Diario y Radio U Chile

Año XII, 15 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Acercarse a la lectoescritura desde el hogar: otro desafío del aislamiento social

Cientos de niños y niñas deben enfrentar nuevos métodos de educación en sus hogares para no perder procesos tan importantes como es, por ejemplo, la lectoescritura.

Andrea Bustos C.

  Martes 31 de marzo 2020 8:30 hrs. 
letras





Leer y escribir es parte de la base de la educación de niñas y niños, con ese contenido aprendido se da inicio al ciclo escolar en el que se van a aprendiendo otra serie de insumos para su vida.

Sin embargo, ante la suspensión de clases preventiva por la propagación de COVID-19 en nuestro país, estos han sido parte de los aprendizajes ante los que  profesores han creado nuevos mecanismos para que los niños y niñas se acerquen a la lectura y la escritura  en casa, proceso para el que los padres y su constancia debe ser esencial.

Ante este nuevo contexto educativo, es un riesgo presente que los niños y niñas se puedan atrasar en sus procesos formativos, pues los efectos acumulativos que debe tener la educación podrían no estar presentes en estas semanas, ya que la revisión de los contenidos en casa está sujeta al tiempo que los padres puedan dedicar a ello en función de sus propios trabajos, y también a cómo y qué tipo de material cada establecimiento envía a sus alumnos.

Esas son parte de las preocupaciones de algunos padres, madres y apoderados. Así lo expresó a Radio Universidad de Chile, Romina Basualto, madre de un niño de 6 años que este entró a primero básico este 2020.

“Nuestros temores son que Daniel no entienda la materia en el colegio como se la he pasado yo acá en la casa, que no sea tan rápido al aprender, lo que dependerá de su personalidad, también de la profesora (…) También temor a que no finalicen tan completo su año porque es diferente la cantidad de guías que nos mandan a la materia que recibiría en el colegio, me da miedo que al final sea más lenta la lectura que debiese estar aprendiendo este año, pero cómo papás pretendemos estar reforzándolo”.

escritura

En esa línea, Romina explicó que como padres han ayudado a su hijo en las guías que ha enviado el colegio, y han agregado contenido de los libros de años anteriores. Junto a ello han fomentado el uso de espacios cómodos para su aprendizaje y también la lectura a través de textos de temas que le interesen.

En tanto, Constanza Villagrán, apoderada de segundo básico en Estación Central, comentó que se han sentido decepcionados de la forma en que el colegio ha enfrentado la situación, pues solo se envían tareas y no contenido, lo que creen puede ser perjudicial.

“Está corriendo por parte de cada familia que los niños avancen o se estanquen, y creo que es más preocupante para los niños que ya tenían dificultades desde antes de la cuarentena o de años anteriores, porque no existe algún plan especial para ellos”, señaló.

Y agregó que esto también es perjudicial para quienes van más avanzados al no poder sumar nuevos contenidos: “Un niño que ya estaba leyendo durante este tiempo se queda estacando, si no tenía dificultades tampoco ha tenido avances y creemos que eso es preocupante, porque en el fondo no se está dando una educación continua, no está teniendo una progresión”, añadió.

escritura2

Por su parte, Priscila Garrido, apoderada y mamá de un niño de primero básico en Maipú, indicó que en casa han estado estudiando con las guías y material que manda el establecimiento, pero aseguró que le preocupa “pensar en el regreso a clases, ya que van a llegar con mínimo conocimiento, tal vez todo este tiempo va ser tiempo perdido porque lo que yo le puedo enseñar no tiene punto de comparación, así que espero y confío en que lleguen a nivelarse, a trabajar de acuerdo a sus tiempos y sin tanta presión”.

Es una nueva realidad

A pesar que la situación ha producido inseguridad, temores y ansiedad en los padres ante un nuevo escenario educativo, especialmente al tener que acercar a sus hijos con la educación formal en lectura y escritura, el llamado desde los expertos es a no desesperarse y poder readecuarse ante la emergencia.

Macarena Silva, psicóloga y académica del Instituto de Estudios Avanzados en Educación de la Universidad de Chile, señaló que, si bien el aprendizaje es esencial, ante la emergencia mundial hay muchas otras preocupaciones que también se suman a las familias.

“Es una situación inusual en la que muchos están en periodos de adaptación, entonces es muy probable que haya algunos atrasos en el sentido de que se esperaba que los niños estuvieran aprendiendo algunas cosas en este momento que quizás las van a tener que aprender después, pero dada la situación que estamos viviendo nada se puede hacer al respecto. Uno si puede apoyar desde otras formas en el hogar, lo que varía según las herramientas con las que se cuenten”, comentó la especialista en lenguaje en primera infancia.

lectoescritura

“Como adultos en el hogar nuestra primera misión es que los niños se sientan contenidos, tranquilos y en ese marco tratar de hacer algunas actividades que puedan apoyar su aprendizaje, pero sin presión. En este momento, que es muy extraño para todos, tener la presión para los adultos de que sus hijos logren ciertos aprendizajes en tiempos determinados o para los niños ponerse al día no creo que aporte tanto. Tiene que ser adaptativo en el sentido de ir siguiendo los ritmos de los niños y de los adultos”, agregó.

