quien en 2006 creó WikiLeaks, una web que desde entonces ha publicado documentos e imágenes confidenciales, generalmente filtrados por fuentes no identificadas públicamente, con el fin de develar escándalos y casos de corrupción. Por poner un ejemplo, en abril de ese año, el sitio fue noticia en todo el mundo al revelar fotos de soldados estadounidenses que disparaban desde un helicóptero y causaban la muerte de 18 civiles en Irak.

Así, no cabe duda de que es una amenaza para la seguridad de Estados Unidos. Más aún lo fue en el momento de mayor visibilidad para WikiLeaks, en 2010, cuando se produjo la masiva filtración de material clasificado del Ejército de EE.UU. sobre las guerras de Afganistán e Irak y sobre las tropelías cometidas.

La labor de Wikileaks también ha tenido que ver con Chile: el Acuerdo Transpacífico, también conocido como el TPP y que ahora se devela en la gran cantidad de contenidos dignos de cuestionamiento, tuvo en su génesis una cláusula explícita de confidencialidad, tan inédita como ajena al estándar democrático, especialmente cuando se ha sabido que agentes de importantes trasnacionales sí tuvieron acceso a lo que se estaba discutiendo. Solo una filtración de Wikileaks le permitió a la opinión pública mundial enterarse sobre lo que estaban negociando los equipos técnicos de 12 gobiernos.

También develó que funcionarios del primer gobierno de Michelle Bachelet solicitaron apoyo a la inteligencia de Estados Unidos para enfrentar el conflicto en la Araucanía, tal como la sorna de la propia embajada de ese país en Chile respecto al modo en que se afronta el tema por acá. Un informe del embajador en 2010, filtrado por Wikileaks en 2010, decía lo siguiente: “el candidato presidencial de la oposición, Sebastián Piñera, ha declarado que “la Araucanía arde en llamas”. Los principales periódicos chilenos, que son generalmente conservadores, publican muy a menudo en primera página reportajes sobre este conflicto”. Y agrega, “la destrucción de propiedades, que supone la inmensa mayoría de las acciones ilegales de los mapuches, se presenta frecuentemente a todo color con descarados titulares y a veces con una cobertura muy superior a la que se da a crímenes mucho más graves cometidos por chilenos no indígenas”.

Wikileaks también desnudó cómo Aes Gener, la embajada de Estados Unidos y varios ministros se encargaron personalmente de encontrar una solución a la paralización de las obras de la planta a carbón de Campiche, que la Corte Suprema había ordenado detener en 2009. Trabajo que rindió sus frutos a través de una silenciosa modificación hecha a la medida de la central a carbón que torció la mano a la ciudadanía y a los tribunales. Los pobladores de Puchuncaví han pagado por muchos años las consecuencias de esta decisión.

Parece evidente que la detención de Assange nos lleva a un asunto mayor: las filtraciones de Wikileaks son las más grandes en la historia de la Humanidad y muestran cómo en los intersticios del poder se pueden cometer acciones reprobables, para luego ser justificadas públicamente en nombre de los ideales más nobles. Assange develó esto y por tal razón se ha ganado el odio de los grandes poderes mundiales. Existe un razonable temor por su integridad física e incluso la posibilidad de que desaparezca, tal como lo han hecho muchos enemigos de Estados Unidos que de repente se esfuman o terminan en ese infierno llamado Cárcel de Guantánamo. El mensaje es claro: que nadie, nunca más, se atreva a hacer lo que hizo Julian Assange.

Envíanos tu carta al director a: patriciolopez@u.uchile.cl