Diario y Radio U Chile

Año XI, 23 de septiembre de 2019

Escritorio

“El agua del Biobío no sobra”: científicos y comunidad local rechazan Carretera Hídrica

Mientras este martes el gran empresariado presentó el proyecto al MOP, comunidades pehuenches se organizan en rechazo a la idea que busca extraer aguas del río Queuco y llevarlas, vía subterránea, a la región de Atacama.

Rodrigo Fuentes

  Martes 3 de septiembre 2019 19:14 hrs. 
carretera 1

Este martes, la plana mayor de la Corporación Reguemos Chile concurrió a la oficina de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas para entregar parte del proyecto denominado “Carretera Hídrica”.

La idea, en lo medular, busca llevar agua desde la región del Biobío y venderla por metro cúbico en la región de Atacama y así hacer frente a la severa sequía, escasez hídrica que, en este caso, afecta a intereses económicos mineros y de la agroindustria.

La idea de los gestores es entregar esta iniciativa público-privada para que el Estado la estudie, la declare de interés público, y sea licitada y concesionada.

La propuesta está referida al primer tramo del trazado, de un total de cinco. Un trayecto inicial de más de mil kilómetros de longitud, que va entre el río Queuco, en el Alto Biobío, hasta San Pedro, Melipilla, en la región Metropolitana.

A juicio de la corporación, en la zona del Biobío el agua de los ríos “es abundante y no es utilizada a su total capacidad en los meses de invierno”.carretera-hidrica-comunidades

Sin embargo, desde las comunidades pehuenches ya se están organizando para rechazar y hacer frente en todos los aspectos a este proyecto que nacerá en la zona precordillerana de la provincia del Biobío.

El vocero de la comunidad de Cauñicu y miembro del movimiento “por la defensa del río Queuco”, Fredy Queupil, indicó que actuarán a través de la vía judicial e interpondrán acciones para que el Estado de Chile anule los derechos de agua que ha entregado a privados sin las previas consultas indígenas.

“Tanto la obligación de consulta y la evaluación de los impactos ambientales que generará la idea empresarial son lineas que vamos a tomar nosotros, herramientas que tenemos a disposición, porque acá se ven afectadas varias comunidades residentes. Un daño a las personas y al ciclo que cumplen los ríos, porque claramente los causes no se pierden en el mar, ya que las aguas cumplen una función muy importante para abastecer de nutrientes al borde costero”, afirmó.

Las comunidades de las cuencas del Queuco y de Alto Biobío se han puesto en alerta y se dedican a difundir el hecho a otras comunidades -ya que denuncian- tanto el Estado como los privados no han comunicado el proyecto que afectará la biodiversidad de la zona.carretera 2

En la sociedad científica también ha causado preocupación y desconcierto la posible construcción de la “Carretera Hídrica”.

El investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), Cristián Frêne, señaló que “se asume que el agua del río Biobío sobra, y eso es una falacia, no sobra, porque lo que ocurre es que los ecosistemas, tanto terrestres como acuáticos, el borde costero, se van a ver afectados por una disminución importante del caudal”.

“Es una inversión demasiado costosa, que tiene un precio de operación y mantención gigante, y que la intervención en el caudal no solo podría perjudicar a la biodiversidad y actividades socioeconómicas locales como la pesca artesanal, sino que también podría provocar la pérdida de miles de litros de este valioso recurso, en caso de que la infraestructura sucumba ante fenómenos usuales en Chile, como sismos y terremotos”, subrayó.

Pese a que hace un mes se reportó que la provincia de Biobío posee entre un 20 y 25 por ciento de déficit hídrico, la iniciativa público-privada contempla un gasto total de US$20 mil millones, que incluye una infraestructura destinada a captar, almacenar y transportar el “excedente” de agua de los ríos de la región.rio queuco

En tanto, este mismo martes, varios gremios empresariales del sector agrícola y canalistas de la región rechazaron el proyecto “Carretera Hídrica”.

Para dirigentes, por ejemplo, de la Multigremial del Biobío, su construcción es una “antigua mala idea” que se desechó en los años sesenta por ser inviable, tanto técnica como financieramente.

Además, replicaron lo que dicen los científicos, sobre que la idea está basada bajo una premisa equivocada; que en la zona “existiría abundancia y excedencia de agua, lo que es completamente falso”.