Diario y Radio U Chile

Año XII, 25 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

¿Para qué legislar rápido y mal? Organizaciones exigen freno a la Ley de Migraciones

Figuras políticas, académicas, expertos y organizaciones civiles concuerdan en que el proyecto actual es perjudicial para los derechos de la población migrante, por lo que se debe discutir en profundidad y no con la rapidez propuesta por el Ejecutivo.

Tomás González F.

  Martes 5 de mayo 2020 18:25 hrs. 
Paola MIGRANTES





Gran sorpresa generó en las comunidades migrantes del país y en las organizaciones ligadas a la defensa de sus derechos la repentina decisión del gobierno de Sebastián Piñera de poner en estado de discusión inmediata el proyecto de Ley de Migraciones y Extranjería que, impulsado por el Ejecutivo en el marco de la implementación de su política migratoria, se mantenía estancado en el Congreso desde inicios de 2018.

En medio de la pandemia por el coronavirus, el Ejecutivo retomó una ofensiva en torno a una iniciativa que desde octubre permanecía dormido en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, asignándole la urgencia de discusión inmediata y, poco a poco, incluyéndolo dentro de los discursos que, casi a diario, realiza el presidente Piñera en La Moneda. Así sucedió este lunes, en donde en pleno lanzamiento del Bono Invierno, el mandatario hizo un llamado al Congreso Nacional a aprobar el proyecto de Ley de Migraciones.

Porque hay que anticiparse a los tiempos, quiero pedirles que apuremos la tramitación de la nueva Ley de Inmigración, la que tenemos hoy día es muy antigua y no es adecuada“, instó el Presidente. “Necesitamos una Ley de Inmigración que nos permita establecer y favorecer la migración legal cumpliendo nuestras leyes y evitar la inmigración ilegal que no cumple con nuestras leyes”, agregó.

Foto: Presidencia.

En el anuncio del Bono Invierno, el presidente Sebastián Piñera hizo un llamado al Congreso Nacional a apurar la tramitación del proyecto de Ley de Migraciones y Extranjería. Foto: Presidencia.

Ante esta nueva ofensiva del Ejecutivo, este martes, a las afueras de la Embajada de Haití, el abogado y presidente del movimiento político Fuerza Común, Fernando Atria, en conjunto con dirigentes políticos y sociales, leyeron una declaración pública rechazando el accionar del Gobierno y el contenido del proyecto. En conversación con nuestro medio, el también académico de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, sostuvo que la legislación que actualmente se tramita en el Senado es insuficiente y no garantiza los derechos de los y las migrantes.

Que su situación sea decidida a través de un proceso racional y justo, a través de un debido proceso, es lo que la legislación actual no garantiza y el proyecto que hoy en día está en discusión, tampoco. Ésa es una de las cuestiones que este gobierno pretende pasar a través del Parlamento con discusión inmediata, en un Estado de Emergencia”, reclamó Atria.

Desde el Movimiento de Acción Migrante (MAM) enviaron una carta al ministro del Interior y Seguridad Pública, Gonzalo Blumel, en la que solicitan que “se retire la discusión inmediata y permita concluir de mejor manera el tratamiento de la última etapa de ese importante proyecto de ley”. Foto: Felipe Marín Araya.

Desde el Movimiento de Acción Migrante (MAM) enviaron una carta al ministro del Interior y Seguridad Pública, Gonzalo Blumel, en la que solicitan que “se retire la discusión inmediata y permita concluir de mejor manera el tratamiento de la última etapa de ese importante proyecto de ley”. Foto: Felipe Marín Araya.

“Lo que necesitamos es una legislación migratoria que trate a los inmigrantes como nos gustaría a nosotros que los chilenos fueran tratados en otros países. Eso es lo que necesitamos”, agregó el presidente de Fuerza Común.

No garantiza adecuadamente el principio de reunificación familiar y las garantías del debido proceso de las personas migrantes ante la decisión de expulsión o rechazo de visas de residencia”, señalan en el comunicado firmado por casi 30 organizaciones, figuras políticas, académicas y expertos. Y agregan que la iniciativa del Gobierno “impide que las personas que ya hayan regresado al país puedan optar a vías de regularización migratoria” y “limita el acceso a beneficios sociales”.

Mismos cuestionamientos que se han mantenido desde que se comenzó a hablar sobre este proyecto y que el integrante de la cátedra de Racismos y Migraciones de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones de la Universidad de Chile, y secretario ejecutivo del Movimiento Acción Migrante (MAM), Eduardo Cardoza, resumió en cuatro grandes puntos.

No respeta la igualdad ante la ley constitucional. No respeta ni aborda los derechos humanos, ni cómo está concebido este concepto, y no aborda todos los instrumentos que, a nivel internacional y con la experiencia internacional se han hecho al respecto“, sostuvo Cardoza.

“Y quizás lo más básico, como cuarto punto, no tiene en consideración la realidad de los flujos migratorios en el Chile de hoy“, criticó.

Es por esto que, como Movimiento Acción Migrante, enviaron una carta al ministro del Interior y Seguridad Pública, Gonzalo Blumel, en la que solicitan que “se retire la discusión inmediata y permita concluir de mejor manera el tratamiento de la última etapa de ese importante proyecto de ley”. Junto a ello, dieron a conocer una declaración pública en la que explicitan que “el proyecto de ley, como está planteado, permite amplios espacios de discrecionalidad en cuanto al acceso de otros derechos fundamentales”.

Junto a la irregularidad, se fomentan actitudes racistas, xenófobas y discriminatorias que llevan a la barbarie y no -como sería deseable-, a crear humanidad”, indicaron desde el MAM.

