Diario y Radio U Chile

Año XI, 11 de diciembre de 2019

Escritorio

Las mujeres en Irán vuelven al estadio después de 40 años

El gobierno de Teheran cumplió con el ultimátum que le dio la FIFA luego que una aficionada muriera tras quemarse a lo bonzo luego de ser condenada por ir a ver un partido de fútbol.

Claudio Medrano

  Viernes 11 de octubre 2019 8:56 hrs. 
iran

Miles de mujeres iraníes, ondeando banderas y tomándose selfis, asistieron libremente el jueves a un partido de fútbol por primera vez en décadas, después de que la FIFA amenazara con suspender al país por las controvertidas restricciones a los estadios.

Aficionadas entusiasmadas colocaron la bandera nacional de color verde, blanco y rojo sobre sus hombros y su cabello mientras entraban por una pequeña sección del estadio Azadi de Teherán, con aforo para 100.000 espectadores.

Algunas se pusieron gorros por encima del velo y pintaron sus rostros con los colores de la bandera, con ocasión del partido de clasificación Irán-Camboya para el Mundial de 2022.

Sus sonrisas evidenciaban un día glorioso para las mujeres iraníes, incluso antes de que comenzara el encuentro. Y un gran estruendo estallaba en la grada femenina con cada gol marcado por el equipo nacional.

El partido, que se saldó con 14-0 a favor de Irán, terminó con las asistentes de pie aplaudiendo a los jugadores de la “Tim-é melli” (“equipo nacional” en persa), que les devolvieron la ovación.

El mes pasado, la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) ordenó a Irán permitir el acceso de mujeres a los estadios deportivos sin restricciones.

El mes pasado, la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) ordenó a Irán permitir el acceso de mujeres a los estadios deportivos sin restricciones.

Durante casi 40 años -después de la revolución islámica en 1979-, Irán prohibió a las mujeres la entrada a los estadios de fútbol y de otros deportes. Los clérigos argumentaban que las mujeres deben ser protegidas del ambiente masculino.

El mes pasado, la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) ordenó a Irán permitir el acceso de mujeres a los estadios sin restricciones y en cantidades determinadas por la demanda de localidades.

“Mujeres de la libertad”

Esta decisión fue motivada tras la trágica muerte de Sahar Khodayari, quien se prendió fuego el mes pasado frente a un tribunal por miedo a ser encarcelada por intentar asistir a un partido.

Conocida como “la chica de azul” por los colores de su equipo, el Esteghlal FC, había sido detenida el año pasado cuando intentó acudir a un estadio vestida de hombre. Su muerte causó una gran conmoción, y muchas voces pidieron la suspensión de Irán y el boicot a partidos.

En un comunicado, la FIFA calificó el evento del jueves de un “paso adelante muy positivo”. “La FIFA mira ahora más que nunca hacia un futuro donde todas las chicas y mujeres que deseen asistir a partidos de fútbol en Irán serán libres de hacerlo”, añadió. De acuerdo a fuentes gubernamentales, unas 4.500 mujeres y 6.000 hombres asistieron el jueves al estadio Azadi.

Antes del encuentro, la agencia oficial Irna había indicado que las 3.500 plazas para mujeres, el máximo permitido, habían sido vendidas. Muchas se sintieron decepcionadas al no obtener sus boletos a tiempo.

“Tengo 18 años, y durante 14 años he soñado con ir a un estadio”, dijo a la agencia France Press la estudiante Guelareh. “Pero no conseguí entrada”. Sin embargo, parece que un millar de mujeres sin entradas, que acudieron en masa para asistir al encuentro, acabaron por ser aceptadas en el recinto.

Aunque no se trata de la primera vez que las mujeres asisten a partidos de fútbol en Irán, sí es la primera vez que se les permite comprar entradas. En ocasiones anteriores, las aficionadas fueron cuidadosamente seleccionadas por las autoridades.

El diario pro-reformista Sazandegui celebró la decisión con la publicación de una fotografía de dos aficionadas junto al titular: “Las mujeres de la libertad”. Para algunos hombres, el encuentro del jueves merecía ser celebrado. “Es un gran sentimiento que estemos aquí juntos, finalmente. Solo deseamos que esto continúe en el futuro”, dijo un asistente.

Una delegación de la FIFA asistió al partido para asegurarse de que Irán cumplía su promesa de permitir la entrada a las mujeres.