Diario y Radio U Chile

Escritorio

28 y 29M: los dos días que remecieron a la Argentina de Macri

Dos manifestaciones masivas y consecutivas interpelaron, desde distintos bandos, las políticas del gobierno de Mauricio Macri en Argentina. En medio de un alto nivel de represión en las manifestaciones de este 29 de mayo, el periodista colaborador de este medio y residente en Argentina, Rafael Araya, aseguró que, pese a todo, las políticas de Macri se mantienen inflexibles.

Eduardo Andrade

  Miércoles 29 de mayo 2019 18:40 hrs. 
PORTADA

La movilización masiva que acompañó a la octava presentación del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Congreso argentino fue solo la antesala de un 29M que paralizó la administración pública, la actividad bancaria, el transporte, el turismo e, incluso, el fútbol del país trasandino.

Pues este miércoles, la Confederación General del Trabajo (CGT) y otros 70 sindicatos a nivel nacional se sumaron a un paro nacional de 24 horas, cuyo emplazamiento va directo al oficialismo y al presidente Mauricio Macri.

Pese a que la movilización logró, efectivamente, remecer a Argentina, para Rafael Araya, periodista colaborador de este medio y residente en Buenos Aires, esta medida de presión no es capaz de debilitar a un presidente que tiene un proyecto muy claro y que, aunque ha mantenido los subsidios sociales con miras a las elecciones de este año, alza con fuerza la bandera del neoliberalismo.

“Parece que esto es un tira y afloja. El Gobierno se mantiene inflexible, empeñado en manifestar que estos paros son simples fracasos o manotazos de ahogado de un modelo que ya no tiene cabida, pero las demandas reflejan una mayor necesidad de la masa del pueblo respecto al cierre de industrias, sobre todo de pequeñas y medianas empresas”, señaló Araya.

Calles

Aunque la movilización del martes, correspondiente al petitorio de aborto en dicho país, resultó ser una antesala para el paro nacional de este miércoles, para Rosana Fajul, integrante de la Campaña Nacional por el Aborto Libre de Buenos Aires, la primera es más bien una demanda multipartidaria y que ha conseguido ser masiva gracias a que ha incluido a diversas fuerzas políticas.

Fajul, en conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, indicó que el tema del aborto ha tomado protagonismo en casi todas las plataformas previas a las elecciones presidenciales de este año, aunque algunos de los posibles candidatos se empecinen en asegurar que es mejor postergar dicha demanda.

Además, Fajul se refirió a algunos cambios en el nuevo debate del aborto que estarán presentes este año, por ejemplo, el incluir a adolescentes entre los 13 y 16 años, así como la eliminación del carácter de delito cuando se trata de abortos posteriores a la semana catorce.

Pasamos de un proyecto con 13 artículos a uno con 20, considerando la experiencia del año pasado hemos incorporado muchos cambios. Incluimos también a todas las mujeres o cuerpos gestantes sin distinción de nacionalidad, si están en tránsito en nuestro país también pueden acceder al derecho”, explicó la activista.

En el balance general de las jornadas de este 29 de mayo, la activista y editora del suplemento Página 12, Marta Dillon, resaltó la represión a los manifestantes como parte de una política del gobierno macrista.

Marta Dillon.

Marta Dillon.

“Justamente durante este día de paro ponen como vocera del oficialismo a Patricia Bullrich, la ministra de seguridad, que es la artífice de la doctrina de que los policías disparen antes de preguntar. Y que sea ella la que sale a ponerle voz a  la opinión del gobierno en relación al paro, habla de la necesidad de poner una fuerza que no es la política”, señaló Dillon.

Hay que recordar, finalmente, que Mauricio Macri se encuentra buscando una eventual reelección; sin embargo, para esto, tendrá que encontrar a la persona ideal para el cargo de vicepresidente y, juntos, hacer frente a la llamada fórmula Fernández – Fernández.

Los problemas que seguramente marcarán la pauta del debate presidencial será un nivel de inflación que ha alcanzado un 56 por ciento en el último año, así como los recortes en gasto público necesarios para cumplir con los términos de una línea de crédito del Fondo Monetario Internacional.