“El ejecutivo pretende que se vote el proyecto sin discusión, con todas las limitantes citadas, lo cual es perjudicial para el país donde junto a la irregularidad, se fomentan actitudes racistas, xenófobas y discriminatorias que llevan a la barbarie y no -como sería deseable-, a crear humanidad”, indicó el Movimiento Acción Migrante en una declaración pública. Foto:

“Junto a la irregularidad, se fomentan actitudes racistas, xenófobas y discriminatorias que llevan a la barbarie y no -como sería deseable-, a crear humanidad”, indicó el Movimiento Acción Migrante en una declaración pública. Foto: Felipe Marín Araya.

Una discusión que se repite

Fue en abril de 2018 cuando el Gobierno comenzó a anunciar la entrada en vigencia de distintas medidas restrictivas para el ingreso de extranjeros al país, en donde el denominado Plan de Retorno Humanitario y el enorme despliegue de una nueva modalidad de visados administrativos fueron los principales protagonistas.

Medidas que encontraron en las comunidades y en las organizaciones migrantes sus principales detractores, apuntando a un enfoque errático del Ejecutivo que carecía de una dimensión de derechos humanos e impedía el cumplimiento de principios básicos como la igualdad ante la ley.

Una discusión que llevó a las organizaciones a enfrentarse en más de una ocasión con su contraparte en el Gobierno, el Departamento de Extranjería y Migraciones (DEM) liderado por Álvaro Bellolio. Y ante el retorno de la discusión, volvieron también los desencuentros y el primero en atacar fue Bellolio. A través de una carta al director publicada por El Mercurio, el titular del DEM se refirió en duros términos a las organizaciones, acusándolas de promover la migración irregular por estar en contra del proyecto.

Sabemos que hay organizaciones que impulsan medidas que promueven la migración sin restricciones, cuando apoyan regularizaciones automáticas permanentes de ingresos clandestinos, pretenden que los migrantes entren al país como turistas, sin solicitar antecedentes penales, y convocan con promesas y expectativas que no pueden cumplir“, escribió el titular del Departamento de Extranjería el miércoles 29 de abril.

Esta ley se hace cargo de la necesidad de protección ante potenciales discriminaciones, estableciendo derechos y deberes, y también establece medidas que avanzan en mejorar la cohesión entre nacionales y extranjeros, donde la transparencia de intenciones, o arriendos abusivos son parte importante del articulado”, argumentó el ingeniero civil en computación y jefe del DEM.

Días más tarde, mientras se discutía el proyecto en la última sesión de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, instancia a la que las organizaciones habían sido invitadas, Bellolio volvió a la carga contra los representantes que se encontraban presentes en la reunión y, en particular, a la Coordinadora Nacional de Inmigrantes y el Servicio Jesuita Migrante (SJM).

“No garantiza adecuadamente el principio de reunificación familiar y las garantías del debido proceso de las personas migrantes ante la decisión de expulsión o rechazo de visas de residencia”, señalan en el comunicado firmado por casi 30 organizaciones, figuras políticas, académicas y expertos. Foto: Felipe Marín Araya.

“No garantiza adecuadamente el principio de reunificación familiar y las garantías del debido proceso de las personas migrantes ante la decisión de expulsión o rechazo de visas de residencia”, señalan en el comunicado firmado por casi 30 organizaciones, figuras políticas, académicas y expertos. Foto: Felipe Marín Araya.

Ahí estuvo presente el vocero de la Coordinadora, Héctor Pujols, quien conversó con nuestro medio sobre lo sucedido y aseguró que ésta ha sido una actitud recurrente por parte del servicio dependiente del Ministerio del Interior.

“Nos acusó de mentir, nos acusó de actual con mala fe. Pero es un poco la dinámica que ha venido ocurriendo todos estos años, de caricaturizar e insultar abiertamente, faltando el respeto, a las diferentes organizaciones que trabajamos en la temática“, relató el presidente de la organización.

Porque, en general, en las diferentes perspectivas que hay sobre la migración -académicos, ONG, organizaciones, entre otros- hay un gran consenso en que esta ley es lesiva no sólo para los derechos de la población migrante, sino que incluso para el propio Estado, que va a tener una gran población irregular y eso tiene consecuencias muy graves”, concluyó Pujols.

La decisión de dar discusión inmediata a este proyecto en un contexto de crisis sanitaria y excepción constitucional dificulta que se debata democráticamente su contenido e impide que las organizaciones sociales participen de la discusión y manifiesten legítimamente su disconformidad con aspectos esenciales del proyecto”, sostiene la declaración leída este martes en el frontis de la Embajada de Haití y que firmaron tanto el Movimiento Acción Migrante, como la Coordinadora Nacional de Inmigrantes y otra decena de agrupaciones ligadas a la materia.

Su discusión bajo las circunstancias excepcionales por las que atravesamos, niega el carácter democrático que debe proceder a la expedición de toda norma y, en particular, aquellas que definen cuestiones tan fundamentales como la política migratoria del Estado”, finaliza el documento que también contó con las firmas de Convergencia Social, Revolución Democrática, Comunes y el Partido Liberal del Frente Amplio.

Foto en portada: Felipe Marín Araya.

Desde el frontis de la Embajada de Haití, el presidente de Fuerza Común, Fernando Atria, en conjunto con dirigentes políticos y sociales, lee declaración pública rechazando la discusión inmediata y contenido del proyecto de ley de migración y extranjería. Foto: Fuerza Común.

Desde el frontis de la Embajada de Haití, el presidente de Fuerza Común, Fernando Atria, en conjunto con dirigentes políticos y sociales, lee declaración pública rechazando la discusión inmediata y contenido del proyecto de ley de migración y extranjería. Foto: Fuerza Común.