Diario y Radio U Chile

Año XI, 11 de diciembre de 2019

Escritorio

Escape de salmones: la crisis impune que no tiene solución de la industria ni de la ley

Mientras en naciones desarrolladas derechamente se termina con la concesión de empresas por fallas en los centros de cultivo, en Chile las compañías solo están obligadas a capturar el 10 por ciento del total de ejemplares fugados.

Rodrigo Fuentes

  Jueves 3 de octubre 2019 12:43 hrs. 
salmon 1

Como un problema “crónico” de la industria salmonera imperante en el sur del país, calificó el director de la ONG Ecocéanos, Juan Carlos Cárdenas, el nuevo escape masivo de salmones, ahora desde un centro de cultivo ubicado en la localidad de Huito en Calbuco, región de Los Lagos.

Según la alerta dada por Sernapesca, el hecho se produce después de la rotura de una jaula de crianza de más de 32 ejemplares, consiguiendo su salida a mar abierto de aproximadamente 17 mil peces de la especie carnívora Coho.

Para Juan Carlos Cárdenas de Ecocéanos, este introducido depredador de la biodiversidad marina, no solo arrasa con variedades endémicas existentes en la zona sur austral, sino que también propaga enfermedades propias de la especie.

Además –precisó- excreta gran cantidad de antibióticos, lo que contribuye a generar una resistencia bacteriana perjudicial para la salud de otros habitantes marinos presentes en el entorno y hasta para el propio ser humano.

El Puye, por ejemplo, su población ha ido disminuyendo en un 90 por ciento aproximadamente, gran parte debido a la depredación ejercida por los salmones que escapan. También están siendo devastados los ejemplares juveniles de merluza, sardina y pejerreyes, todos de gran importancia para la cadena trófica, la alimentación local, la economía de la población local costera, comunidades originarias y pescadores artesanales”, afirmó.    salmones-aysen 2

Desde la empresa Salmones Aysén, responsable de este nuevo escape masivo, comunicaron que ya trabajan en la recaptura de al menos el 10 por ciento del total de las unidades ausentes. Todo esto de acuerdo a la normativa nacional vigente.

Para el director de la ONG Ecocéanos dicha regulación está confeccionada a la medida de la industria acuícola trasnacional, ya que este mínimo porcentaje no es más que una “cifra testimonial, y en ningún caso proporcional a la gravedad del desastre ambiental y sanitario producido”.

“Para que vean la diferencia, el año pasado en Estados Unidos, la empresa canadiense Cooke, tuvo un escape de 300 mil salmones en el Pacífico norteamericano y caducaron la concesión. En Chile eso es impensable. A partir de esto se evalúa al Estado como un ente al que no le interesa la conservación de la biodiversidad nativa, sino que prioriza el negocio salmonero con la introducción de especies carnívoras”, argumentó.       salmon 3

El escape de salmones en el sur del país ha sido frecuente en los últimos años, recordemos el caso de la empresa Marine Harvest, hoy de nombre Mowi. A mediados del año pasado más de 700 mil salmones que no estaban aptos para el consumo de las personas, escaparon en la misma zona marina de Calbuco en la región de Los Lagos.

En concreto, la trasnacional acuícola de capitales noruegos, ni siquiera recuperó el 10 por ciento de los ejemplares, incluso mintió al Estado en la cantidad de unidades recuperadas, a través del pago a dirigentes de la pesca artesanal de la región para que declaran cifras falsas de captura.

A más de un año de este grave hecho, a la compañía no ha sufrido consecuencias, es más, ahora la empresa está cuestionando legalmente el papel de Sernapesca en el caso, por eventualmente haberse excedido en sus atribuciones fiscalizadoras.