Diario y Radio U Chile

Año XII, 7 de julio de 2020

Escritorio MENÚ

Chile Vamos da portazo a mujeres e indígenas, y feministas anuncian huelga general

El conglomerado oficialista se opuso en pleno a las indicaciones que establecían paridad de género y cuotas para pueblos originarios en el órgano encargado de redactar la nueva Constitución.

Tomás González F.

  Miércoles 18 de diciembre 2019 19:07 hrs. 





La espera terminó y el resultado es agridulce. La Cámara de Diputados aprobó la reforma que habilitará el proceso constituyente, pero Chile Vamos se opuso a incluir paridad de género, cuotas para pueblos originarios y facilidades a los independientes.

El denominado “Acuerdo por la Paz y una nueva Constitución” fue aprobado por 127 votos a favor, 18 en contra y 5 abstenciones, siendo despachado para su tramitación en el Senado, que sesionará durante la mañana de este jueves para discutir la reforma.

La sesión en la Cámara comenzó con la presentación del trabajo realizado por la Comisión de Constitución, instancia que se encargó de recoger las recomendaciones de la Comisión Técnica que se constituyó luego del acuerdo, como así también las distintas indicaciones presentadas por parlamentarios. Luego, los distintos diputados y diputadas comenzaron sus intervenciones, en donde manifestaron sus posturas frente a las distintas aristas contenidas en la discusión. Por ejemplo, desde el Partido Comunista, la diputada Carmen Hertz expresó sus aprensiones con el quórum de dos tercios que quedó estipulado en el documento que firmaron gran parte del espectro político el pasado 15 de noviembre, y del cual su sector no quiso hacerse parte.

Finalmente, con el apoyo de una enorme mayoría de las bancadas, la modificación al Capítulo XV de la Constitución Política de la República fue aprobada. Pero una cosa fue la votación del articulado -que básicamente contenía todo lo estipulado y acordado entre los partidos el pasado 15 de noviembre- y otra muy distinta fue la de las disposiciones transitorias, que tocaban los temas en que no se logró generar consenso entre los distintos sectores, como la representación de independientes, cuotas para pueblos originarios y paridad de género.

El denominado “Acuerdo por la Paz y una nueva Constitución” fue aprobado por 127 votos a favor, 18 en contra y cinco abstenciones, siendo despachado para su tramitación en el Senado, que sesionará este jueves para discutir la reforma. FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

El denominado “Acuerdo por la Paz y una nueva Constitución” fue aprobado por 127 votos a favor, 18 en contra y cinco abstenciones, siendo despachado para su tramitación en el Senado, que sesionará este jueves para discutir la reforma. FOTO: Leonardo Rubilar / Agencia UNO.

Como estos temas quedaron fuera del texto original, las dudas de Chile Vamos hacían peligrar su aprobación. Sobre todo después del ultimátum de la UDI a sus pares de Renovación Nacional, a quienes amenazaron con rechazar lo acordado si es que ellos aprobaban temas que no quedaron zanjados aquel 15 de noviembre. Finalmente, la presión tuvo su efecto y ninguna de estas disposiciones alcanzó el quórum de aprobación.

Pese a esto, en su intervención en Sala, el diputado y presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, destacó la importancia que adquiere la representación femenina en un eventual órgano constituyente. Sin embargo, terminó rechazándola. Sería una vergüenza que la constituyente tenga un 25 por ciento de hombres y 75 por ciento de mujeres“, dijo antes de votar en contra de la inclusión de mujeres en el órgano constituyente.

“No es anti democrática una corrección, incluso de corregir finalmente el resultado dentro de los partidos. Presentamos un proyecto de ley que espero que se apruebe con los votos de quien esté disponible, es democrático y es legítimo estar en contra. Los que estemos de acuerdo lo vamos a aprobar”, se excusó Desbordes entre la espada y la pared. Con la UDI, por un lado, amenazando con rechazar el acuerdo y las mujeres de Chile, por el otro, pidiendo un poco más de justicia en un tema tan trascendental.

