Diario y Radio U Chile

Año XII, 6 de abril de 2020

Escritorio MENÚ

Obispo Aós por abusos sexuales en la Iglesia: “Quisiéramos que los procesos no se demoren”

El recién nombrado arzobispo de Santiago se refirió a las investigaciones por abusos clericales. Sobre esto, Aós recalcó que "buscarán la justicia, la verdad y la ayuda a los denunciantes" y que espera que éstas puedan hacerse "seria y responsablemente" pero sin demoras en exceso.

Diario UChile

  Viernes 27 de diciembre 2019 13:14 hrs. 





El papa Francisco nombró a Celestino Aós como nuevo arzobispo de Santiago, quien se desempeñaba como administrador apostólico de la misma arquidiócesis.

Asimismo, el pontífice nombró como arzobispo de Puerto Montt a Fernando Ramos Pérez, hasta ahora obispo auxiliar de la arquidiócesis de Santiago y administrador apostólico de Rancagua.

Fue justamente la designación de este último la que generó diversas críticas por parte de víctimas de abusos cometidas por integrantes de la Iglesia Católica.

De esta forma, Juan Carlos Cruz, víctima del ex párroco del Bosque, Fernando Karadima, manifestó a través de su cuenta de Twitter: “Lamento que a Puerto Montt les llegue un obispo encubridor como Fernando Ramos, lacayo de cardenales Errázuriz y Ezzati. Un hombre comprobadamente malo”.

Durante la mañana el nuevo arzobispo de Santiago, Celestino Aós ofreció una conferencia de prensa en donde abordó distintos temas. Uno de ellos, fue las críticas al nombramiento de Ramos y la posibilidad de que exista un mayor diálogo entre la Iglesia y las víctimas de abuso clerical.

“Como Iglesia nosotros estamos abiertos para acoger a todos y cada uno de los fieles y cada una de las personas que pueda necesitarnos(…) y por supuesto que nosotros sentimos siempre la cercanía de quienes están sufriendo, aquellos que están pasando situaciones más complicadas y más difíciles”.

Consultado sobre la manera en que enfrentará tanto las denuncias como los procesos que ya están en curso en materia de abuso sexual, Celestino Aós se mantuvo cauto y enfatizó que en cada una de estas denuncias hay familias comprometidas que también sufren los efectos de las mismas.

“No lo sé, buscaremos la justicia, la verdad, la ayuda a los denunciantes, a la persona que sufre porque no solamente en esos casos está la persona que es víctima directa sino que hay también víctimas secundarias que pueden ser su entorno familiar. Entre nosotros además una persona forma parte de una comunidad cristiana, de una parroquia y cuando hay un abuso, un exceso, un delito, es toda esa comunidad que queda herida“.

En relación  a los tiempos de investigación, el sacerdote enfatizó que  “a veces uno quiere que se corra muy de prisa, pero hay que hacer diligencias, hay que hacer los procesos, tiene que haber también la legítima defensa(…) no se puede siempre responder con la celeridad, pero quisiéramos que efectivamente los procesos no se demoren, que se hagan seria y responsablemente pero sin demoras en exceso”.