Diario y Radio U Chile

Año XI, 14 de octubre de 2019

Escritorio

Irregularidades en San Ramón: Sólo un síntoma dentro de la crisis del Partido Socialista

Clientelismo, acarreos y conteos interminables de votos son sólo signos de un problema mucho más profundo que atraviesa no sólo el PS, sino que el ideal social-demócrata a lo largo de todo el mundo. En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, diversas figuras ligadas a la izquierda analizaron el trasfondo de una crisis que, según han planteado algunos, podría derivar en la refundación del partido.

Tomás González F.

  Miércoles 19 de junio 2019 19:21 hrs. 
A_UNO_433670

Los hechos recientes han demostrado que el Partido Socialista está enfermo. En las últimas semanas se ha hablado de crisis, rupturas, irregularidades e incluso de narcotráfico dentro de la colectividad. La que fuese una de las fuerzas políticas más importantes de la izquierda chilena hoy se ve debilitada por cuestionamientos internos y externos. Y es que las irregularidades denunciadas en las últimas elecciones rebalsaron un vaso que comenzó a llenarse hace mucho tiempo.

Lo sucedido en San Ramón es un síntoma dentro de un cuadro mucho más complejo y que padece no solo el Partido Socialista, sino que todo el espectro de la izquierda tradicional que antaño llenaba las calles con miles de trabajadores y campesinos ante la más tímida convocatoria.

La elitización de los partidos ha ido de la mano con la pérdida de interés de la sociedad chilena frente al mundo político, dato que ha sido una vez más demostrado con la recientemente publicada encuesta CEP, en donde aparecen cifras concretas que ponen de manifiesto la despolitización de los chilenos.

Marcha a favor de Exequiel Salas Cornuy, candidato a regidor por el Partido Socialista, en las elecciones municipales de 1971, durante el gobierno de la Unidad Popular.

Marcha a favor de Exequiel Salas Cornuy, candidato a regidor por el Partido Socialista, en las elecciones municipales de 1971, durante el gobierno de la Unidad Popular.

Desde dentro del Partido Socialistas, el analista político y académico de la Universidad de Chile, Ernesto Águila, también miembro de la lista encabezada por Maya Fernández, hizo un análisis de una despolitización que pareciera ser transversal al punto de alcanzar incluso a la militancia.

“Lo que uno también observa dentro de los partidos, y en este caso el Partido Socialista, también es un alto nivel de despolitización. En el sentido de que las disputas tienen más que ver con el poder personal o las carreras personales de ciertos dirigentes, que con tesis políticas o diferencias ideológicas teóricas”, sostuvo Águila.

“El partido ficha clientelar es totalmente coherente y funcional con el partido despolitizado, porque en el partido despolitizado no es que no haya lucha por el poder, hay mucha lucha por el poder, pero es una lucha por el poder vaciada de contenido político”, lamentó el analista.

Los dirigentes del PS Jorge Arrate, Clodomiro Almeyda, Ernesto Tironi y Enrique Correa en 1990.

Los dirigentes del PS Jorge Arrate, Clodomiro Almeyda, Ernesto Tironi y Enrique Correa en 1990.

La ausencia de un debate de ideas políticas en las elecciones del PS evidenciaron un problema que se repite en el mundo. No solo es en Chile que la socialdemocracia enfrenta una crisis de identidad y le hacen falta banderas de las que arrimarse.

Una búsqueda que para la ex vicepresidenta del Partido Por La Democracia (PPD) y miembro del directorio de Chile 21, Verónica Pinilla, ha producido un deterioro del ideal socialdemócrata, pero que también el conglomerado ha tenido la capacidad de reinventarse en otras ocasiones.

“Ha habido un desgaste obviamente asociado a un modelo político, social y económico que responde mucho más a una estructura productiva, a una estructura valórica, a una de comportamiento y consumo más asociado a los 90 que a una estructura propia del siglo XXI”, señaló. 

Así también, la politóloga chilena indicó que este es un problema del que también tiene que hacerse el resto de los partidos de izquierda, ya que les puede afectar de la misma manera. “Probablemente lo que le sucede a un partido, finalmente le termine sucediendo al resto de los partidos del mismo conglomerado. Es muy difícil extraernos de la problemática que le ocurre al resto de los partidos. El sálvese solo no sirve”, dijo Pinilla.

Salvador Allende (PS), primer presidente marxista del mundo en acceder al poder a través de elecciones generales en un Estado de derecho.

Salvador Allende (PS), primer presidente marxista del mundo en acceder al poder a través de elecciones generales en un Estado de derecho.

Desde algunos sectores surgió una idea que en un principio parecía descabellada pero que ha ido tomando fuerza con el pasar de los días: invocar a un congreso refundacional. Una iniciativa que ha sido rechazada categóricamente por algunos, pero que, para otros, pareciera ser la luz al final del túnel.

Es el caso de Jorge Arrate quien, luego de 46 años de militancia socialista, renunció al partido en 2009 para lanzar su candidatura presidencial. Para el ex ministro, se deben hacer todos los esfuerzos necesarios para devolverle al bloque el prestigio de antaño.

“Es difícil entender la historia del siglo XX en Chile sin el Partido Socialista. Entonces, yo creo que hay que tratar de hacer todos los esfuerzos racionales para que el partido sortee este momento extremadamente complicado”, manifestó el ex presidente del PS.

“Si se trata de refundarlo, será necesario hacerlo. Pero lo que no puede ser es que el Partido Socialista pase a la historia de la política chilena como un partido penetrado por el narcotráfico”, enfatizó Arrate.

Ni una negociación entre las listas, ni un congreso refundacional o la impugnación de las elecciones podrán resolver del todo la crisis que vive el Partido Socialista, que en las próximas horas se juega el legado de más de 80 años de historia en la política chilena.