Diario y Radio U Chile

Escritorio

Asunción de Alberto Fernández: el kirchnerismo vuelve a la Argentina

Este martes 10 de diciembre Alberto Fernández asumirá como nuevo presidente de Argentina. En tanto, los esfuerzos del mandatario saliente, Mauricio Macri, estarán abocados en consolidar a la oposición. Misión dificil tomando en cuenta que el kirchnerismo y el peronismo tienen una amplia ventaja tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado.

Camilo Villa J.

  Domingo 8 de diciembre 2019 8:58 hrs. 

Este martes 10 de diciembre Alberto Fernández asumirá como nuevo presidente de Argentina. Luego de vencer en primera vuelta al aún mandatario Mauricio Macri, el abogado de profesión, trae de vuelta a la nación trasandina el kirchenrismo que, desde 2015, no entra a la Casa Rosada.

De esta forma, Argentina dará un giro a la izquierda y abandonará las cuestionadas políticas económicas de Mauricio Macri, mandatario que, de todas maneras, se autocongració en un mensaje a la nación destacando los que, según él, son avances para el país.

El jefe de Estado aseguró que abandona la presidencia “satisfecho” con su gestión, aunque hizo la excepción en lo que se refiere a materia económica. Sobre su futuro, Macri sostuvo que acompañará el destino de Argentina desde la oposición, misma que se vislumbra debilitada pero que él pretende articular.

y53ry34y

“Jamás haría algo para entorpecer el trabajo del Gobierno entrante, nada nunca puede estar por delante de los argentinos, voy a seguir acompañándolos desde la oposición siempre de manera constructiva y responsable. Hoy, hay una alternativa sana de poder en Argentina, vamos a seguir juntos con una presencia sólida en el Congreso, para seguir trabajando por todo lo que falta. No tengo ninguna intención de poner trabas a propuestas sensatas y transparentes, el futuro de los argentinos depende, ni más ni menos, de todos los argentinos. El sueño de la Argentina que comenzamos a construir juntos no se termina hoy ni nunca”, afirmó.

Si bien los esfuerzos de Macri estarán abocados en consolidar a la oposición, lo cierto es que el kirchnerismo y el peronismo tienen una amplia ventaja tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado.

Ante este escenario y consultado por nuestro medio, el analista internacional Guillermo Holzmann sostuvo que, si bien Macri buscará asumir el liderazgo de la oposición, también deberá empeñarse como mediador entre el futuro Gobierno y las restantes fuerzas políticas.

“Su primer desafío es posicionarse como líder de la oposición, pero también posicionarse como el mediador entre lo que va a ser la estrategia del Gobierno de Fernández conforme sea la manera en que se instale y que distribuya el poder entre Cristina Fernández y Alberto Fernández. No cabe duda de que va a haber una distribución de poder y el rol frente a esta distribución de poder que tenga Mauricio Macri va a definir en gran parte cuál va a ser su liderazgo y cuánto peso tendrá ese liderazgo”.

Lo que pase en Argentina es, naturalmente, muy importante para Chile. Por lo mismo, este viernes el presidente Sebastián Piñera confirmó su asistencia a la investidura de Fernández, pese a la crisis social que atraviesa el país.

Para Holzmann, la decisión del mandatario chileno es acertada por lo que Argentina significa para nuestro país y viceversa. Además, Piñera necesita entablar una buena relación con su par argentino tomando en cuenta las diferencias políticas que hay entre ambos.

gwwgeweg

Guillermo Holzmann

“Es importante y fundamental que Sebastián Piñera vaya porque Sebastián Piñera representa los intereses de Chile, y los intereses de Chile tienen mucho que ver con las necesidades que tiene Argentina. Hay una mutua colaboración que se ha ido construyendo y consolidando en los últimos diez años –particularmente en los últimos cinco- en la cual la integración, tanto en temas económicos como de seguridad con Argentina, es muy importante y, en esa perspectiva, Sebastián Piñera necesita ir a conocer cuál es la posición que tiene un Fernández que va a estar recién instalado y que tiene un programa de Gobierno que difiere en lo sustantivo con lo que había hecho Macri”.

Y, al parecer, esa contraposición con lo que fue la gestión de Macri es lo que le dio la victoria a Alberto Fernández. No fue una estrategia difícil para el presidente electo, pues el actual mandatario trasandino se va con cifras nefastas: una inflación superior al 50 por ciento anual, un desempleo por sobre el 10 por ciento, una pobreza que rebasa el 40 por ciento, y una deuda impagable con entidades financieras internacionales. De hecho, el Fondo Monetario Internacional pronosticó que, para 2020, continuará la recesión de la economía argentina.

Un gran desafío le espera a Alberto Fernández, tendrá cuatro años para afianzar al kirchnerismo en el poder o, por el contrario, dejar a merced de la derecha la siguiente elección presidencial. Y es que así están las cosas en la región: derecha o izquierda, por ahora, no hay puntos medios.