Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Fallece Ángela Jeria, destacada activista por los derechos humanos en dictadura

La Universidad de Chile, institución donde trabajó casi veinte años, ha decretado duelo universitario.

Diario Uchile

  Jueves 2 de julio 2020 12:40 hrs. 
Angela Jeria



Ángela Jeria, madre de la ex presidenta Michelle Bachelet, falleció este jueves a la edad de 93 años.

Desde el miércoles, Jeria permanecía internada en en el Hospital de la Fuerza Aérea, donde se encontraba en estado grave pero sin relación con el coronavirus.

El último tiempo, Ángela Jeria se lo pasó en su departamento en la comuna de Las Condes, donde se dedicó a la lectura y a lo estudios.

Arqueóloga de profesión, trabajó casi veinte años en la Universidad de Chile, desempeñándose en la Editorial Universitaria y como directora de Finanzas de la casa de Bello. Además cursó sus estudios en dicha institución.

El 21 de noviembre de 2007 Jeria fue galardonada con la Medalla Senado Universitario, “reconociendo su larga trayectoria en la defensa y promoción de los derechos humanos, en una ceremonia que la emocionó, porque hasta sus últimos días se sintió parte de nuestra comunidad universitaria”, escribió, en un comunicado, Ennio Vivaldi.

Por sus aportes y permanente relación con la institución, es que el rector de nuestra casa de estudios ha decretado duelo universitario.

Posterior al golpe de Estado, fue detenida y llevada a los centros de tortura Villa Grimaldi y Cuatro Álamos. Su esposo, el general de la Fuerza Aérea Alberto Bachelet, falleció a causa de torturas perpetradas por sus mismos compañeros de armas que se alinearon con la sonada golpista.

Tras ser liberada, Ángel Jeria vivió exiliada en Australia, la Unión Soviética y Alemania Democrática, desde donde comenzó a trabajar en difusión de repudio a la dictadura.

Volvió a Chile en 1979. Desde esta fecha, no dejó de denunciar las violaciones a los derechos humanos que cometía el régimen militar de Augusto Pinochet.

En el año 2007, recibió el premio “Monseñor Leonidas Proaño”, en la Reública Oriental de Uruguay, por su contribución a los derechos humanos.

En cuanto a política, adhirió a las campañas presidenciales tanto de Eduardo Frei como de Alejandro Guillier.