Diario y Radio U Chile

Año XI, 14 de diciembre de 2019

Escritorio

“La ciencia en acción”: más de 700 personas vivieron el eclipse en el Cerro Calán

La cuna de la astronomía chilena, el Observatorio Astronómico Nacional de la Universidad de Chile, fue el lugar en donde niñas, niños, jóvenes y adultos compartieron, junto a los científicos de nuestra casa de estudios, la experiencia de vivir un eclipse solar total.

Tomas González F.

  Martes 2 de julio 2019 20:13 hrs. 
_D6U4200

Menos de dos minutos bastaron para dejar a gran parte del territorio nacional a oscuras y concretar uno de los momentos más importantes de la astronomía chilena en el último tiempo. El eclipse solar total ocurrido la tarde de este martes -y del que fuimos testigos privilegiados-, se vivió en las calles, playas y cerros de nuestro país, en una verdadera fiesta de la ciencia.

Así también, la Universidad de Chile se hizo parte de este espectáculo astronómico, poniendo a disposición de los ciudadanos la diversa gama de científicos y expertos que, repartidos en distintos puntos del país, sirvieron de apoyo para miles de personas sedientas de nuevos aprendizajes en materia astronómica.

La Universidad de Chile, en conjunto con la Municipalidad de Las Condes, invitaron a la comunidad a disfrutar del eclipse solar en el Observatorio Astronómico Nacional Cerro Calán.

La Universidad de Chile, en conjunto con la Municipalidad de Las Condes, invitaron a la comunidad a disfrutar del eclipse solar en el Observatorio Astronómico Nacional Cerro Calán.

Fue lo que ocurrió en el Cerro Calán, en la comuna de Las Condes, donde el Observatorio Astronómico Nacional de la Universidad de Chile se convirtió en la sede en que niños, niñas, jóvenes y adultos pudieron disfrutar de este fenómeno natural acompañados de la voz de los expertos.

Entre ellos, el astrónomo, Premio Nacional de Ciencias Exactas y académico de la Universidad de Chile, Guido Garay, quien minutos antes del comienzo de la parcialidad realizó una charla en la que, en palabras simples, explicó cómo se producen los eclipses. Terminada la clase magistral, el astrónomo conversó con Radio Universidad de Chile sobre el impacto que tendrá este hecho único en la vida de miles de niñas y niños chilenos.

“Este es un fenómeno muy interesante y cautivante para la gente, pero en realidad es un fenómeno geométrico. Pero tiene una incidencia tremenda en la sociedad, porque a la sociedad le cautiva mirar al firmamento y ver estos cambios, entonces acerca al común de las personas hacia la ciencia y, en este caso, a la astronomía”, sostuvo el científico.

La actividad en el Cerro Calán comenzó con una charla dictada por el astrónomo, Premio Nacional de Ciencias Exactas y académico de la Universidad de Chile, Guido Garay.

La actividad en el Cerro Calán comenzó con una charla dictada por el astrónomo, Premio Nacional de Ciencias Exactas y académico de la Universidad de Chile, Guido Garay.

La gente empezó a agruparse a eso de las 14 horas en búsqueda del mejor lugar para presenciar el eclipse. Entre ellos, estudiantes, académicos y funcionarios de nuestra casa de estudios, quienes agradecieron la oportunidad de acercar la universidad a la ciudadanía.

Fue el caso de la presidenta de la Asociación de Funcionarios de la Universidad de Chile (Fenafuch), Myriam Barahona, quien sostuvo que esta es una gran posibilidad de validar otros espacios de la universidad que no han sido tan aprovechados.

“Nos pone muy contentos que las personas sepan que existe este espacio, que hay científicos de la Universidad de Chile que están dispuestos a entregar sus conocimientos a la comunidad y a todos los invitados”, agregó.

Las niñas y niños fueron los principales protagonistas de la actividad a la que asistieron más de 700 personas en total.

Las niñas y niños fueron los principales protagonistas de la actividad a la que asistieron más de 700 personas en total.

Minutos antes del comienzo del eclipse ya se empezaban a sentir las ansias de quienes poblaban la cumbre del Cerro Calán. Entre los asistentes destacaban los ministros de Economía, Juan Andrés Fontaine, y de Bienes Nacionales, Felipe Ward. También se hicieron presentes los alcaldes de la comuna de Las Condes, Independencia y La Pintana, Joaquín Lavín, Gonzalo Durán y Claudia Pizarro, respectivamente.

