Diario y Radio U Chile

Escritorio

Comunes bloquean el Brexit duro de Boris Johnson y rechazan adelantar elecciones

Al no aprobarse un acuerdo con la Unión Europea, el gobierno de Boris Johnson debe pedir más tiempo a sus socios comunitarios para seguir negociando las condiciones de este complicado divorcio.

Claudia Carvajal G.

  Miércoles 4 de septiembre 2019 16:57 hrs. 
Boris_Johnson-Reino_Unido-Jeremy_Corbyn-Mundo_426469151_133694453_1024x576

Este miércoles en Londres, la Cámara de los Comunes votó en favor de la idea de legislar en contra de una salida de la Unión Europea sin acuerdo, el llamado hard Brexit. Por 327 votos a favor y  299 en contra, los Comunes, con votos de los tories rebeldes decidieron bloquear la propuesta del Primer Ministro, Boris Johnson.

Además, el Primer Ministro había anunciado que solicitaría adelantar las elecciones, lo que debía ser aprobado por los dos tercios de la Cámara, sin embargo, el recientemente ascendido Primer Ministro británico sufrió otra derrota ya que la votación fue rechazada al obtener el voto a favor de solo 298 diputados.

El martes el Parlamento tomó el control de la agenda del Brexit y dio inició al tramite legislativo del proyecto que deja afuera la opción de una salida sin acuerdo de la Unión Europea. La iniciativa tuvo 328 votos a favor y 301 en contra.

El Partido Laborista había anunciado a través de su cuenta en Twitter que solo apoyarán un adelanto electoral una vez que la reina Isabel II ratificara una ley para evitar un Brexit sin acuerdo.

 

Luego de la votación, Boris Johnson enfiló sus críticas hacia el líder opositor Jeremy Corbyn  y lo sindicó como “el primer líder de la oposición que rechaza una propuesta electoral”, mientras llamó al Laborismo a reconsiderar una postura que calificó como “insostenible”.

Además el Partido Conservador sufrió otro revés ayer, al perder su mayoría en el parlamento tras la deserción de algunos de sus miembros incluso en medio del debate de la Cámara de los Comunes. Como el caso del diputado Phillip Lee quien dejo el Partido Conservador, haciendo que el Gobierno perdiera mayoría en la Cámara de los Comunes.

En medio de la sesión el legislador se levantó su asiento y caminó hacia el lado contrario de su tienda -seguido de otros dos parlamentarios “rebeldes”– y se sentó junto a los miembros del Partido Liberal-Demócrata, señalando a  través de tal acto, su renuncia a los tories.