Diario y Radio U Chile

Año XI, 13 de diciembre de 2019

Escritorio

Francia rechaza amenaza de Estados Unidos por alza de aranceles de 100% a quesos y vinos

El ministro de Economía de Francia considera "inaceptables" las amenazas de represalias de Estados Unidos contra la imposición francesa de los gigantes de internet y espera que la Unión Europea responda "con fuerza".

RFI

  Martes 3 de diciembre 2019 9:29 hrs. 
3457283832_16673c3e29_o

Roquefort, champagne, cosméticos o bolsos: Washington amenaza con golpear el corazón de las exportaciones del lujo francés en respuesta al gravamen francés de los gigantes de internet (Google, Apple, Facebook y Amazon).

La réplica de Washington de aranceles de hasta el 100%, valuada en 2.400 millones de importaciones francesas, fue rechazada con vehemencia este martes por el ministro francés de Economía Bruno Le Maire.

“El proyecto, que podría aplicarse de aquí a 30 días, de nuevas sanciones contra Francia es inaceptable”, sostuvo Le Maire en declaraciones a Radio Classique.

“No es el comportamiento que esperamos de Estados Unidos frente a uno de sus principales aliados, Francia, y de manera general Europa”, añadió.

París tomó contacto el lunes con la nueva Comisión Europea para hablar de la reacción de Bruselas frente a las amenazas de la administración Trump y “cerciorarse de que en el caso de nuevas sanciones estadounidenses habrá una respuesta europea, una respuesta fuerte”, declaró Le Maire.

“Está muy claro que no tenemos que retroceder en un tema que tiene sentido desde el punto de vista económico, y que es la justicia fiscal”, dijo por su parte la viceministra francesa de Economía, Agnès Pannier-Runacher, al referirse a las amenazas de Estados Unidos.

“Tenemos que ser agresivos en este tema” agregó en declaraciones a la radio Sud Radio.

El impuesto “no está dirigido contra las plataformas digitales estadounidenses” sino que también se aplica a las plataformas francesas, recalcó.

La normativa francesa, promulgada este año, impone un gravamen de cerca de 3% al volumen de negocios de compañías tecnológicas en el país europeo, que suele proceder de la publicidad en línea y la venta de datos con fines publicitarios.

El impuesto afecta a compañías que obtienen ingresos anuales de al menos 750 millones de euros (unos 830 millones de dólares) en sus actividades digitales mundiales.