Sin embargo, quienes se robaron la atención en el Observatorio Astronómico Nacional de la Universidad de Chile, fueron las niñas y niños que corrían de un lado a otro buscando el mejor lugar para experimentar el eclipse.

En ellos estuvo enfocada la actividad, que tuvo su inicio con las palabras del prorrector de la Universidad de Chile, Rafael Epstein, quien agradeció la buena convocatoria -que alcanzó las 700 personas- y recalcó el compromiso de nuestra casa de estudios con la sociedad.

“Hoy día nos une un eclipse, un efecto natural que hace muchos años atrás significaba la muerte, pero hoy día venimos de la charla del profesor Garay y nos explica qué es el eclipse, un hecho geométrico que ocurre en el universo. El comprender ese efecto complejo nos hace sentirnos mejores porque entendemos la naturaleza, acerca la ciencia a nuestra vida cotidiana y la Universidad de Chile es hoy día parte central de este eclipse”, dijo el rector subrogante en sus palabras de bienvenida.

De la cita en el Observatorio Astronómico Nacional de la Universidad de Chile, se hicieron parte diversas autoridades, entre las que estuvieron los ministros de Economía y de Bienes Nacionales, Juan Andrés Fontaine y Felipe Ward, respectivamente.

De la cita en el Observatorio Astronómico Nacional de la Universidad de Chile, se hicieron parte diversas autoridades, entre las que estuvieron los alcaldes de las comunas de Las Condes, Independencia y La Pintana, además de los ministros de Economía y de Bienes Nacionales, Juan Andrés Fontaine y Felipe Ward, respectivamente.

En Santiago, a las 15.21 en punto la luna comenzó a cubrir el sol, dando paso a un poco más de una hora y media de expectación. Los asistentes, con sus lentes certificados pegados a los ojos, poco a poco fueron dirigiendo sus miradas al cielo, dando paso a las primeras reacciones de quienes, impactados, veían cómo lentamente la luna cubría el astro mayor.

Entre ellos algunos que, a falta de lentes certificados, crearon sus propios proyectores con cajas de cartón, robándose las miradas de los curiosos que, sin poder evitarlo, terminaron inmersos en el pequeño agujero a través del cual se vislumbraba la proyección del fenómeno.

Quienes no lograron conseguir sus lentes certificados prepararon sus propios proyectores con cajas de cartón. El invento atrajo la mirada de más de un curioso.

Quienes no lograron conseguir sus lentes certificados prepararon sus propios proyectores con cajas de cartón. El invento atrajo la mirada de más de un curioso.

Al llegar la totalidad -a eso de las 16.38 horas-, no sólo la luz, sino que la temperatura también bajó, generando un ambiente que poco tenía que ver con los casi 20 grados que se sentían minutos antes del eclipse. Alrededor de un minuto y medio de umbra bastó para cumplir con las expectativas de los asistentes, quienes aplaudían mientras el satélite natural cubría el 92 por ciento del sol.

Al finalizar el fenómeno natural, el astrónomo del Observatorio Astronómico Nacional de la Universidad de Chile, James Jenkins, conversó con Radio Universidad de Chile y explicó por qué este fenómeno genera tanta expectación, incluso, para quienes mejor lo conocen.

“Es verdaderamente impresionante, porque tuvimos mucha gente aquí y, particularmente, muchos niños. Este es un fenómeno que puedes ver con tus propios ojos y no necesitas un telescopio, entonces si los niños pueden ver algo así de jóvenes, podríamos esperar que en el futuro haya un aumento de los niños en ciencias en Chile, porque esto es ciencia en acción”, dijo el astrónomo de la Universidad de Chile. “De todas maneras, nosotros también considerando la experiencia como algo muy entretenido y muy bello”, añadió.

Así, el Cerro Calán y el Observatorio Astronómico Nacional fueron testigos de un momento histórico, en el que la Universidad de Chile logró acercar las ciencias y la astronomía a gran parte de la ciudadanía.

Lejos de sentirse decepcionados por el fin del eclipse, al bajar de la cumbre del Cerro Calán, niñas, niños, jóvenes y adultos hablaban de lo mismo: la próxima cita que tendrá Chile con un fenómeno de estas características, cuando en diciembre de 2020 el sur de nuestro país sea testigo de un nuevo eclipse solar total.

9P1Z8997