Diario y Radio U Chile

Año XII, 13 de julio de 2020

Escritorio MENÚ

Lo que debes saber sobre la huella de carbono que generamos a diario

¿Todos emitimos gases de efecto invernadero?, ¿cómo se miden estos gases a nivel institucional y de países? y ¿qué dimensiones son consideradas cuando éstas se miden?, son algunas de las claves que entrega Reynaldo Cabezas, jefe de la Oficina de Ingeniería para la Sustentabilidad de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM).

Diario UChile

  Sábado 11 de enero 2020 14:00 hrs. 
huella carbono 1





Uno de los comportamientos y medidas más comentadas de la activista sueca Greta Thunberg fueron sus viajes en barco a vela para moverse por el mundo. ¿El motivo? No emitir gases de efecto invernadero que representan la huella de carbono que dejamos en nuestras acciones las y los habitantes del planeta, donde viajar en avión es una de sus tantas fuentes.

Pero, ¿qué es la huella de carbono?, ¿cómo se emite? y ¿quiénes lo hacen? Esto y otros aspectos claves son los que explica el jefe de la Oficina de Ingeniería para la Sustentabilidad de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM), Reynaldo Cabezas.

El concepto de huella de carbono

En palabras simples, como señala Reynaldo Cabezas, corresponde a “las emisiones de gases efecto invernadero que genera un proceso, un producto o una actividad”.

Como advierte el especialista, en general es difícil que las personas observen esa huella que emitimos, porque “nos quedamos con lo que conocemos”. Un ejemplo, cuenta, es el hecho de movernos. “Para llegar a un lugar en auto, metro o taxi eso tuvo una emisión sólo por moverse, pero ese auto viene de otro país porque no se hace en Chile; ahí hay una emisión por todo ese transporte. Aparte, la empresa donde se hizo esto compró de diferentes lados las piezas, entonces también ahí hay una emisión”.

Unidad de medida

La huella de carbono se mide en CO2 equivalente. ¿Por qué? Porque hay diferentes gases de efecto invernadero, los cuales según protocolo de Kioto son:

– Dióxido de carbono (CO2)

– Metano (CH4)

– Óxido nitroso (N2O)

– Hidrofluorocarbonos (HFC)

– Perfluorocarbonos (PFCs)

– Hexafluoruro de azufre (SF6)

Como explicó Reynaldo Cabezas, “cada uno tiene un potencial de efecto invernadero distinto porque las moléculas se comportan distinto al momento de recibir la radiación”. El más presente en el ambiente es el CO2, por lo cual se ocupa el CO2 equivalente, “donde se dice que una partícula de metano es ‘x’ veces más efecto invernadero del CO2, entonces cuántos kilogramos equivalen de metano, se multiplica por un factor y se dice cuanto es de CO2 equivalente”.

huella de carbono

Principales fuentes de emisión

“Ahí va a depender qué es lo que consideramos, si es una institución como la universidad, o si lo vemos como país”, señaló Cabezas. Pero si hablamos de principal fuente, indicó, el sector energía lleva la delantera, sobre todo con los combustibles fósiles.

“Y energía no es sólo el concepto que tenemos de electricidad”, advirtió, es también la energía que se ocupa para poder ducharse, por ejemplo.

Fuentes menos conocidas
Una de las fuentes de emisiones menos conocidas es el cambio de suelo. “El hecho de cambiar un suelo que antes era bosque y después lo talo y me pongo a hacer edificios ahí, eso también tiene emisiones”, ejemplificó el especialista. A este se suma la generación de alimentos a través de la agricultura.

Medición – inventario
La medición de la huella de carbono contempla diferentes ítemes, que son:

  • Energía
  • IPPU: Procesos industriales y uso de productos.
  • Agricultura
  • UTCUTS: Uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura.
  • Residuos

Como indicó Reynaldo Cabezas, además, hay normas ISO para calcular estas emisiones, específicamente la 14.064.

A nivel nacional existe el “Programa Huella Chile”, del Ministerio del Medio Ambiente basada en esas normas y en lo que dice el IPCC.

Qué se mide: los alcances

Hay diferentes ámbitos de medición de los gases de efecto invernadero, denominados “alcances”. Estos son tres:

  • Alcance 1, corresponde a las emisiones directas. Por ejemplo, indicó el especialista, “tengo una caldera, estoy quemando un combustible, eso está emitiendo directamente al medioambiente”.
  • Alcance 2, contempla las emisiones por consumo de fuentes energéticas como la electricidad.
  • Alcance 3, como advirtió Cabezas, “es el más complejo, porque son las emisiones indirectas. En la universidad estos son emisiones que se hacen pero que no tenemos control sobre ellas. Por ejemplo, que los estudiantes vengan a estudiar a la facultad, ellos tuvieron que trasladarse en transporte, y ahí se emitió”.

Captación
Si bien hay varias formas de “captar” CO2, la más común es la captura natural que es por árboles. “Cuando los árboles están creciendo están capturando carbono. Cuando el árbol llega a su edad madura que ya no crece más, ahí él se convierte en carbono neutral porque absorbe lo mismo que emite”, detalló el especialista.

Diversas instituciones y países buscan compensar la emisión que emiten también bajo lo que se denomina “mercado de carbono”. Como detalló Cabezas, “hay proyectos que dicen que ahorran tantas emisiones en relación a si se hicieran con otro tipo de tecnología”. También hay instituciones que compran dicho ahorro a proyectos e iniciativas.

¿Por qué medir?
Finalmente, como señaló Reynaldo Cabezas, “si yo no sé cuánto emito, no sé cómo gestionarlo”, motivo por el cual es importante conocer dicha información.

Texto de Francisca Palma/prensa Uchile.