Diario y Radio U Chile

Año XI, 14 de diciembre de 2019

Escritorio

El deber de decidir

Franccesca Rivera Cartas al Director |

  Domingo 3 de noviembre 2019 10:19 hrs. 

Señor Director:

El debate sobre la restitución del voto obligatorio es otro de los temas que se ha tomado la agenda política, desde la modificación que entró en rigor en el año 2012 en donde pasábamos de un sufragio obligatorio a uno voluntario y la inscripción automática de votantes, evidenció las negativas cifras de participación en las últimas votaciones municipales, parlamentarias y presidenciales, menos del 50% del padrón electoral votó para elecciones presidenciales y menos del 40% para las de alcaldes y concejales. Así es entonces que un presidente que obtiene más del 50% de los votos, en realidad representa menos del 30% de la ciudadanía.

Todo esto se presenta con el  acrecentamiento durante los últimos años de un claro descontento social luego de casos emblemáticos como el Milico Gate,Paco Gate,Caval, entre otros, que produjo entre otras cosas el aumento sostenido de la desconfianza de la ciudadanía a la política ,sumada a la brutal desigualdad en estos 30 años y el costo desmedido de la vida produjo finalmente el estallido de una crisis que en pocos días cumplirá un poco más de dos semanas, pero los parlamentarios no se dan por vencidos luego de que en la comisión de gobierno interior presidida por la diputada Joanna Pérez (DC), ingresaran el pasado miércoles 30 de septiembre un proyecto de reforma constitucional que repone el voto obligatorio en todas las elecciones y plebiscitos.

Todo bajo la lupa de la crisis social y política que ha hecho cambiar a la clase política y al gobierno las prioridades de la gente.

¿Será entonces, el lema “Chile Despertó” el que convocará que finalmente la ciudadanía se acerque a las urnas a votar en las próximas elecciones municipales del 2020 o las presidenciales 2021? ¿O será la propia educación cívica impartida en los colegios la que forme ciudadanos responsables que en un futuro mediante el sufragio elijan autoridades competentes? 

El debate no queda ahí, la desconfianza es sin distinción ideológica y el desafío queda en que si sólo con la restitución del voto obligatorio se recobrará la confianza hacia la clase política, ¿hará este proyecto de reforma constitucional que la gente vote? Lo que sí hay que hacernos cargo como ciudadanos es que tenemos que tomar en cuenta de quienes nos representan y toman decisiones en el Congreso y en la presidencia del país y es por esto que es importante participar en todos los espacios, en cabildos ciudadanos, en asambleas autoconvocadas, y en un evidente posible plebiscito para cambiar la Constitución.