Diario y Radio U Chile

Año XII, 8 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Daniel Jadue y el retorno presencial a clases: “El Gobierno no ha evaluado el impacto económico que significaría”

Para el alcalde de la Municipalidad de Recoleta, cumplir con el distanciamiento social en las aulas significaría un aumento de recursos del Gobierno para la implementación de al menos tres turnos. No obstante, contrario a la postura de la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, asegura que no reducirá los salarios de los profesores.

Eduardo Andrade

  Miércoles 29 de abril 2020 7:15 hrs. 
Portada





Las clases virtuales se reiniciaron en el país a partir del lunes 27 de abril. Esto en medio de un debate propiciado por el Gobierno, cuya intención, al menos en un principio, era el retorno de las vacaciones adelantadas a través de la modalidad presencial.

Aunque la fecha para la vuelta a las aulas quedo nuevamente supeditada, según el ministro de Educación, Raúl Figueroa, “a que las condiciones sanitarias permitan un retorno gradual”, él mismo ha barajado la posibilidad de que esto pueda concretarse en el mes de mayo.

Al respecto, el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, mira con recelo la exclusión de la comunidad educativa y de los sostenedores en una decisión que, claramente, les afecta de forma directa, y que, además, según dice, ha sido vital para evitar agudizar la expansión del coronavirus en el país.

Sobre esto, y otras iniciativas referentes al manejo del presente año escolar, la máxima autoridad municipal de Recoleta conversó con nuestro medio.

1

¿Qué le parece la postura del Gobierno respecto de la posibilidad de regresar a clases en mayo, esto sumado a que el ministro Mañalich haya dicho que fue un error suspenderlas?

Fue una decisión que se tomó el 16 de marzo a instancia de la moción que hicieron los alcaldes, y yo no estoy de acuerdo con nadie que piense que fue un error. Por el contrario, creo que, si en algo se ha podido contener la pandemia –aunque podría haberse hecho mucho más- es gracias a que sacamos de circulación 500 mil posibles vectores de contagio, y que podrían haber hecho que esto tomara un ritmo sumamente distinto. Creemos que fue completamente acertado.

Respecto a la posibilidad de volver, eso no se va a materializar. Ningún padre o madre de Chile va a mandar a su hijo a clases en una semana donde, además, el mismo Gobierno ha dicho que vamos a llegar al peak de contagios.

En el caso de Recoleta, aún sin cuarentena, usted manifestó que ha habido un incremento de un 443 por ciento. ¿Se agravaría aún más esta cifra con el retorno a clases?

Lo agravaría. De hecho, nos ha ayudado mucho la suspensión. Entendemos que los criterios han ido cambiando, pero nos llama mucho la atención que Recoleta no haya estado en cuarentena a pesar de tener un aumento que casi multiplica por 8 el ritmo de aumento, por ejemplo, de aquellas comunas como Las Condes, que fueron protegidas por el Gobierno mediante la cuarentena.

Una de las propuestas de las municipalidades que tiene que ver con el retorno a clases es la del alcalde de El Bosque, Sadi Melo, que plantea más bien empezar a trabajar un plan de retorno para el segundo semestre. ¿Qué le parece esta postura?

Esa propuesta Recoleta la hizo hace un mes. Estamos de acuerdo con ella, creo que hay que hacer la pérdida del primer semestre y volver a retomar el segundo semestre. Además, es absolutamente improcedente que se sigan tomando decisiones sin considerar a los sostenedores y a las comunidades educativas.

Como municipalidad de Recoleta, ¿defienden algunas condiciones para la vuelta a clases?

Si el Gobierno quiere que esto vuelva a una relativa normalidad, tendría que proveer los recursos para poder entregar elementos de seguridad a todos nuestros equipos de la comunidad educativa: a los profesores, a los asistentes y también a los alumnos.

Además, creemos que es impracticable esto de bajar los alumnos por sala, salvo que el Gobierno venga a solventar con más recursos para poder tener turnos de profesores, o que efectivamente haga una penalización de los contenidos que debieran pasarse, que podría ser en días alternos. Una clase de 45 alumnos, para poder cumplir con el distanciamiento social que plantea el Gobierno, no admitiría más de 12 alumnos, entonces, no tenemos que pensar en dos, hay pensar en tres o en cuatro turnos de salas para poder llegar. Creo que estas son ideas que el Gobierno no ha analizado en profundidad, no ha medido ni valorado el impacto que esto podría tener en términos de lo que económicamente significaría sostener un retorno a clases en esas condiciones.

Evelyn Matthei

Respecto del tema de recursos, ya existe una posibilidad manifestada por la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, que dice relación con reducir los sueldos de profesores. ¿Por ahí estaría la solución?

Me llamó mucho la atención que sea uno de los municipios más ricos de Chile el que lo plantee. Nosotros estamos en la antítesis de ella, tenemos mucho menos recursos que Providencia, pero en ningún caso estaríamos disponibles para dañar a las y los trabajadores de la comuna, mucho menos a los profesores. Estamos convencidos que el peso de esta crisis se la deben llevar los que más tienen. Seguir tentando a que el peso de todos los problemas del país lo pague la clase trabajadora me parece un contrasentido, sobre todo viniendo de un municipio que supera casi en cuatro veces los per cápita promedio de los municipios del resto de la Región. 

El Colegio de Profesores también ha rechazado esa propuesta, así como a la realización de la prueba Simce. ¿Le parece lo más adecuado en este contexto?

Estoy completamente de acuerdo. La prueba Simce se supone que mide y que genera un amplificador para poder analizar la evolución de las clases. Esto es lo mismo que tomar una encuesta justo en días donde hay noticias que nos sacan de la realidad. Claramente esa muestra no tendrá ninguna capacidad de representar la realidad.