Diario y Radio U Chile

Año XIII, 8 de marzo de 2021

Escritorio MENÚ

A 60 años del Riñihuazo, movimiento Río San Pedro sin Represas expone la lucha ciudadana contra megacentral hidroeléctrica

Organizaciones sociales, académicos y la comunidad en general han rechazado transversalmente la instalación de una represa en el mismo lugar donde, hace 60 años, cientos de civiles y militares lograron despejar los tacos provocados por el terremoto, salvando las ciudades ubicadas río abajo.

Claudia Carvajal G.

  Jueves 23 de julio 2020 19:27 hrs. 
sanpedro101-1110x645


Como consecuencia del terremoto de 1960, el más grande del que se tenga registro en la historia del país, se derrumbaron las laderas del Río San Pedro. Estos derrumbes se conocieron como los tacos del San Pedro. El mayor alcanzó los 2 km de largo y 1 de ancho, con una altura de 27 metros sobre el nivel normal del Lago Riñihue.

Debido a las intensas lluvias posteriores, el Lago aumentó su nivel en más de 25 metros y por meses, como recuerdan los adultos mayores residentes en la zona, la población vivió con el miedo a un desborde que podría haber causado la destrucción de las ciudades de Los Lagos, Valdivia y Corral.

Liderados por el ingeniero Raúl Sáez, cientos de civiles y militares trabajaron a pala y carretilla día y noche para despejar los derrumbes y,el 24 de julio de 1960 se llevó a cabo una cuidadosamente calculada voladura del tapón principal que logró que el río volviera a su cauce. Pese al esfuerzo desplegado, las localidades río abajo sufrieron grandes inundaciones, ya que las aguas llegaron a los 8 metros en la ciudad de Los Lagos.

A sesenta años del Riñihuazo o la “Epopeya del Riñihue”, las comunidades de la región de Los Ríos vuelven a sentir la amenaza  porque, justamente en el mismo lugar donde se encontraban los tacos del San Pedro, la empresa Colbún S.A. pretende instalar una mega central hidroeléctrica de 170 MW.

 

rio san pedro

 

“La gente aún recuerda el riesgo que se corrió y viene este proyecto de Colbún que pretende construir este muro gigante, inundando estos mismos desprendimientos de tierra, haciéndolo aún más inestable. Claramente tenemos miedo por cómo vamos a vivir después si es que se llegan a construir estas obras”, nos explica Fernanda Ochoa, geofísica y vocera del Movimiento Río San Pedro Sin represas.

El proyecto se encuentra actualmente en su quinto proceso de evaluación ambiental, habiéndose rechazado los cuatro anteriores, entre otras razones, por no cumplir con los requisitos mínimos para ser admitido. En 2018, tras diez años intentando que se aprobara la Megacentral, Colbún S.A reingresó adecuaciones, pero sin mayores modificaciones a la parte geológica, lo que fue advertido por académicos de la Universidad Austral, quienes manifestaron públicamente su preocupación por las serias insuficiencias, omisiones y debilidades del Estudio de Impacto ambiental presentado por la empresa.

“Hemos detectado que los documentos entregados en el marco del EIA muestran serias debilidades en entregar la información necesaria para demostrar  razonablemente la viabilidad del proyecto en al menos ocho áreas relevantes”, señaló en la oportunidad, a través de un comunicado público, un grupo de académicos del Instituto de Ciencias de la Tierra de la UACH.

Y así lo explicó también, Cristián Araya, geógrafo de la Universidad de Chile y máster en Medio Ambiente. “La evidencia que he visto en las investigaciones que ha presentado Colbún en el SEA para su proyecto es que no existen estudios acabados que den cuenta de este tipo de fenómenos o hallazgos, entonces, desde el aspecto técnico, geológico, geomorfológico y geográfico, Colbun no está preparado de ninguna manera para poder dar cuenta de una represa en el río San Pedro, por la historia que éste tiene”.

 

certificacion

Foto @Colbun

La historia de desastres del río San Pedro

No solo después del terremoto de 1960 se presentó el riesgo inundación de las ciudades y localidades ubicadas río abajo. Investigadores demostraron que en 1575, durante otro terremoto, ocurrió un episodio similar que terminó en la destrucción prácticamente completa de los asentamientos que existían en esos años, incluida gran parte de Valdivia.

“La inestabilidad de las laderas del río San Pedro tiene destacados antecedentes y que pone en evidencia la irresponsabilidad por parte de la empresa Colbún S.A al pretender instalar un proyecto de esta envergadura en un lugar que claramente no es apropiado y del débil sistema de evaluación medioambiental que tenemos en nuestro país”, nos dice Cristian Ochoa, ingeniero civil y parte de la organización Río San Pedro Sin Represas.

Ese sector es inestable geológicamente. No es necesario que haya un terremoto 9.5 para que se caigan las laderas, con uno menor puede haber desplazamientos, porque el río siempre tiene desplazamientos. Un mal uso de suelo producto de la erosión, también puede provocar desplazamientos por la calidad del mismo y ello provocar un nuevo taco”, añade.

“El estudio de Colbún carece de información necesaria incluso para ser sometido a evaluación en la parte geológica. Por ejemplo, no considera que pasaría en caso de una erupción del volcán Mocho Choshuenco, que está ubicado al sureste del lago Riñihue y si hiciese erupción, su vía de evacuación de flujo piroclástico y desechos volcánicos es el curso del río San Pedro. En caso de una erupción y que el flujo de material volcánico se encuentre con ese muro, no sabemos qué pasaría porque en el proyecto no se incluye, se ignora la presencia del volcán” explica la vocera de San Pedro Sin Represas.

Movilizacion san pedro

Foto @Facebook Río San Pedro Sin Represas – Valdivia

Durante el proceso de participación ciudadana desarrollado en el marco del estudio de impacto ambiental, la comunidad formuló 3294 observaciones, oponiéndose tajantemente al proyecto. Mientras que el Sernageomin ingresó más de 100 reparos ante la falta de información relevante por parte de la empresa y las municipalidades de Los Lagos y Panguipulli se manifestaron no conformes con el proyecto por su enorme impacto en el río.

Este 24 de julio, a 60 años de la Epopeya del Riñihue, el movimiento Río San Pedro sin Represas lanza un documental que conecta los eventos post terremoto de Valdivia con los efectos que podría traer para el medioambiente y las comunidades la construcción de una represa que embalsaría 12 kilómetros de río. En la pieza destacan cómo la negativa al proyecto de Colbún S.A es transversal. El río San Pedro es el lugar que marca a gran parte de los habitantes de la Región, pues muchos han desarrollado su sustento y su vida alrededor de las blancas aguas de uno de los cauces más importante de la zona.

“Río San Pedro: Un paisaje en resistencia” , trabajo realizado bajo la co-dirección de Cristian Ochoa y Felipe González, se emitirá a contar de las 19 horas de este viernes por las distintas plataformas de Facebook de la organización.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.