Diario y Radio U Chile

Escritorio

Instituciones culturales en alerta por recortes: “Es una falta de lógica absoluta”

Representantes de entidades como Matucana 100, Balmaceda Arte Joven y Teatro a Mil acusaron que la Ley de Presupuesto disminuye sus recursos en un 20 por ciento. “Equivale a cerrar por un mes y medio”, dijo la directora del Teatro del Biobío. 

Abril Becerra y Rodrigo Alarcón

  Lunes 7 de octubre 2019 19:33 hrs. 
WhatsApp Image 2019-10-07 at 5.27.13 PM

Una fuerte controversia fue la que protagonizaron, en 2018, el ministerio de las Culturas y seis instituciones que verían reducidos los aportes que reciben desde el Estado: el Teatro Regional del Biobío, la Fundación Teatro a Mil, Matucana 100, Balmaceda Arte Joven y los museos de Arte Precolombino y Violeta Parra.

En ese entonces, la discusión permitió que los recursos fueran restituidos en la Ley de Presupuesto, pero el conflicto ha vuelto a aflorar con el proyecto que el Gobierno presentó este año ante el Parlamento.

En una conferencia de prensa realizada este lunes, las cinco primeras instituciones -junto a la Asociación de Productores de Cine y Televisión (APCT)- acusaron que esta vez la iniciativa contempla un recorte del 20 por ciento de su financiamiento.

“Es de una falta de lógica absoluta. El año pasado fundamentamos con fuerza, al ministerio de las Culturas y al de Hacienda, nuestra legitimidad y el aporte que hacemos a la economía creativa en Chile”, dijo Loreto Bravo, directora de Balmaceda Arte Joven (BAJ). “Si esos argumentos fueron válidos el año 2018, ¿por qué dejan de serlo en 2019?”.

En esa línea, la ejecutiva rebatió los argumentos que ha entregado el Ejecutivo: “La explicación es una lógica de austeridad y que se ha privilegiado a instituciones que activen las industrias creativas y la educación en temas de arte y cultura. Pues bien, les tengo que decir que estas instituciones y la producción audiovisual son un aporte absolutamente evidente a la activación de las industrias culturales”.

Asimismo, Loreto Bravo afirmó que la disminución de los aportes fiscales implica “el 20 por ciento de sueldo a una persona, el 20 por ciento de las plazas laborales, el 20 por ciento del público, que en nuestro caso llega cada año casi a 80 mil personas, o el 20 por ciento de nuestros ocho mil estudiantes en cinco regiones del país. O, lo que podría ser más dramático, significa cerrar una sede”. 

Por su parte, la directora ejecutiva del Teatro Regional del Biobío, Francisca Peró, calificó el recorte presupuestario como “muy complejo” y advirtió que “hay costos que sencillamente no se pueden cortar, como la luz o el aseo”. 

“No se puede limpiar menos, no se puede prender la luz menos tiempo. Esto afectaría directamente la cantidad de actividades, pone en riesgo el trabajo de las personas, los beneficiarios y los artistas, la circulación que hacemos con presencia en más de 20 comunas de la región. En concreto, equivale más o menos a cerrar el teatro durante un mes y medio. Así de grave es la situación”, enfatizó.

Los representantes de las instituciones asistieron luego a una sesión de la comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, en la que plantearon sus inquietudes a los parlamentarios y las autoridades del Ministerio de las Culturas.

En ese marco, el presidente de la instancia, Amaro Labra (PC), señaló que “el año pasado ya hubo un intento de recortar en un 30 por ciento los recursos y hubo una promesa que no se estaría cumpliendo. Lo que queremos es que el presupuesto de cultura crezca, no que se recorte, así que vamos a seguir insistiendo”.

Por su parte, la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés, señaló que el presupuesto aún puede ser modificado, ya que sus montos están en plena discusión: “No las hemos abandonado y seguiremos trabajando con ellas”.

El subsecretario de las Culturas y las Artes, Juan Carlos Silva, en tanto, sostuvo que como Ministerio “entendemos la preocupación que hay y es importante que la comisión pueda responder las distintas dudas”.

En esa línea, se espera que la discusión se retome el próximo miércoles en una comisión mixta dedicada, exclusivamente, al tema del presupuesto.