Diario y Radio U Chile

Año XII, 15 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Ministra Zaldívar y Ley de Protección al Empleo: “Nunca se dijo que era para pequeñas y medianas empresas”

La titular de la cartera de Trabajo y Previsión Social evaluó las medidas tomadas hasta ahora por el Gobierno y señaló que la idea de fondo detrás de todas ellas ha sido la protección de los ingresos de los trabajadores.

Diario Uchile

  Lunes 25 de mayo 2020 10:38 hrs. 
María José Zaldívar





Este lunes, en la primera edición de Radioanálisis, la ministra del Trabajo y Previsión Social, María José Zaldívar, conversó con el director de Diario y Radio Universidad de Chile, Patricio López, sobre el actual estado de los puestos de trabajo en Chile, las proyecciones post crisis sanitaria y explicó los objetivos del Gobierno al momento de plantear la ley de protección al empleo.

La abogada, que asumió la cartera en octubre recién pasado, se refirió a la compleja situación que vive nuestro país y señaló que ello no solo responde a la pandemi de coronavirus, sino que hay factores estructurales determinantes en el sistema económico y laboral.

“Estamos viviendo una de las situaciones más extraordinarias y complejas de los últimos tiempos,  pero traíamos problemas de base como los bajos sueldos. Ello lleva a que las familias estén permanentemente sobreendeudadas porque los ingresos que tienen no les alcanzan para poder cubrir sus necesidades y, ese mismo problema, hace que a futuro la mayoría de los trabajadores tengan muy bajas pensiones, porque si toda la vida se ha tenido un salario bajo y solo se ha ahorrado el diez por ciento de eso,  financiar 30 años de sobrevida resulta absolutamente difícil. A eso se suman los cambios demográficos y culturales que no ayudan, porque de ser una sociedad basada en el esfuerzo y el emprendimiento, pasamos a una de consumo en la que las personas son valoradas en relación a lo que tienen y no por lo que son. Tenemos un problema social muy profundo que se venía arrastrando con mucha desigualdad, e independientemente de los avances que se habían hecho, porque si uno ve en los 90’s las cifras de pobreza no tienen nada que ver con las actuales, pero tenemos una enorme tarea por delante aún. Ahora vino esta pandemia que nos toma en una situación que nos toma luego de un estallido social y claramente la situación es muy difícil y debemos poner todo nuestro empeño en proteger a la familia, los puestos de trabajo y los ingresos”.

Respecto de las consecuencias en las tasas de desempleo que ha dejado la crisis sanitaria y económica consecuencial, la jefa de la cartera del Trabajo expresó que no es posible soslayar la cifra entregada por el INE para el último trimestre móvil enero-marzo. “El 8,2 por ciento no refleja la situación real, vemos como las empresas de todos los tamaños están profundamente afectadas. Entre marzo y abril se verificaron 500 mil cartas de despido y vemos que quienes generan ingresos por cuenta propia también están profundamente afectados y dejan de generar los ingresos para cumplir sus obligaciones. Esto es una cadena: si alguien deja de recibir ingresos, deja de pagar hacia abajo y se replica la situación. Al mismo tiempo hay muchas empresas que tratan de encontrar una solución distinta a través de la ley de protección de los ingresos de los trabajadores que busca que, no obstante el lugar de trabajo no está teniendo ingresos, no se desvincule al trabajador y sea el seguro de cesantía el que pague las remuneraciones durante estos meses y dar cierta protección de modo que una vez que haya terminado esta parte de la crisis, las empresas puedan volver a funcionar y pagar los sueldos”.

Justamente, respecto de la normativa impulsada por el Gobierno sobre la protección del empleo  y la polémica suscitada sobre cómo las grandes empresas se han acogido a esta legislación, la Ministra señaló enfáticamente que tal conflicto es artificial ya que el Gobierno no manifestó que la nueva ley tuviera como objetivo solo a las pequeñas y medianas empresas.

Nunca se dijo que esto iba a ser una ley para las pequeñas y medianas empresas, esta fue una ley que siempre tuvo un foco en el trabajador, proteger al trabajador en cuanto a sus ingresos independientemente del lugar donde trabaje, porque lo que importa es que la fuente de ingresos puede estar en riesgo y lo que necesitamos es que esa familia esté protegida, y no cuál es el tamaño de la empresa. Además, las empresas grandes se han acogido de bastante menor forma que las pequeñas: solo un 1 por ciento y como empresa grande aludimos a aquellas que tienen más de 200 trabajadores, no estamos hablando de grandes consorcios”.

Sin embargo, pese a lo anterior Zaldívar señaló que las grandes empresas también han sufrido las consecuencias de las medidas sanitarias decretadas para paliar los efectos del coronavirus en la salud chilena. “Una empresa grande puede estar afectada y llegar a  la quiebra, lo que queremos es que eso no pase, que no quiebre para que, luego de la crisis, no falten esos puestos de trabajo”.

“La ley favorece a las pequeñas medianas y pequeñas porque entrega el soporte para que siga funcionando, porque sin esta normativa no habrían soportado un mes. Es importante que se entienda que aquellas empresas que están funcionando normalmente no pueden acogerse a la ley, sino solo aquellas que por un acto de la autoridad no pueden funcionar”, agregó.

Consultada sobre la idea de tener un itinerario, la ministra del Trabajo explicó que eso es difícil porque para plantearse ello, se necesitan fechas ciertas, sin embargo señaló que sí existe un plan de trabajo. “Como Ministerio buscamos entregar en una primera etapa un mecanismo de protección a los ingresos de los trabajadores dependientes, luego viene la protección a aquellos que entregan boletas de honorarios, que se está debatiendo en el Congreso. Estamos identificando otro grupo de trabajadores que no son los informales que reciben el Ingreso de Emergencia, y estamos elaborando una propuesta para ellos. Después de eso, viene la etapa de reactivación del mundo del trabajo. La idea es sacar algo positivo de esta crisis y que esto nos sirva para tener mejores puestos de trabajo, con mayor igualdad y que los trabajadores tengan mayores competencias y mayores habilidades para que puedan acceder a mayores ingresos”, concluyó la secretaria de Estado.