Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

CEPAL proyecta un año negro para América Latina y el Caribe producto del COVID-19

El efecto del coronavirus en la región no es de extrañar, pues América Latina y el Caribe no cuentan con las condiciones adecuadas para enfrentar una crisis de esta envergadura.

DiarioUchile

  Sábado 4 de abril 2020 19:21 hrs. 
AL





El Producto Interno Bruto en América Latina y el Caribe caerá, por lo menos, a un -1,8 por ciento durante este 2020 producto de la crisis sanitaria, y no es lo peor, pues pronósticos indican que, incluso, la caída podría dejar este índice en un -4 por ciento. Para enfrentar de mejor manera posible el alarmante escenario, la CEPAL llamó a los países de la región a avanzar en un modelo sostenible e integrado.

Toda esta información está contenida en un informe presentado por la Secretaria Ejecutiva da la CEPAL, Alicia Bárcena, quien abordó los escenarios y las proyecciones hacia 2030 ante la presente crisis pandémica global.

En ese sentido, el organismo dependiente de las Naciones Unidas advirtió que las consecuencias del coronovirus no solo pueden ser devastadores en el corto plazo, sino también deteriorar las condiciones de la recuperación y el desarrollo.
“El mundo se encuentra ante una crisis humanitaria y sanitaria sin precedentes en el último siglo en un contexto económico ya adverso. A diferencia de 2008, esta no es una crisis financiera sino de personas, producción y bienestar. Una situación de economía de guerra es demasiado importante para dejarla al mercado. Los Estados están asumiendo un papel central para suprimir el virus y los riesgos que afectarán a la economía y la cohesión social”, afirmó Bárcena.
Al respecto, la máxima autoridad de la CEPAL describió cuáles serían los efectos a corto y mediano plazo del coronavirus en la región.

Tenemos sectores que van a ser fuertemente afectados: educación, comercio, turismo, transporte, manufactura, recursos naturales. Con efectos de mediano plazo, largo plazo y corto plazo. Los de corto plazo: desempleo, menores ingresos, salarios, aumento de la pobreza y de la pobreza extrema, congestión del sistema de salud y el aumento de desigualdades. En el mediano plazo se vislumbra el quiebre de empresas, la reducción de la inversión privada, menos crecimiento, falta de integración en las cadenas de valor y deterioro de las capacidades productivas y del capital humano”.

desemplñeo

El efecto del coronavirus en la región no es de extrañar, pues América Latina y el Caribe no cuentan con las condiciones adecuadas para enfrentar una crisis de esta envergadura. Como muestra un botón: según explicó Bárcena, nuestro subcontinente apenas llega a 2,2 camas para pacientes por cada mil habitantes (Con excepción de Cuba y Barbados), algo muy lejano a lo que cuentan, por ejemplo, los países europeos.

“Comparemos lo número de camas que tienen los países de Europa por cada mil habitantes. En los países europeos tienen 6.2 camas por cada mil habitantes. Los únicos países en nuestra región que tienen ese tipo de disponibilidad son Cuba y Barbados, el resto de nuestros países cae hacia 2,2 camas en promedio”.

Ante el lamentable panorama, la CEPAL recomienda que, en materia fiscal, se deben reorganizar presupuestos para implementar paquetes de estímulo fiscal a fin fortalecer los sistemas de salud, proteger los ingresos y minimizar la contracción de la economía. En el área monetaria hay que procurar la estabilización de los tipos de cambio y preservar la solvencia y el funcionamiento del mercado bancario. Y para incentivar la cooperación internacional es necesario reconsiderar las políticas de préstamos concesionales y de graduación de los organismos internacionales.

El organismo internacional hace hincapié también en levantar las sanciones a Cuba y Venezuela, pues ambos países, debido al bloqueo económico impuesto por Estados Unidos y a la hostilidad de los países afines, se ven con serias dificultades para obtener los elementos materiales necesarios para enfrentar la crisis.