Diario y Radio U Chile

Año XII, 18 de enero de 2020

Escritorio

El 75º aniversario del Día D se celebra en medio de tormentas transatlánticas

Francia se prepara para recibir al presidente estadounidense, Donald Trump, y conmemorar el 75º aniversario del Día D, símbolo de la unidad de los Aliados frente a la Alemania nazi, en un momento en que se acumulan los desacuerdos transatlánticos, desde Irán hasta el comercio internacional.

RFI

  Sábado 1 de junio 2019 11:29 hrs. 

Más de 300.000 personas, entre ellas casi 500 veteranos, llegarán la semana que viene para las principales conmemoraciones del 6 de junio de 1944, fecha del desembarco aliado en Normandía, en el oeste de Francia, un hecho clave de la liberación de Europa del yugo nazi.

Los actos conmemorativos comenzarán la mañana del miércoles en Portsmouth, Inglaterra, con una ceremonia internacional en presencia de la reina Isabel II y de varios jefes de Estado y de gobierno, entre ellos la primera ministra británica, Theresa May -a punto de dejar su cargo-; el presidente francés, Emmanuel Macron; la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro canadiense, Justin Trudeau; y el presidente estadounidense, Donald Trump.

Las celebraciones continuarán la tarde del miércoles y el jueves del otro lado del canal de la Mancha, en las costas normandas, en presencia del mandatario de Estados Unidos.

París espera que sea una ocasión para dialogar tranquilamente con Trump, cuya última visita en Francia, con motivo del centenario del Armisticio de 1918, concluyó con una salva de coléricos tuits contra Macron.

En 2014, su antecesor en el cargo, el demócrata Barack Obama, asistió a las ceremonias del 70º aniversario del desembarco en presencia de François Hollande, Vladimir Putin, la reina Isabel II y Angela Merkel.

635375965252418920w-1-600x400

La Reina Isabel durante la conmemoración del 70° aniversario del desembarco de Normandía.

En el cementerio americano de Colleville pronunció un emotivo discurso en homenaje a los hombres que lucharon por “cambiar el curso de la historia, de la humanidad”.

Cinco años después, “el mundo no es el mismo”, comenta François Heisbourg, consejero para Europa del International Institute for Strategic Studies (IISS) de Londres.

“En 2014, el ataque ruso en Crimea dio mucho que hablar a los aliados, que vieron en él una ocasión de afirmar su unidad. Hoy todo el mundo esperará con preocupación el fin de las ceremonias, con un tuit devastador de Donald Trump acechando”, considera.

 Irán, entre las discusiones

La presidencia francesa prefiere mostrarse optimista, al tiempo que prudente. “Estados Unidos es nuestro amigo indefectible”, insiste el entorno del jefe de Estado francés, recordando que “con todas las administraciones estadounidenses hubo puntos de divergencia, de discordia”.

Para París, las conmemoraciones del Día D son “una buena oportunidad para celebrar esta victoria común y tener la posibilidad de avanzar en una lista de grandes temas prioritarios, para intentar acercar posiciones”.

Un cara a cara y un almuerzo entre Donald Trump y Emmanuel Macron “permitirán abordar las cuestiones fundamentales”, especialmente “Irán y el comercio”, dos puntos de tensión entre europeos y estadounidenses, explican fuentes del Elíseo.

p9-mahburani-a-20190126-870x580

En lo que respecta a Irán, París desea que Estados Unidos “no se encierre en una lógica de confrontación” que haría temer una guerra, y prevé invitar a Trump a completar su “estrategia de presión máxima” a Teherán a través de una “política de incitaciones”.

La salida de Estados Unidos del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, que los europeos respaldan, y la imposición de sanciones por Washington a Teherán, que afectan a las empresas y bancos europeos, enturbiaron en los últimos meses las ya tensas relaciones transatlánticas.

Por su parte, el capítulo comercial entre Estados Unidos y Europa está en suspenso. El presidente Trump acaba de conceder un plazo de seis meses a la Unión Europea para negociar un acuerdo comercial que incluya el sector automóvil, so pena de recibir aranceles suplementarios.

Pero el portavoz del “America First” podría aprovechar su paso por el Viejo Continente para abordar otras cuestiones que enfadan a Washington, como las veleidades de los países miembros de la OTAN de invertir en la Europa de la defensa.

“Existe un alto riesgo de que Donald Trump instrumentalice las ceremonias para recordar la dependencia de los europeos respecto a Estados Unidos en materia de seguridad y defensa”, advierte François Heisbourg, del IISS.
“Todos los europeos coinciden en que quieren asumir una parte cada vez mayor de su propia defensa, sin poner en cuestión la OTAN. Para los estadounidenses, es más bien una buena noticia”, señalan en el Elíseo.

Con AFP