Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de diciembre de 2019

Escritorio

Carlos Ruiz: “Éste es un momento crucial para el Frente Amplio”

El conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el sociólogo analizó el alcance de las movilizaciones que vive el país y apuntó al rol del Frente Amplio, conglomerado que, a su juicio, "mide aquí su capacidad para enfrentar esta demanda histórica".

Diario Uchile

  Lunes 11 de noviembre 2019 10:30 hrs. 
Ruiz-Encina

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el sociólogo y académico de la Universidad de Chile, Carlos Ruiz, analizó el momento actual que vive nuestro país con movilizaciones que se prolongan por más de tres semanas.

Desde su mirada hay una neoligarquización que se empieza a construir a partir de la transición: hay una sociedad que empieza a explotar, lo que demuestra que hay una propensión a la movilización muy fuerte en la sociedad.

En ese sentido, el  ex director del Departamento de Sociología de la Universidad de Chile desmitificó el carácter despolitizado de la sociedad chilena: “Todos los días vemos escenas conmovedoras de arrojo (…). Han sido increíbles las muestras de solidaridad, de protegerse unos a otros. Encuentro que está de vuelta la sociedad, está de regreso con un tejido muy bonito, muy emocionante”, expresó.

El doctor en Estudios Latinoamericanos, quien es considerado uno de los ideólogos del Frente Amplio, apuntó además a la “distancia que se empezó a construir entre política y sociedad que se fue ahondando cada vez más y fue redundando en una sordera de la política”. Después, señaló, surge una “expresión esperanzadora el Frente Amplio, pero también de alguna manera tiene el taxímetro corriendo en función de responder a esta situación, porque la política en general ha sido desbordada sin distinción de ningún tipo”.

frente-amplio

En esa línea, Carlos Ruiz fue enfático en que “el Frente Amplio mide aquí su capacidad para enfrentar esta demanda histórica. Es un momento crucial para el Frente Amplio, absolutamente. En este rato ya no sirve el estamos aprendiendo. Este es un momento en que ya está interpelado por la sociedad y ahí yo he planteado que, por un lado, hay que tener una agenda más larga, de transformaciones, que apunten a una nueva Constitución, pero una nueva Constitución nos puede tomar varios años, o sea, también tiene que haber una agenda corta que tenga que ver con las cuentas de la señora popular de fin de mes. Hay que trabajar en las dos líneas, no nos podemos encerrar en una especie de entelequia política, eso sería fatal para el Frente Amplio; perder ese vínculo con los procesos concretos”, sostuvo.

Respecto de la situación del Presidente Sebastián Piñera y de las decisiones que ha adoptado su Gobierno, el también presidente de la Fundación Nodo XXI manifestó: “Tengo la impresión que está sometido a muchas presiones y eso explica parte de lo errático de su actuar. Creo que ha habido esfuerzos de captura del Gobierno por grupos de presión ultra-conservadores”.

Respecto de las características del movimiento, Carlos Ruiz afirmó que “empiezan a instalarse una serie de nuevos actores sociales. Nosotros estábamos acostumbrados a la CUT, a los sindicatos, etc. y esos no han estado en primera línea, pero han aparecido un enjambre de coordinadoras en torno justamente a los derechos sociales privatizados”.

Desde esa perspectiva, el experto recalcó que “empiezan a aparecer otros focos de conflicto ante este panorama social que mutó, a este individuo que en nombre de la libertad mercantil, terminó perdiendo toda soberanía sobre su propia vida. Yo creo que ese es un proceso que todavía está corriendo, pero que vamos a ver la emergencia de nuevos actores sociales”.

Finalmente, el académico abordó la relación entre el actual modelo económico y la crisis social que se vive en el país: “El neoliberalismo significa de alguna manera un giro hacia la vieja economía primaria exportadora. Eso en algún rato tuvo cierto boom y engendró ciertas expectativas, pero ya no está produciendo esa tasa de crecimiento y ahí es donde se incrusta un problema de frustraciones muy aguda. No tiene la capacidad de venderse como se vendieron por ejemplo en los noventa, donde las expectativas eran tremendas”.

En esa línea, agregó que “esa enorme masa de profesionales que algunos llaman nuevas clases medias, de alguna manera no encajan, no enchufan con ese modelo primario exportador que lo que no requiere es gran trabajo elaborado. Ese modelo primario exportador permite construir, al revés, una desigualdad gigantesca, porque lo que favorece es una alta concentración de la riqueza. Esa gente está explotando; cuando tu piensas en Maipú, La Florida, es esa gente explotando, esos nuevos profesionales, ese mundo no encaja ya en un modelo primario exportador agónico”.