En tanto, Ricardo Evangelista, director ejecutivo de Fundación Sara Rasmuss, que apoya procesos de lectura en diferentes establecimientos, comentó que es necesario un esfuerzo tanto de padres, madres y docentes para hacer “lo mejor posible para que los niños tengan continuidad en el aprendizaje”, pero sin desconocer este nuevo contexto.

“Hay que tratar de coordinarnos para entregar esto de la mejor manera. No podemos reemplazar el sistema estructurado que busca que el aprendizaje sea acumulativo y se logre, eso lamentablemente no lo vamos a poder tener en estos meses. Por lo tanto, tenemos que solventar eso haciendo los mejores esfuerzos y evitando que los niños tengan un rezago, sobre todo en los niños de más temprana edad que necesitan el apoyo de los adultos, así que es un tremendo desafío por delante”, señaló.

Cientos de familias, cientos de contextos

Para ambos expertos la adecuación al nuevo contexto es muy importante, pero también lo es la adaptación a la realidad personal de cada familia, para lo que las escuelas y profesores deben estar conscientes de que no todos podrán responder por igual.

“Los profesores y directivos conocen el contexto de sus escuelas, entonces me imagino que ellos deberían adaptar las formas en las que se vinculan con sus estudiantes ”, comentó Macarena Silva.

cuento

Lo ideal sería poder tener algún contacto que sea más allá del envío de una guía, pero eso no es factible para distintas realidades donde no todos tenemos acceso a internet, o a veces falla o no hay los dispositivos para conectarse. Ahí las escuelas deberían buscar una forma creativa que sea adecuada a su contexto para crear un vínculo más afectivo con sus alumnos de decir mira no estás viniendo a clases pero tus profesores estamos aquí”, agregó la psicóloga.

Por su parte, Ricardo Evangelista dijo que el foco hoy debe estar en entregar herramientas a las familias pero que esto no solo refiera al lazo virtual, sino también a la comunicación con los padres, madres y apoderados. “Cada profesor debe hablar con esas familias y tratar de ayudarlos en sus procesos”, afirmó.

“Hay que entender que los papás no son profesores, todos nosotros no tenemos las mismas habilidades, entonces los profesores deben tener cierta flexibilidad para entender las distintas realidades de las familias. Si llenamos de guías, mandamos cosas online, sobre saturamos a los padres no se va a lograr mucho más, quizás la conexión que hay que hacer es estar más cercanos a esas familias y entender qué es lo que va necesitando cada uno”, añadió.

Buscar nuevas formas de educar

Respecto de cómo acercar a los niños y niñas al proceso de lectoescritura, tanto Macarena Silva como Ricardo Evangelista explicaron que es importante no sobrexigir ni sobrestructurar las rutinas educativas en casa, sino por el contrario buscar a través de métodos lúdicos entregar aprendizaje.

letras 2

Hay que tratar de hacerlo lo más lúdico posible, que se aparte de la cotidianeidad, algunos niños son estructurados entonces les va a gustar tener un horario, pero otros no”, comentó el director ejecutivo de Fundación Sara Rasmuss.

“Si sobrestructuramos ahí empieza el niño a sentir cierta dificultad para poder moverse, entonces si él quiere estar en la casa y jugar, hay que tener ciertas libertades de hacer cosas distintas y adaptarnos a esta realidad, que sin duda a todos nosotros nos va a costar”, comentó.

En tanto, Macarena Silva apuntó en una línea similar e indicó que primero hay que entender la lectura como un proceso que surge desde que uno nace, y hace referencia a la inmersión en un mundo letrado, el conociendo de las letras como algo que lleva un significado.

“No es que los niños no sepan nada de lectura antes de primero básico, hay niños que están bastante avanzados en habilidades que son importantes para la adquisición de la lectura. Eso es una primera cosa, no pensar que es todo o nada, sino más bien algo continuo (…) Una forma es agarrarse de lo que los niños ya saben, partir de esos conocimientos en relación a la lectura que están enraizados en la comprensión oral, que es muy importante para la comprensión lectora posterior”, dijo.

Por ello sugirió que en casa se puede avanzar en ese acercamiento a través de la lectura de cuentos, la que debe ser interactiva, en la que el niño o niña elija lo que quiere le sea leído, responda preguntas, o incluso creen sus propias historias inspirándose en juguetes o frases que sus padres les puedan proporcionar como inspiración para iniciar.

Así, en el continuar de la cuarentena y del aislamiento social preventivo para la propagación de COVID-19, el rol de los padres y la conexión que generen con los procesos educativos de sus hijos e hijas será clave.

A través de su sitio web Fundación Sara Rasmuss ha puesto a disposición libros para primero y segundo básico. Sin embargo, también en esencial que junto con el material digital que se pueda utilizar, los padres y madres generen espacios de contacto humano para desarrollar habilidades en sus hijos e hijas.