Y es que mientras sesionaban los parlamentarios al interior del Congreso Nacional, a las afueras se reunían cientos de mujeres exigiendo a los diputados y diputadas votar a favor de la paridad de género.

Ante las dudas y presiones de su conglomerado, todos los parlamentarios de Chile Vamos terminaron cediendo y la paridad de género fue rechazada. Mientras, a las afueras del Congreso, cientos de feministas exigían representación. Foto: Agencia UNO.

Ante las dudas y presiones de su conglomerado, todos los parlamentarios de Chile Vamos terminaron cediendo y la paridad de género fue rechazada. Mientras, a las afueras del Congreso, cientos de feministas exigían representación. Foto: Agencia UNO.

La presión feminista

Fueron diversas organizaciones y colectivos feministas las que, de manera pacífica, se tomaron las inmediaciones del Parlamento con bailes, cánticos y consignas. Tanta fue la presión que ejercieron que, ante la negativa de ingresar a la Sala, el diputado Gabriel Boric escoltó a algunas integrantes que se escabulleron por debajo de los torniquetes. Acción que después le costaría al representante de Convergencia Social una citación a la Comisión de Ética.

Pero la presión feminista se hacía sentir. Momentos antes habían interpretado “Un violador en tu camino” en la entrada del edificio y cada intervención de los parlamentarios de Chile Vamos hacía aumentar un vaso que se terminó de llenar 10 minutos antes de las cinco de la tarde, hora estipulada para la votación. Fue ahí cuando decenas de mujeres se agruparon en las puertas de la Sala, y anticipando un fracaso que ya se hacía evidente, varias de ellas lograron irrumpir en el Hemiciclo ante la sorpresa de los parlamentarios. “¡Paridad ahora!”, se escuchó, en un grito que ya de poco servía ante una derecha completamente decidida.

Minutos antes, Camila Aguayo, dirigenta de la Asamblea Feminista Plurinacional, conversó con Radio Universidad de Chile sobre el complejo escenario que enfrentaban este miércoles, y adelantándose al resultado, aseguró que la lucha por la paridad de género no termina aquí. Son dos los caminos ahora: primero, seguir manifestándonos y seguir en las calles para que se pueda incluir la indicación en enero, que sería lo mínimo“, afirmó.

“Segundo, organizar una gran huelga general de mujeres que hasta ahora es la única herramienta que tenemos. Eso es lo que las feministas vamos a impulsar desde Unidad Social, una huelga general para tratar de disputar lo que tiene que ver con paridad y con plurinacionalidad también”, sentenció la dirigenta feminista.

Pero la presión feminista no pudo con la del conservadurismo y, ante las amenazas de su conglomerado, los parlamentarios de Chile Vamos terminaron cediendo y todas las disposiciones fueron rechazadas. No obstante, efectivamente la discusión en este sentido no terminó este miércoles, ya que diputadas de Renovación Nacional ingresaron un proyecto de reforma constitucional para asegurar la paridad de género, con el objetivo de que se tramite aparte y así no hacer peligrar el acuerdo alcanzado.

Este proyecto implica modificaciones a una Ley Orgánica Constitucional, por lo cual requiere de un quórum menor -cuatro séptimos- para ser aprobados. Así también lo hicieron desde RN con los otros temas en que no hubo acuerdo, como la representación de independientes y los escaños reservados para pueblos originarios. Así, con plazo hasta el 25 de julio para cerrar todo lo concerniente al órgano constituyente, estos proyectos serán tramitados en los próximos meses, con la promesa del Ejecutivo a RN de que serán tratados con las urgencias que ameritan.

Así votaron los diputados y diputadas la disposición transitoria que incluía la paridad de género en el órgano constituyente.

Así votaron los diputados y diputadas la disposición transitoria que incluía la paridad de género en el órgano constituyente.