Diario y Radio U Chile

Año XII, 8 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Katherine Maher y crisis de las democracias: “La única forma de salir es reconectando con nuestra propia humanidad”

La experta defensora de culturas y tecnologías abiertas analizó los sistemas democráticos representativos y aseguró que se necesitan liderazgos más potentes.

Claudia Carvajal G.

  Jueves 16 de enero 2020 18:47 hrs. 
katherine maher wikimedia





La directora ejecutiva de Wikimedia se encuentra de visita en nuestro país en el marco del Congreso Futuro y analizó en entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile las crisis sociales a nivel global, incluyendo la chilena, que han puesto en tela de juicio a la democracia representativa debido a la falta de credibilidad en general en el sistema.

La experta en tecnología, desarrollo y democracia, consultada sobre las voces que se alzan pidiendo primero orden público y luego iniciar discusiones que impliquen cambios profundos en nuestro ordenamiento, Katherine Maher expresó que esa es una manera equivocada de mirar este tipo de situaciones, porque tiende a implicar que hay una legitimidad equivalente en ambas.

“Lo que yo postulo es que los sistemas que hemos construido y que aseguran a nuestra comunidad para que vivamos seguros y con dignidad, deben respetar los derechos humanos como base para cualquier conversación”.

kATHERINE MAHER_opt (1)

Respecto del rol de los medios y redes sociales en las democracias a nivel global, quien también fuera miembro de fue miembro del Instituto Nacional Democrático en Washington para el apoyo de Derechos Humanos y la democracia, señaló que en general internet y las redes sociales funcionan como acelerantes, pero no pueden ser considerados en sí como la raíz de la crisis del sistema democrático representativo, pues la razón por la que la gente responde a la información contenida en redes sociales es porque hay una desconexión en los sistemas que deberían estar funcionando en favor de la gente, de la ciudadanía, y cómo efectivamente funcionan con esas comunidades.

“Las redes sociales aceleran este problema, sin duda alguna, pero no es la causa del problema. La causa, la raíz de los problemas que enfrentamos, está la baja confianza en los sistemas porque ellos han dejado de funcionar para demasiadas personas alrededor del mundo”.

Haciendo un análisis histórico sobre las crisis en las instituciones a nivel global es posible ver que se han ido repitiendo a lo largo de la historia, por lo tanto, la Directora Ejecutiva de Wikimedia señala que no hay que temerles, sino que ver las crisis efectivamente como nuevas oportunidades para reencontrarnos como comunidad.

“La crisis es una oportunidad porque así es como la humanidad ha redescubierto su propio ser. Podemos verlo cada vez que hay desastres naturales, cuando hay violencia, terrorismo o guerras, la comunidad tiende a unirse como un todo, partiendo desde los vecindarios o barrios hasta la sociedad. Siento que este es un momento de crisis para nosotros y la única forma de salir de ella es reconectando con nuestra propia humanidad y los intereses comunes que tenemos. El desafío es que esto requiere volver a confiar en el otro, entender que tu interés y el mío están alineados y que podemos hacer compromisos juntos en orden a conseguir el bien común.

Consultada sobre la necesidad expresada por distintas sociedades a nivel internacional de contar con liderazgos más claros, la experta manifestó estar consciente de la tensión que existe entre la gente que está en el poder, las formas de las estructuras que los rodean que hacen difícil el moverse rápido y llegar a los acuerdos para tomar las decisiones, ya que no es deseable un sistema en que la mayoría gobierne pasando a llevar a las minorías. Sin embargo, aseguró que necesitamos como humanidad en general respuestas políticas mayores a las que hemos visto, particularmente en materia de cambio climático, pero siempre teniendo en cuenta que esos liderazgos deberán obtener un mayor compromiso colectivo, pues las soluciones pasan necesariamente por modificar nuestros estilos de vida y nuestras economías en orden a preservar el único hogar que tenemos.