Diario y Radio U Chile

Año XII, 7 de julio de 2020

Escritorio MENÚ

Ahora son bolsas: proveedores imputan a Junaeb la precarización de las canastas de alimentos

Empresas concesionarias y gremios de trabajadores acusan al servicio de evadir su responsabilidad ante la falta de productos y retrasos del beneficio

Maria Luisa Cisternas

  Domingo 24 de mayo 2020 10:39 hrs. 
junaeb





La Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, Junaeb, ha sido duramente interpelada por dirigentes de las proveedoras de alimentos, en el contexto de la contratación del servicio para la provisión de canastas de alimentación, creadas para atender el Programa de Alimentación Escolar y de Párvulos, en el marco de la crisis sanitaria.

La denuncia se dirige principalmente al término unilateral del contrato de la empresa Dipralsa, encargada de la distribución de alimentos en la región de Los Lagos. Una determinación tomada por Junaeb, producto de los graves incumplimientos detectados en la supervisión de la primera entrega de canastas individuales de alimentación y por la que se levantaron una serie de denuncias ciudadanas ante la ausencia de productos.

En la declaración que el organismo nacional publicó este 6 de mayo, se comunicó la interrupción del contrato vigente con la empresa, ejecutando las boletas de garantía por un monto de $2 mil 381 millones de pesos, dado el prejuicio que esto ocasiona a la alimentación de los estudiantes en la compleja situación de la crisis sanitaria.

Una determinación, que según los gremios de Federación Nacional de Manipuladoras de Alimentos, Fenama, y la Confederación de General de Trabajadores Públicos y Privados, CGTP, se contradice con lo manifestado por la directora de Junaeb en la décima región, Sarita Cárcamo, en cuanto afirmó que las canastas fueron resueltas bajo lo que se solicitó por el organismo nacional.

Por otro lado, la paupérrima condición de las canastas de alimentos y el retraso de su distribución, se ha considerado como materia de la absoluta improvisación y desorganización de la que Junaeb es responsable, así acusó el presidente de la Asociación Gremial Nutre Chile, Darío Calderón, en una misiva entregada al director del organismo, Jaime Tohá, que fue presentada en el juicio que inició Dipralsa contra el servicio.

Ante esta situación, el diputado por el distrito Nº25, Fidel Espinoza aseguró que la deliberación de Junaeb es una forma de evadir las responsabilidades que les son propias.

“De la noche a la mañana Junaeb, para justificar sus inoperancias, sus ineficacias y negligencias en la entrega de canastas de alimentos, buscaron un chivo expiatorio para caducarles el contrato, para tratar de desligarse de la propia responsabilidad que tienen en los procedimientos que han significado reclamos ciudadanos por entrega de canastas que le faltaban algunos alimentos y que ellos mismos autorizaron a que se pudieran seguir entregando en entregas posteriores”, acusó

Respecto a la demora en la distribución de los alimentos, Espinoza lo atribuyó a la dilatación del mismo servicio en ordenar las canastas, que además fueron imposibles de completar al 100 por ciento, dado el desabastecimiento general que existe en el mercado.

“El retraso lo reconoce la empresa, lo reconocen las manipuladoras, lo reconoce la supervisora y fue un retraso autorizado por ellos mismos, porque Junaeb lo que hizo fue hacer exigible una canasta familiar con cuatro o cinco días de anticipación a la entrega y obviamente en plena pandemia, habían productos que no estaban en stock”, aseguró el diputado socialista.

Una situación que afectó a muchas empresas a nivel nacional y no solo a la que fue desvinculada, constató la presidenta de Fenama y vicepresidenta de la Confederación General de Trabajadores Públicos y Privados, CGTP Marta Albornoz.

Las entregas de canastas terminaron siendo entregas de bolsas, en las cuales, por un tema de distribución, de tener los productos necesarios para esas canastas, no se encontraban en el mercado las cantidades que se requerían de un día para otro. Las manipuladoras hicieron lo posible por cumplir con esta tarea, estando todas muy asustadas en un principio, contando con mínimas medidas de seguridad para desarrollar el trabajo, dejando a sus hijos muchas veces encargados y esto ha dado situaciones complicadas para ellas poder desarrollar las entregas de estas bolsas”, explicó.

