Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Entre la ilustración y la neuropsicología: la apuesta feminista de Paulina Silva

En 2018, la artista nacional se instaló en España para iniciar un curso de ilustración y para resolver una de sus inquietudes: el estudio de la neuropsicología. Ambas disciplinas confluyeron hasta desembocar un libro que acaba de ser publicado: Mujeres. Lo que pensamos mientras pasa el tiempo.

Abril Becerra

  Miércoles 26 de febrero 2020 17:54 hrs. 
libro mujeres





Del día que nací no recuerdo nada. Dejé de ser un pez y tuve brazos, piernas, espalda”. De esta forma, la ilustradora Paulina Silva Chala abre su última publicación: Mujeres. Lo que pensamos mientras pasa el tiempo (Lunwerg Editores), texto presentado recientemente en Madrid y que surge con el fin de responder a la pregunta respecto de qué significa ser mujer.

“Este libro es totalmente un ejercicio de memoria”, comenta la autora, cuyas obras han sido presentadas en Argentina y Alemania, entre otros.

“Entonces, empecé a interesarme mucho por la psicología femenina, porque era como una área nebulosa, con mitos, ya que las mujeres siempre hemos sido descritas desde una visión masculina. Luego, a mi abuela le diagnosticaron Alzheimer y eso me llevó a escucharla, a saber sobre la infancia, lo que pensaba de ser una mujer adulta, del amor, de su enfermedad, sus miedos. Todo eso lo trabajé mucho tiempo, hasta que me vine a España y comencé a desarrollar esto como un proyecto de libro”, dice.

En esa línea, el volumen propone la historia de una mujer cualquiera, pero única y común al imaginario femenino. El punto de inicio es el nacimiento; el de término, la vejez. Esto fue acompañado con una serie de poemas que fueron complementando cada una de las ilustraciones expuestas en las más de 170 páginas del texto.

Paulina Silva

No obstante, este proceso de creación también tuvo otra particularidad: el aprendizaje de la neuropsicología. Para la ilustradora el conocimiento de esta disciplina fue una puerta de entrada para indagar en el imaginario femenino. “Lo hice no para trabajar en eso sino que para llevarlo al terreno del arte y la comunicación. Soy muy freaky del surrealismo”, comenta la ilustradora.

“Me interesé en la psicología porque lo surreal, lo que no es de este mundo, siempre aparece en un plano mental y llevarlo al dibujo es mucho más interesante que recalcar la realidad tal cual es”, sostiene, valorando las nuevas propuestas estéticas que han surgido a raíz de la visibilización de las ilustradoras nacioanles.

Las creadoras siempre hemos existido. Es muy bonito que la gente se esté interesando por la creación hecha por mujeres sin el estigma que podía tener antes. Lo interesante es que ahora estamos más abiertos a sentirnos identificados con personajes femeninos. Jamás un niño podía haberse identificado con un personaje o con una novela femenina, siendo que nosotras, claramente, con Papelucho nos identificamos”, recalca.

Así, comenta que los imaginarios de la mujer y el hombre hoy confluyen más que nunca: “Todos somos en parte mujer y en parte hombre. De alguna manera la parte que tenemos más entrenada, escolarizada, es nuestra parte masculina. Entonces, siento que lo que cuesta es hacernos responsables de la parte femenina que hay en nosotros, que tiene que ver con las cosas de las que hablo en el libro, que son cosas que de momento pareciera que son instintivas, pero son más racionales que todo lo que somos”.

Hasta ahora, el texto sólo ha sido presentado en España, pero puede ser adquirido a través del sitio web de la autora.