Diario y Radio U Chile

Año XII, 30 de mayo de 2020

Escritorio MENÚ

Incertidumbre en Quintay: vecinos exigen salubridad del agua para enfrentar la crisis sanitaria

Sumado a esto, la junta de vecinos asegura que los propietarios del condominio Santa Augusta continúan llegando masivamente a localidad y que han acaparado el stock de vacunas contra la influenza de la posta rural.

Eduardo Andrade

  Miércoles 1 de abril 2020 9:35 hrs. 
Portada QUINTAY





Fue en enero de este año cuando la junta de vecinos de la localidad de Quintay presentó un recurso de protección que emplazaba a la Seremi de Salud de Valparaíso, al programa de Agua Potable Rural (APR), así como al condominio y cancha de golf Santa Augusta a responder por la calidad del siministro de agua potable en la localidad.

El reclamo que hicieron tenía que ver con los constantes episodios de contaminación del agua potable de la localidad; sin embargo, pocos presagiaban en ese entonces, que el panorama no solo no mejoraría, sino que tocaría fondo a raíz de la llegada del coronavirus al país.

Sobre esta situación, el abogado representante de la junta de vecinos y de la Corporación Pro Defensa del Patrimonio de Viña del Mar, Gabriel Muñoz, conversó con nuestro medio y enfatizó las pocas garantías que dicha comunidad tiene para cumplir con los requerimientos de salubridad que exige el Gobierno.

1

“La situación se agravó en el verano. La municipalidad de Casa Blanca instaló tres estanques para trasladar agua con camiones aljibe. Sin embargo, con la pandemia, encontramos que esa agua no es potable y hasta tiene restos de contaminación. Esto ha sido declarado así por la autoridad, en el recurso de protección y no sabemos si el agua es higiénica para tomar o para lavarse las manos”, indicó.

Efectivamente, como asegura Muñoz, posterior a la presentación del recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso, la Seremi de Salud respondió diciendo que la instrucción del sumado sanitario correspondiente al agua proporcionada por la Municipalidad de Casa Blanca “aún se encuentra en tramitación”.

Por supuesto, lo sucedido acrecentó la incertidumbre de los vecinos de Quintay, quienes, además, viven una situación totalmente distinta a sus coterráneos propietarios de inmuebles en el condominio Santa Augusta.

Esta inconformidad fue explicada así, en conversación con nuestro medio, por la tesorera de la juntad de vecinos de la localidad, Alejandra Porras, quien enfatizó en un episodio ocurrido el fin de semana recién pasado en la posta rural de Quintay.

“Nos preocupa el criterio de muchos propietarios de Santa Augusta, que llegaron de forma masiva durante este fin de semana y acudieron a vacunarse a la posta. Entendemos que algunos están en el grupo de riesgo, pero muchos de los habitantes de la localidad quedaron fuera de las vacunas y se está esperando la llegada de nuevos suministros”, criticó.

Condominio Santa Augusta, Quintay.

Condominio Santa Augusta, Quintay.

Otros vecinos de la localidad también han manifestado su disconformidad con los hechos protagonizados por los propietarios del condominio. Dayana Peirano, por ejemplo, residente de Quintay desde hace 6 años, aseguró que muchos incluso les dijeron despectivamente que es gracias a ellos que la comuna tiene mayores oportunidades de trabajo.

Asimismo, Peirano criticó el nulo acercamiento de la Seremi de Salud Regional para resolver estas dificultades sanitarias.

“La Seremi de Salud no ha vuelto siendo que prometió venir a realizar un examen a todos para saber si el problema del agua ha dejado alguna consecuencia en nuestro organismo. Vinieron al pueblo a hacer reuniones solamente porque salimos por la prensa, pero ahora estamos a la suerte”, subrayó.

En el panorama nacional, según la organización Green Peace Chile, son 10 las regiones del país que tienen comunas abastecidas por agua proveniente de camiones aljibe. Éstas mismas están integradas por un total de 400 mil personas, según datos extraídos de la Política Nacional para los Recursos Hídricos del año 2015.

Matías Asun.

Por tal motivo, el director nacional de Green Peace, Matías Asun, emplazó directamente al Gobierno respecto de su ausencia en la resolución de este problema agravado aún más por la crisis sanitaria.

“Es una irresponsabilidad como país no actuar ante la injusticia del acceso al agua y la inequitativa distribución de este elemento vital. Un jabón en las manos no sirve de nada si es que no se tiene agua suficiente para lavarse. Por eso es que estamos lanzando una campaña para que la ciudadanía se sume a este pedido al Gobierno y en especial al presidente, de garantizar la entrega de agua a los chilenos que hoy no pueden lavarse las manos”, señaló.

Dicha campaña ha sido denominada “Suelta el agua” y busca insistir al Gobierno en la necesidad de implementar un plan de emergencia especial de abastecimiento de agua potable, sobre todo para localidades rurales que, al igual que Quintay, no tienen garantizadas las condiciones mínimas de sanidad para enfrentar la crisis del coronavirus.