La dirigenta denunció, además, que el mismo día que Junaeb finiquita el contrato con Dilprasa, contactó a las empresas concesionarias para hacer saber esta situación, informándoles que pueden entrar a postular a este trato directo y de que además, buscaran la manera de reajustar el costo de la canasta bajo un 30 por ciento.

“Esto significa que las empresas podrían hacer este reajuste bajando la cantidad de productos que tiene que llevar la canasta, bajando drásticamente la calidad de los productos o haciendo una reducción de personal, porque si bien el artículo 22 que nosotros introdujimos en la Ley de Protección al Empleo, dice que el rubro de las manipuladoras no se acoge al tema de la cesantía y que no debe sufrir reducción de su remuneración, en ninguna parte dice que no pueden ser despedidas”.

Aun cuando Junaeb retrotrajo este porcentaje de reajuste al 18 por ciento, la determinación de los gremios es que el valor de las canastas no se someta a ningún tipo de alteración, considerado que, bajo el principio de resguardar la alimentación de los menores en el contexto de crisis, la modificación debería aplicarse para efectos de aumentar el presupuesto.

Precarización laboral para las manipuladoras de alimentos

Pese a que Junaeb manifestó que la nueva empresa adjudicataria mantendrá las condiciones del contrato actual, incluyendo la continuidad laboral de las 2.543 manipuladoras de alimentos que trabajaban para Dilprasa, Marta Albornoz, aseguró que esta situación si pasa a llevar los beneficios considerados en los contratos colectivos que mantenían estas trabajadoras.

“No tenemos protección legal para darle a nuestras compañeras. Si existe una nueva licitación, se pueden contratar a todas bajo las mismas condiciones, probablemente bajo las mismas condiciones licitatorias, pero qué pasa con los contratos colectivos que ellas tenían, considerando que eso suma una entrada de dinero para ellas y da otros beneficios laborales también. Eso no es considerado”, manifestó.

Por su parte, Fidel Espinoza aseguró que por más que Junaeb diga garantizar la continuidad laboral de estas trabajadoras, no pueden hacer exigibles al nuevo ente adjudicatario todos los derechos laborales que ellas han ganado en su relación con la empresa desvinculada.

“Son 2500 manipuladoras que sienten que con esta empresa actual, han tenido dignidad en sus trabajos, han podido sindicalizarse y han podido mejorar sus condiciones laborales en el año y fracción que lleva la empresa Dipralsa en la región de Los Lagos, empresa que además nunca ha tenido problema con la alimentación que se le entrega a los miles de niños y niñas de la región”.

Por otro lado, es de conocimiento de los dirigentes de Fenama y CGTP que Junaeb habría solicitado una a Dipralsa el entregar una tercera canasta de alimentos, lo que deja a las manipuladoras en una situación de desconcierto.

“Ahí viene otra contradicción, la empresa entiende de que van a firmar un nuevo contrato con Junaeb bajo otras condiciones para seguir en la zona, sin embargo Juaneb saca un comunicado diciendo que el retiro del contrato de la empresa se hará efectivo si o si, entonces no entendemos de qué se trata esto,  porque sigue manteniendo a las trabajadoras en un limbo, en la incertidumbre”, afirmó Albornoz.

La diputada Jenny Álvarez afirmó que la empresa Merken Spa, adjudicataria que viene en reemplazo de Dipralsa, cuenta con diversas denuncias a la Contraloría por la deficiente entrega de alimentación a los establecimientos educacionales, que son de conocimiento público. Una situación que preocupa transversalmente a la bancada socialista por lo que significaría un riesgo para la salud de los niños.

“Hubo empresas que fueron acusadas por un reportaje en televisión, Televisión Nacional en particular, por un informe en Contraloría en el que se detectó que la empresa Merken Spa, que es la empresa que quieren traer para acá, se le descubrió hasta feca de ratones en los alimentos, y eso teniendo la gravedad extrema que tiene, no significó el corte unilateral del contrato con esa empresa. Eso demuestra que Junaeb está actuando con criterios totalmente dispares en situaciones muy diversas”, denunció Fidel Espinoza.

Manifestación Puerto Montt 2

*Foto principal: Junaeb.cl