Diario y Radio U Chile

Año XI, 20 de agosto de 2019

Escritorio

Reducción vs flexibilidad: Gobierno insiste en la adaptabilidad y critica proyecto de Camila Vallejo

En una intensa sesión, la comisión de Trabajo de la Cámara aprobó el proyecto de Ley que reduce la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales, adelantándose así a la iniciativa con que del Gobierno sobre adaptabilidad laboral, que hasta ahora no ha comenzado su tramitación. Con el anuncio del subsecretario del Trabajo de que pondrán urgencia a la propuesta que busca mayor flexibilidad, se abre el debate: ¿Reducción o flexibilidad laboral?

Tomás González F.

  Lunes 29 de julio 2019 20:17 hrs. 
2018-03-20-PHOTO-Comision-Trabajo-Camara

Un amplio debate generó, en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, el proyecto de ley presentado por la diputada comunista Camila Vallejo, que busca reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales. Pese a esto, fue aprobada la idea de legislar con siete votos a favor y seis abstenciones.

Tras esto,  la reacción del Gobierno no se hizo esperar, con las críticas tanto del ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, como del subsecretario de la cartera, Fernando Arab, quien calificó el proyecto de ley como “insostenible”.

Como todos los lunes, durante su vocería, la ministra secretaria general de Gobierno, Cecilia Pérez, se refirió a los temas que copan la contingencia nacional, en donde el proyecto de flexibilidad laboral que busca impulsar el Ejecutivo fue uno de aquellos.

Al respecto, la vocera señaló que el Gobierno no está de acuerdo con el proyecto que aprobó la Comisión de Trabajo. “No lo compartimos”, sostuvo la secretaria de Estado, luego de argumentar en favor del mensaje que presentaron en mayo pasado, el que aún no inicia su tramitación.

“Nosotros vamos a apoyar y a respaldar nuestro proyecto de ley. Tenemos convicción de que es un proyecto responsable, que atiende a los nuevos tiempos, que acoge la demanda laboral de sectores postergados de nuestra sociedad como son las mujeres y los jóvenes, y que le entrega herramientas importantes a los trabajadores sobre los empleadores para poder negociar sus respectivas jornadas laborales“, afirmó la ministra vocera de Gobierno.

El ministro del Trabajo y Prevision Social, Nicolás Monckeberg, se ha manifestado explícitamente en contra del proyecto que busca reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales.

El ministro del Trabajo y Prevision Social, Nicolás Monckeberg, se ha manifestado explícitamente en contra del proyecto que busca reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales.

El proyecto que impulsa el Ejecutivo también implica una rebaja de la jornada laboral a 41 horas y media, por lo que, desde el oficialismo, han hecho ver que esta sería una mejor propuesta, ya que incluiría la flexibilidad laboral.

Sin embargo, quienes critican la iniciativa del Ejecutivo han resaltado que no todo es tan fácil como parece, ya que, a diferencia de lo planteado por Cecilia Pérez respecto de las herramientas para la negociación, es justamente en este diálogo en donde el empleador gana fuerza y los trabajadores podrían verse afectados.

Es el caso de la directora nacional de Programa de Economía del Trabajo (PET), Carmen Espinoza, quien en conversación con Diario y Radio Universidad de Chile sostuvo que, en la práctica, los empleados están obligados a responder a las empresas.

“El problema es que, en la práctica, ni siquiera los trabajadores con altas calificaciones en formación y aspectos profesionales tienen la capacidad de negociar sus condiciones de trabajo. En la práctica y los hechos, los trabajadores están obligados a realizar lo que la empresa estipula“, señaló la directora nacional del PET.

El subsecretario del Trabajo y Previsión Social, Fernando Arab, anunció en entrevista con La Tercera que se pondrá urgencia al proyecto de adaptabilidad laboral que presentó el Gobierno en mayo pasado.

El subsecretario del Trabajo y Previsión Social, Fernando Arab, anunció en entrevista con La Tercera que se pondrá urgencia al proyecto de adaptabilidad laboral que presentó el Gobierno en mayo pasado.

Por otra parte, el subsecretario del Trabajo señaló que el proyecto presentado por la diputada Vallejo “no solo no está bien elaborado, sino que tiene una visión bastante simplista de lo que es mejorar la jornada de trabajo”. En ese sentido, desde el Ejecutivo han planteado que el proyecto de flexibilidad laboral aborda de mejor manera la entrada de las nuevas tecnologías al trabajo y, sobre todo, que mejoraría la vida social de los trabajadores.

Sobre esto, el investigador del Departamento de Sociología de la Universidad de Chile y director de la Fundación Nodo XXI, Giorgio Boccardo, afirmó que efectivamente la flexibilidad permitiría una adaptación a las nuevas tecnologías, pero no de la manera en que lo plantea el Ejecutivo. 

“Con todos estos mecanismos que la ley contemplaría si es que se aprueba, lo que puede ocurrir es que aumenten las formas en las cuales tú trabajas, ya sea desde el hogar, en el lugar de trabajo o con las nuevas tecnologías“, sostuvo el investigador del Departamento de Sociología de nuestra casa de estudios.

Giorgio Boccardo es académico e investigador del Departamento de Sociología de la Universidad de Chile y director de la Fundación Nodo XXI.

Giorgio Boccardo es académico e investigador del Departamento de Sociología de la Universidad de Chile y director de la Fundación Nodo XXI.

“En ese sentido, la nueva flexibilidad que ofrece el proyecto del Gobierno permitiría que las empresas adapten mejor a su fuerza de trabajo a este cambio tecnológico, pero en un sentido de mayor intensidad y control, no tanto como lo declara al menos el discurso, que es conciliar la vida laboral con la vida social”, aclaró el también director de la Fundación Nodo XXI.

Asimismo, el subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, anunció que en las próximas semanas pondrán urgencia legislativa al proyecto de adaptabilidad laboral que presentaron en mayo, señalando que “cada vez se hace más importante avanzar en mayor flexibilidad”. Así, el mensaje del Ejecutivo se tramitará en paralelo con el proyecto de ley que se aprobó la comisión de Trabajo de la Cámara y que ahora comenzará su discusión en particular.