Diario y Radio U Chile

Año XIII, 24 de enero de 2021

Escritorio MENÚ

Cuatro meses de pandemia y siguen olvidados: la situación de calle en medio de la crisis de COVID-19

Desde la Fundación Gente de la Calle realizaron un reporte técnico en que se analizó cómo han funcionado los planes de apoyo a las personas en situación de calle.

Andrea Bustos C.

  Lunes 20 de julio 2020 7:48 hrs. 
Calle


Desde que llegó la pandemia al país las autoridades han identificado diversos grupos vulnerables y ayudas en función de sus respectivas necesidades. Así también se consideró lo vivido por las personas en situación de calle, generándose planes y políticas para ellos y ellas en este contexto de crisis sanitaria y social que ha evidenciado, como nunca, la desigualdad de nuestro país.

En el marco del análisis de lo que se ha hecho en esta materia, es que desde la Fundación Gente de la Calle realizaron un reporte técnico en que se analizó cómo han funcionado los planes de apoyo a las personas en situación de calle.

Respecto de la importancia de este reporte, Carolina Llanos, encargada del área de estudios de Fundación Gente de la Calle, comentó que es un trabajo relevante “en cuanto mira cómo se está abordando esta situación, que si bien es crítica, nosotros señalamos que es una crisis que las personas en situación de calle viven desde hace mucho tiempo. Ellas permanentemente sobreviven enfrentándose a diversos problemas, que con esta crisis de pandemia por COVID-19 se acentúan y muestran ciertas violencias, carencias, precarizaciones a las que constantemente están sometidas”.

En el reporte se analizó lo realizado por la autoridad en los meses de marzo, abril y mayo, y más específicamente lo que se ha puesto en marcha con el Plan Protege Calle, dando cuenta que mucho de lo ofrecido se enmarca en medidas anteriores y no preparadas especialmente para la crisis por COVID-19.

“Nosotros como fundación nos preguntamos sobre estas líneas o estos servicios ¿qué tan extraordinarios son? cuando los reconocemos como parte de los programas sociales que están dirigidos normalmente a esta población por parte del Ministerio de Desarrollo Social (…) Nos muestran un plan con distintas líneas que nosotros, al leerlo y observarlo, nos damos cuenta que son líneas que corresponden a un programa, a un plan anterior de trabajo, entonces nos preguntamos ¿qué es lo extraordinario entonces de este plan en un estado de excepcionalidad?”, comentó Patricia Valenzuela, vocera y parte del equipo de incidencia política de la Fundación.

calle 2

En esa línea, Valenzuela agregó que muchas veces ven que si bien estos protocolos buscan el resguardo de la vida, esto no se condice con una línea del respeto de otros derechos: “Notamos contradicciones, por ejemplo si en el Comité está participando un municipio para levantar medidas por el resguardo y la protección y ese mismo municipio después va con su programa de aseo y ornato a realizar desalojos, sin importar la condición en la que queda la persona en situación de calle en este contexto de crisis humanitaria o en cualquier otro contexto, nos parecen medidas infrahumanas”.

Por su parte, Carolina Llanos comentó que también han visto que estas medidas han resultado ser selectivas, dado que dentro de las mismas personas en situación de calle, se termina separando entre quienes acceden o no a los programas.

“Están dirigidas fundamentalmente no a las personas en situación de calle, sino que a las instituciones que trabajan con Noche Digna, por ejemplo, y nosotros entendemos que la situación de calle es su expresión más dura se manifiesta en lo que nosotros reconocemos como ‘calle dura’, que son justamente este grupo de personas que viven en la calle, que no están adscritas a ningún programa, que pernoctan en la intemperie y que generalmente son las que están más afectadas por enfermedades, problemas de adicciones, de salud mental”.

“Vemos que hay una separación de la población en calle y pensamos que es muy bueno que existan medidas para la situación de calle, que existan protocolos que ayuden a visibilizar esta situación, pero nos parece que esas medidas no fueron pensadas con la profundidad que o con el conocimiento que la temática requiere”, agregó.

situacion calle

En lo que refiere a posibles cambios que se podrían implementar de cara a las próximas semanas, las integrantes de Fundación Gente de la Calle mencionaron entre otras cosas que trabajar en mejorar los albergues y su cobertura es esencial.

“Lo que nosotros mencionamos y levantamos de este primer reporte técnico es que estos albergues, que son de contingencia como les llama el plan, debiesen transitar a residencias sociosanitarias”, dijo Patricia Valenzuela.

Añadió que “hoy día estos espacios no están debidamente ocupados y no cuentan con el recurso humano necesario y especializado para poder atender a esta población que es de alta complejidad y en un contexto social problemático de alta proyección, esto no va a terminar mañana. Por lo tanto, es una oportunidad para poder levantar o poner en el debate la urgencia de una política pública dirigida a esta población”.

Sin embargo, más allá de las medidas particulares, Carolina Llanos y Patricia Valenzuela mencionaron que la clave está en que, en una perspectiva general, los planes tengan un enfoque de derechos.

“Nosotros pensamos que esto debiese considerarse con un enfoque de perspectiva de derechos. En el fondo en lo más global tenemos que hablar de reconocer que son sujetos que se encuentran en una especial situación de vulneración. El problema de salud pública que se vive hoy en Chile se está expresando hoy, pero ha estado desde hace mucho tiempo. Esta misma analogía puede aplicarse a la situación de calle y a los problemas que hoy ellos enfrentan en el acceso a la salud, en la precarización de sus vidas, en las medidas que se diseñan para ellos”, dijo Carolina Llanos, también integrante del equipo de incidencia política.

“Debe trabajarse en una política pública para la erradicación de la situación de calle, no solo para administrar la vida de estas personas en un momento determinado (…) Tiene que existir la intención real de revertir esta situación”, añadió.

En esa línea, ambas integrantes del equipo de Fundación Gente de la Calle señalaron que mejorar la difusión, inducción y monitoreo de las políticas es de suma importancia, así como adecuarlas a la realidad de las personas, para lo que trabajar con expertos y expertas que conocen el tema se vuelve fundamental para avanzar no solo en proteger a las personas en situación de calle durante esta crisis, sino también hacia el futuro.